Imprescindible apoyo de Hacienda a nuevo Plan de Negocios de Pemex
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Imprescindible apoyo de Hacienda a nuevo Plan de Negocios de Pemex

COMPARTIR

···
menu-trigger

Imprescindible apoyo de Hacienda a nuevo Plan de Negocios de Pemex

09/07/2019
columnista
Gabriel Casillas
Perspectiva Global

El autor es director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas de Grupo Financiero Banorte y presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.

Los participantes de los mercados financieros internacionales: inversionistas, analistas y calificadoras de riesgo están esperando desde hace algunos meses que Pemex publique su Plan de Negocios (2020-2024). Asimismo, anticipan que éste venga acompañado de un plan de apoyo fiscal de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), adicional a lo que ya se ha anunciado. En cuanto al nuevo Plan de Negocios de Pemex per se, los participantes de los mercados anticipan, por un lado, que el Plan de Negocios de Pemex contenga mayores inversiones en proyectos financieramente rentables y por otro lado, que incorpore recortes de gasto en actividades en donde no es rentable. En este sentido, Pemex ha sido rentable en exploración y producción, pero no lo ha sido en otras actividades como refinación. Cabe señalar, sin embargo, que a pesar de la rentabilidad de las actividades de exploración y producción, existen tres factores que considero que han tenido un impacto muy relevante en las actividades de exploración y producción: (1) El petróleo ‘fácil de sacar’ ya se terminó; (2) la alta carga fiscal de Pemex no le permitió invertir en magnitud tal que pudiera desarrollar tecnología para pozos más complejos de explorar y de extraer crudo; y (3) el haber sido monopolio no les permitió compartir tecnología con otras empresas que normalmente desarrollan tecnología, pero que no la venden y solo se tiene acceso vía operaciones conjuntas o alianzas estratégicas, en este caso en particular también llamadas farmouts. Es importante que el nuevo Plan de Negocios de Pemex tome en cuenta estos factores para lograr tener credibilidad entre los participantes de los mercados.

Quienes tienen bonos de Pemex, así como las agencias calificadoras, desean ver una empresa orientada a maximizar su utilidad, para garantizar el repago de dichos instrumentos de deuda. Así, para elevar la rentabilidad de Pemex es necesario aumentar la producción de petróleo crudo que además, como comenté, es de las actividades más rentables. Así, unos de los aspectos en los que los participantes de los mercados van a estar poniendo más atención, es en las proyecciones en torno a la producción de crudo. En las presentaciones que ha llevado a cabo la nueva administración de Pemex en los últimos meses se proyecta elevar la producción de crudo de 1.66 millones actual (mayo 2019) a 2.72 millones de barriles diarios para 2024. Esto significaría un incremento de poco más de un millón de barriles al día. No obstante lo anterior, cuando se detallan las proyecciones de los 22 nuevos pozos que se planean desarrollar —en donde destaca uno denominado Ixachi—, pronostican tener una producción diaria de 203 mil barriles al día en 2024, quedando alrededor de 800 mil barriles diarios de producción por explicar. Este es uno de los aspectos en los que los participantes de los mercados estarán poniendo mucha atención en cuanto Pemex publique su nuevo Plan de Negocios.

Adicionalmente, un factor imprescindible para que el nuevo Plan de Negocios de Pemex sea creíble, es la forma en el que va a obtener los recursos para invertir en los proyectos que decidan llevar a cabo. Con la estructura actual de Pemex —alta carga fiscal y alto nivel de endeudamiento—, no es posible invertir para garantizar la rentabilidad de la petrolera estatal. Es por ello que es necesario que SHCP publique en paralelo un plan de apoyo adicional a lo que ya se ha anunciado (5 mil 200 millones de dólares de capitalización). En este sentido, para evitar una degradación crediticia de la deuda de Pemex —además de la de Fitch Ratings hace algunas semanas—, es necesario presentar un plan creíble de Pemex, pero más importante aún, que incluya un plan de apoyo financiero de Hacienda. Esto también abonaría a generar confianza para invertir en nuestro país, que mucha falta hace.

El plan paralelo de Hacienda se hace todavía más relevante si se incorporan las propuestas en materia energética que prometió en campaña el presidente López Obrador en el nuevo Plan de Negocios de Pemex. En otras palabras, para evitar una degradación crediticia adicional, al menos de Pemex, si se desea incorporar la construcción de la refinería de Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, en el nuevo Plan de Negocios de Pemex, considero que sería necesario que el gobierno federal otorgue garantía explícita a la deuda de Pemex o lleve a cabo un plan de apoyo similar ('Urge atender situación financiera de Pemex', 2 de julio).

Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, ni del IMEF, por lo que son responsabilidad exclusiva del autor.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.