Leer es poder

¡Fue el neoliberalismo!

López Obrador utiliza “el neoliberalismo” para no responsabilizarse de nada. No es necesaria ninguna autocrítica si en todos los casos puede echar mano a la misma mentira.

Vamos muy bien, vamos muy bien, vamos muy bien… y de pronto ya no vamos muy bien y la culpa es del neoliberalismo.

Se tardó el presidente en culpar a su bestia negra. Pero finalmente lo hizo. El responsable de las más de 150 mil muertes oficiales por Covid (las reales superan las 350 mil) no es López-Gatell y su catastrófica política para controlar la pandemia, el responsable no es el propio presidente por haber consentido esa estrategia fallida, el verdadero responsable, claro está, es el neoliberalismo.

López Obrador utiliza "el neoliberalismo" para no responsabilizarse de nada. La debacle económica, el neoliberalismo. La inseguridad sin freno, el neoliberalismo. Las inundaciones en Tabasco, el neoliberalismo. El incremento en el número de divorcios, el neoliberalismo. ¿Quién va a ser el culpable de que el aeropuerto de Santa Lucía sea un rotundo fracaso? El neoliberalismo, por supuesto.

¿La quiebra de Pemex? El neoliberalismo. ¿El desempleo de millones? El neoliberalismo. Da la impresión de que López Obrador no lleva las riendas del gobierno porque el responsable de todo es el dichoso neoliberalismo.

El presidente evade su responsabilidad. Es incapaz de aceptar sus errores, aunque sean muy obvios. Como su narcisismo le impide reconocer sus frecuentes equivocaciones, no puede modificar el rumbo cuando algo sale mal. ¿Autocrítica? ¿Para qué? No es necesaria ninguna autocrítica si en todos los casos puede echar mano a la misma mentira: ¿quién impide los grandes logros de la cuatro té? ¡Fue el neoliberalismo, señor!

Negarse a asumir los propios errores es una actitud propia del soberbio. Según la teología católica, la soberbia es el mayor de los siete pecados capitales. También podría tratarse de una –peligrosa en un mandatario– evasión de la realidad. Desde mi punto de vista se trata simple y sencillamente de mentir para no asumir sus equivocaciones.

Hasta ahora, la única política exitosa del gobierno de López Obrador es la propaganda. La continua y machacona repetición de mentiras. Repiten mil veces sus mentiras (fue el neoliberalismo, fue el neoliberalismo) hasta transformarlas en verdad. El instrumento central de la propaganda de este gobierno son las conferencias mañaneras que ahora defienden con las uñas porque sin ellas se haría evidente que el rey va desnudo. No es cierto que el Covid "ni siquiera es equivalente a la influenza". No es cierto que en algún momento se "haya domado la curva de contagios". No es cierto que ya sea vea "la luz al final del túnel". No es cierto "eso de que no se puede uno abrazar; hay que abrazarse, no pasa nada". Mentiras. ¿Se ha retractado alguna vez? Vamos a crecer al 6.0 por ciento, al 4.0, al 2.0 por ciento... lo cierto es que le tomó sólo un año estancar la economía. Por supuesto que nunca aceptó que sus cálculos estaban equivocados, en vez de eso, sorpresa, culpó al PIB por ser un instrumento del neoliberalismo. Prometió entonces que crearía su propio índice para medir la felicidad del pueblo. El mismo pueblo que hoy en todos los rincones del país está llorando a sus muertos.

Su hermano incómodo Pío es inocente, los verdaderos culpables son los banqueros de las Islas Caimán por haber creado esos tentadores paraísos fiscales. ¿La prima Felipa es culpable? De no existir el malvado neoliberalismo a ella jamás se le habría ocurrido hacer negocios multimillonarios con Pemex. ¿Por qué habría de ser culpable el presidente de que el Tren Maya pase cerca de su rancho beneficiándolo con el incremento de la plusvalía? La culpa es de la plusvalía, ese invento neoliberal.

El mejor funcionario del mundo, según calificó el presidente a López-Gatell, ha sembrado el país de muertos. Pero López Obrador tiene otros datos: el culpable es el neoliberalismo. No importa que el Covid se haya originado en un país comunista y que las vacunas nos vengan de laboratorios neoliberales.

Necesitamos un presidente que se haga responsable de sus actos y de sus equivocaciones. Necesitamos un presidente capaz de corregir el rumbo si éste nos lleva a un callejón sin salida. Necesitamos un presidente, no un propagandista.

Hace algunos meses un grupo conformado por exsecretarios de Salud elaboró un informe y propuso un plan para contener la pandemia. ¿Qué hizo el cantinflesco López-Gatell con ese plan? Ni siquiera abrió el sobre en el que se lo entregaron.

Degradando sus títulos, la Dra. Álvarez-Buyllá repudió lo que ella llamó "la ciencia neoliberal". Se comprometió a entregar en mayo pasado respiradores desarrollados por Conacyt. No cumplió ni ofreció ninguna explicación de su retraso. Ahora entrega unos respiradores ensamblados con cinta adhesiva. Los expertos que los revisaron los calificaron de inútiles. ¿Algún reconocimiento del error? Si el presidente puede evadir sus responsabilidades, ¿por qué ella no?

¿Hasta cuándo podrá sostenerse un gobierno basado en mentiras? Economía, seguridad, salud, empleo: un completo desastre. ¿Hasta cuándo se hartará la gente de un presidente incapaz de encarar la realidad?

COLUMNAS ANTERIORES

Borrador del discurso en la ONU
El presidente de la impunidad

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.