El tipo de cambio y la nueva Junta de Gobierno en Banxico
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El tipo de cambio y la nueva Junta de Gobierno en Banxico

COMPARTIR

···

El tipo de cambio y la nueva Junta de Gobierno en Banxico

05/02/2019
Actualización 05/02/2019 - 10:00

El peso mexicano ha mantenido un importante nivel de apreciación con respecto del dólar de EU, en lo que va del año (alrededor de tres por ciento). No obstante lo anterior, la semana pasada comenté con cierto detalle que más que una apreciación del peso frente al dólar, se trataba más de un episodio de depreciación generalizada del dólar (El aparentemente sorpresivo comportamiento del tipo de cambio, 29 de enero). En mi opinión y la del consenso de analistas a nivel global, es que el dólar ha perdido valor debido a las expectativas de que el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) no continúe elevando la tasa de referencia, debido a que existen señales de que la economía de ese país podría estar entrando en una fase de desaceleración.

Por otro lado, esta semana el Banco de México llevará a cabo su primera reunión de política monetaria del año y publicará tanto su decisión sobre el nivel de la tasa de referencia, como su comunicado este jueves 7 de febrero a la 1:00 pm. Cabe destacar que va a ser una reunión de política monetaria muy particular porque por primera vez en la historia del banco, la Junta de Gobierno contará con dos nuevos miembros (de cinco) al mismo tiempo. El objetivo de nuestro Instituto Central es que la inflación anual en nuestro país se encuentre en tres por ciento de manera sostenible. Si bien el Banco de México no puede controlar directamente la inflación, sí controla la tasa de interés de referencia —como instrumento— para lograr el cumplimiento de su objetivo de inflación. El nivel de tasa de referencia ‘trabaja’ mediante diferentes ‘canales de transmisión’ hasta que afecta la dinámica de los precios o inflación.

¿Cómo relacionar la dinámica del tipo de cambio con la política monetaria? La relación es muy sencilla: Importamos una cantidad importante de bienes y algunos servicios, cuyos precios están referenciados al tipo de cambio. Es decir, si el tipo de cambio peso-dólar aumenta de 19 a 20 pesos por dólar, por ejemplo, y además lo hace de manera más o menos permanente, entonces esto tiende a reflejarse en un incremento de los precios de esos bienes o servicios importados. Cabe señalar que no solo lo que importamos se afecta por los movimientos en el tipo de cambio, sino que hay otros bienes y servicios cuyo precio se determina a nivel internacional, así se produzca en México o en el exterior (e.g. petróleo, gasolina), por lo que hay otros precios en donde el tipo de cambio también tiene incidencia. Por último, hay precios de otros productos que también llegan a afectarse por los vaivenes del tipo de cambio, a pesar de que no tengan relación directa con el comercio internacional.

Aquí empieza la relación entre la dinámica de precios o inflación y el tipo de cambio. En este sentido, un banco central de país emergente como el Banco de México, utiliza su instrumento —la tasa de interés de referencia—, para que actúe sobre el canal de transmisión de tipo de cambio y así logre incidir sobre la inflación y lograr su objetivo. Cuando el Banco de México, por ejemplo, aumenta el nivel de la tasa de referencia —que siempre es comparado contra el nivel de la tasa del banco central hegemónico, en este caso, el Fed—, provoca una desaceleración de flujos de salida de dinero de nuestro país o inclusive puede llegar a acelerar la entrada de flujos de dinero y esto tiende a disminuir la reacción del tipo de cambio peso-dólar ante diferentes choques externos, disminuyendo así su volatilidad. Esto reduce la incertidumbre para los empresarios y demás agentes de una economía y disminuye las presiones inflacionarias.

El canal de transmisión de política monetaria que más se enseña en cursos básicos de política monetaria es el de ‘demanda agregada’. En este canal, la tasa de referencia incide negativamente sobre la inversión del sector privado al encarecer el dinero disponible para llevar a cabo proyectos y esto desacelera la actividad económica eventualmente, quitando presión sobre los precios, frenando así la inflación. No obstante lo anterior, hoy por hoy el consenso entre investigadores y expertos en política monetaria es que los dos canales de transmisión de política monetaria más relevantes en México son el de tipo de cambio y el de expectativas. En mi opinión, la baja penetración crediticia formal y la importancia del crédito informal hacen que el canal de demanda agregada no sea tan relevante en nuestro país. Así, considero que es muy importante que debido a que las razones por las que el peso mexicano está observando una ‘fortaleza’ relativa frente al dólar son externas y que uno de los canales de transmisión de política monetaria más relevantes en México es el de tipo de cambio, se tomen decisiones de política monetaria muy conservadoras.

* El autor es director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas de Grupo Financiero Banorte y presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF. Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, ni del IMEF, por lo que son responsabilidad exclusiva del autor.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.