Sí puede pasar aquí
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sí puede pasar aquí

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sí puede pasar aquí

26/02/2018
Actualización 26/02/2018 - 0:29

Luego de dos derrotas al hilo, parece que López Obrador ahora está dispuesto a ganar “haiga sido como haiga sido”.

Atrajo a Lino Korrodi, experto en dinero negro; readmitió a René Bejarano (al que mantiene en la sombra porque su solo nombre es vergonzoso), experto en el voto clientelar; dejó atrás a Cuauhtémoc Cárdenas y abraza ahora sin pudor a Cuauhtémoc Blanco, en busca del voto pambolero; no le importó abofetear a sus seguidores de la comunidad LGBTI con tal de subir a su arca electoral a los (según sus cálculos) más numerosos miembros del ultraconservador Partido Encuentro Social; pasó de hacerle ascos a Elba Esther Gordillo a recibir a su parentela para mostrarle a los maestros inconformes con la reforma educativa que ahora está de su lado; si antes su lema era “primero los pobres”, para esta elección encargó su Proyecto de Nación al más rancio ultraneoliberal (Alfonso Romo) para allegarse a los empresarios, y no se ha puesto todavía a bailar, pero sí puso a su esposa a cantar.

¿Principios? Los tiene, pero si no les gustan tiene otros, como dijo el Marx neoyorquino. Ya no insulta a los dueños de las televisoras, ahora los considera empresarios responsables. A los más conspicuos miembros de “la mafia del poder” (los empresarios Larrea y Baillères) los convoca en esta elección a llegar a un acuerdo. Sus seguidores se mantienen fieles ante tanto bandazo. Podría salir a disparar a la Quinta Avenida (mejor dicho, a la avenida Madero) y su base electoral se mantendría firme. Con tal de verse con la verdadera banda presidencial cruzándole el pecho (la verdadera, no la espuria que lució en el Zócalo hace doce años), ha aceptado en las filas de Morena a cantantes, actrices y strippers.

Convocó al narco a sumarse a su causa mediante una amnistía a los criminales; para unir a los mineros a sus filas ha ofrecido obsequiarle senaduría y fuero a Napoleón Gómez Mandela (Romo dixit). ¿Que a los inversionistas neoyorquinos les parece vetusto su nacionalismo energético? Ahí va de nuevo Romo a decir que siempre sí está de acuerdo con la Reforma Energética de Peña Nieto. En Acapulco, en 2016, ofreció el perdón a la corrupta clase política. De lo que se trata es de hacerse con el poder y para ello no tiene empacho en traicionar a los grupos que lo apoyan.

En el hipotético caso de llegar a Los Pinos, ¿cómo le va a hacer para conciliar tantas contradicciones en el seno de Morena? Muy sencillo. Les dará la espalda y sólo hará lo que el pueblo mande. ¿Y quién es el intérprete del pueblo? Él.

Se hará lo que él diga que debe hacerse. ¿Exagero? ¿Qué otro político conocen ustedes que haya fundado su propio partido para que nadie lo contradiga? De joven le apodaban Piedra, “por la tozudez que lo caracterizaba desde entonces”, dice Jorge Zepeda, un periodista afín a su causa, en el amplio y generoso retrato que le dedicó en Los suspirantes 2018 (Grijalbo, 2017). Siempre se hace lo que él dice. Es “rijoso para discutir, inflexible con sus propuestas y muy poco sensible a las ideas de otros”. A Carlos Navarrete, otrora su aliado en la lucha por la defensa del petróleo, lo regañó por robarle protagonismo: “El movimiento soy yo”, le dijo. Hace poco anunció su posible “gabinete”. Señala Zepeda: “Le gusta tener personas inteligentes a su alrededor, pero se asegura que no compitan con él, que acepten su liderazgo sin vacilación”. Se dice que ha cambiado, que ha aprendido de sus errores, que ya no es el radical de antaño. Pero, ¿y si todo fuera un farsa? Jorge Zepeda, agudo observador de López Obrador desde tiempo atrás, advierte que es “imposible saber cuánto de este giro obedece a mera estrategia narrativa para ampliar su mercado electoral”.

Imposible no traer a cuentas el símil venezolano. Sus fieles afirman que no hay relación alguna entre Morena y el chavismo a pesar de los videos que muestran a la presidenta de Morena expresando su admiración y apoyo a Chávez y Maduro, no obstante que Polevnsky ha dicho que si López Obrador no menciona al chavismo es por cuestión de estrategia, y pese a los frecuentes viajes y las fotos de los representantes de AMLO con Nicolás Maduro. Y es que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Chávez, recordémoslo, ofreció a los empresarios de Venezuela el respeto a la propiedad privada y a la libertad de expresión. Ya en el poder se dedicó a expropiar y a suprimir todos los medios que no le fueran afines. Claro, eso no nos puede pasar aquí, dicen. Nuestras instituciones, sostienen los crédulos, son tan firmes que resistirían cualquier embate. De plano con muchas ganas de creer afirman: tendrá el Congreso en contra, su ejercicio del poder será limitado. Como si algo así pudiera detener a quien cree que actúa guiado por un Destino Superior. Ahora afirma que convocará un Congreso Constituyente para elaborar una Constitución “moral”. Dejando de lado lo peligroso que resulta un Estado metido en asuntos de la esfera privada, no se ha reparado suficiente en lo primero: quiere convocar un Congreso paralelo. Para evitar lidiar con un Congreso en el que no tiene mayoría, construye con cualquier pretexto un nuevo Congreso –integrado por sus incondicionales– y disuelve al primero. ¿No vimos antes esta película? Por supuesto, en Venezuela.

Morena no es un partido, es un movimiento y “el Movimiento soy Yo”. Un contingente fiel que será movilizado contra quien se le oponga. En 2006 rodearon, insultaron y arrojaron todo tipo de objetos a los ministros del Trife para tratar de obligarlos a anular unas elecciones que les fueron adversas. Nada nos asegura que no volverán a ser movilizados contra los ministros de la Suprema Corte, que según López Obrador están “maiceados” y no representan al pueblo.

Las encuestas dan a López Obrador poco más del 30% del electorado. El 70% le es adverso o está indeciso. Con esos números es absurdo afirmar que ya no hay nada qué hacer. La experiencia Trump demuestra que lo peor sí puede pasar aquí.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.