El INAI rinde cuentas al Senado de la República
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El INAI rinde cuentas al Senado de la República

COMPARTIR

···
menu-trigger

El INAI rinde cuentas al Senado de la República

05/03/2019

En democracia todas las autoridades rinden cuentas. El mecanismo de rendición de cuentas, bajo el término común de informe, se verifica en cada caso, según el protocolo previsto por la Constitución y las leyes.

A partir de 2015, el INAI con la voz de su comisionado presidenta o presidente, acude a rendir cuentas ante la soberanía senatorial. Lo anterior a consecuencia de la reforma constitucional de 2014, la que transformó al IFAI (nacido como institución en 2013), en el INAI. En el mensaje que pronuncié a nombre del Pleno enfaticé dos ideas centrales. Acorde a la nueva era, el INAI es un termómetro de la veracidad con la que deben conducirse las administraciones públicas con la ciudadanía.

En relación con los dos lemas del nuevo titular del Poder Ejecutivo Federal y jefe del Estado mexicano, el Presidente de la República, la austeridad republicana y la anticorrupción, el INAI puede ser determinante. No podrá comprobarse que la austeridad se manifieste en ahorros efectivos en todos los rincones del edificio público sin la transparencia; igualmente, no podrá haber anticorrupción sin transparencia, porque para que sea cierto el combate a la corrupción se precisa dé certezas al respecto.

Eso no ha ocurrido aún en México, acaso el asunto más emblemático y polémico ha sido el de Odebrecht. Era inevitable aprovechar la oportunidad de explicar ante las señoras y los señores senadores cómo este asunto se fue desarrollando cuando fue llegando en partecitas desde 2017 y hasta nuestros días sigue gravitando sobre nosotros.

No podemos olvidar que la regla es que toda averiguación previa (ahora carpeta de investigación) deba ser reservada. Sin embargo, el pleno del INAI evolucionó en su postura al respecto, no podíamos hacer una interpretación acudiendo a saltar la regla por la excepción de abrir por tratarse de corrupción porque no había Fiscal Anticorrupción para que conforme al transitorio, cobren vigencia los delitos de corrupción que hubieron sido creación por reformas a la legislación penal, ante las evidencias mostradas entre otros por el mismo Santiago Nieto quien fuera titular de la FEPADE al señalar que había indicios de la utilización de dinero proveniente de Odebrecht en la campaña presidencial de 2012, fue que el Pleno del INAI a partir de enero 2018 fue optando como vía abrir por interés público y así llegamos al 2 de octubre a emitir una histórica resolución sobre el mismo, obligando a la PGR a elaborar una versión pública de la Averiguación Pública completa, desde luego protegiendo el debido proceso y el principio de la presunción de inocencia de los presuntos responsables de los delitos.

Se trata de un caso que nos ha suscitado una gran incomprensión y no pocas y severas críticas de importantes personajes de la vida nacional, poco a poco habremos de disipar dudas y explicaremos lo que hicimos con la pasada administración y con la nueva.

Hasta el llegar a decirle al Fiscal General de la República que, si hubiera voluntad política de cumplir la instrucción del INAI del 2 de octubre, que retorne el expediente a otro agente ministerial público que no se haya amparado para que lo haga mediante una versión pública. Aún lo puede hacer, de otro modo tendremos que esperar a que el Juez de Distrito resuelva en definitiva el amparo, lo que se puede llevarse meses, mientras México sigue siendo el único país que no ha sancionado a ningún responsable por Odebrecht.

Esta fue la segunda vez que he ido a rendir informe, pero la primera ante esta nueva legislatura senatorial. Hubo muchas preguntas. ¿Que si la Plataforma Nacional de Transparencia funciona bien? Tan sólo ha tramitado en lo que lleva de uso, casi un millón de solicitudes de acceso a la información y carga dos mil millones de registros de información públicos para de esa manera permitir la consulta de la copiosa información de las obligaciones de transparencia de los 880 sujetos obligados de la federación.

¿Que si es responsabilidad del INAI no tener aún un titular del Órgano Interno de Control? No. Hemos reiterado en múltiples ocasiones a la Cámara de Diputados. A la anterior legislatura y a esta que nos urge lo nombren.

¿Que si somos una “burocracia dorada”? No. ¿Que si la plantilla es descomunal? No, pero la revisaremos a juicio del Consejo Consultivo. ¿Qué si ganamos lo que decían que ganábamos? No, los comisionados, etcétera. Eso y muchas cosas más fueron respondidas, pero lo principal es que pudimos entablar un dialogo útil a la sociedad. El INAI es un instrumento que debe servir a la democracia como un mecanismo para cribar la verdad sobre la cosa pública a partir del derecho a saber.

Aprovecho la oportunidad para agradecer al Senado, a su presidente Martí Batres, al senador Ricardo Monreal coordinador de la JUCOPO, a los coordinadores de los grupos parlamentarios y al senador Clemente Castañeda, presidente de la Comisión de Transparencia, y a los senadores integrantes. Pero especialmente agradezco a mis compañeros Oscar Guerra Ford, Blanca Lilia Ibarra, María Patricia Kurczyn, Eugenio Monterrey y Joel Salas Suárez aceptar el guión del mensaje, deber de colegialidad que nos une.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.