menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Del idealismo al cinismo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Del idealismo al cinismo

08/02/2021
Actualización 08/02/2021 - 15:23

Si Morena pierde la mayoría en el Congreso, si la oposición gana la mayoría en el Congreso, será por los errores de Morena y no por las virtudes de la oposición. Será por el desgaste de Morena a tan sólo dos años y medio de haber accedido al poder, por su falta de experiencia, por su probada incapacidad para resolver los problemas que se han presentado. No por las propuestas de la oposición, ¿cuáles? No por los candidatos de la oposición, ¿quiénes?

Si el gobierno de Morena ha tenido una pésima gestión, el desempeño de la oposición no ha sido mejor. No se trata entonces de un problema de la clase política sino de la sociedad en general. La clase política es un reflejo de la sociedad. El bajo nivel de nuestros diputados (Noroña como paradigma) es el reflejo de la sociedad que votó por ellos. La soberbia, la ignorancia, los rasgos autoritarios del presidente corresponden a los del pueblo que lo eligió y que aún hoy lo aprueba. Los políticos del PAN, el PRI, el PRD, el Movimiento Ciudadano, el Verde, no son mejores. Su mediocridad es la de la sociedad, la nuestra.

¿Por qué no tenemos una mejor prensa? Una que nos brinde reportajes valientes, informados, objetivos. ¿Por qué el nivel de la televisión está por los suelos? Porque son medios, están en medio de los hechos que ocurren y de la sociedad que los recibe. Los medios: nuestro espejo. Sin duda alguna el bajo nivel de exigencia social corresponde al bajo nivel de la educación que nos ha forjado. Bibliotecas vacías, librerías escasas (hay más librerías en Barcelona que en todo México), maestros manipulados por sus sindicatos. ¿Alguien piensa que va a salir algo bueno de la educación en manos de la CNTE? ¿Qué clase de mexicanos saldrán de las aulas luego del periodo de Delfina Gómez? “Edúcalos o padécelos”, escribió Marco Aurelio. Los estamos padeciendo, los vamos a padecer aún más. La generación de mexicanos educados bajo la conducción de la maestra Delfina y bajo el sindicato de la maestra Elba Esther, ¿va a ser una generación de mexicanos bien educados, bien informados, formados con valores democráticos?

La oposición puede ganar la mayoría en el Congreso en las próximas elecciones de junio. La pandemia, como diría el clásico, le vino como anillo al dedo. Sin el desastroso manejo del Covid-19, la oposición no tendría ninguna posibilidad. Luego de su estrepitosa derrota de 2018, ¿depuraron sus partidos para expulsar a los corruptos? ¿Se abrieron los partidos a la sociedad? ¿Reflexionaron sobre sus errores para no volver a incurrir en ellos? Da la impresión de que no saben porqué perdieron. ¿Alguna propuesta de la oposición para combatir la pobreza extrema? ¿Alguna propuesta para iniciar una auténtica reforma educativa? ¿Qué alternativas ideológicas han elaborado para hacer frente al populismo demagógico? Para enfrentar la agenda dictada por las conferencias mañaneras del presidente, ¿la oposición ha presentado un esquema alternativo de comunicación? ¿Por qué volvemos a ver los mismos rostros de siempre como candidatos a diputados? No saben que no saben porqué sus ideas y los políticos que las enarbolan dejaron de interesar a la sociedad. ¿Recuerdan a Ricardo Anaya trepado en la estructura de un templete como si fuera un niño intentando llamar la atención? Ya cambió. Ahora va de pueblo en pueblo tratando de imitar a López Obrador. ¿Es lo mejor que se le puede ocurrir? ¿Para eso se exilió dos años?

Artistas y científicos votaron por López Obrador en 2018 y lo siguieron apoyando hasta que el nuevo gobierno les quitó o los amenazó con quitarles sus becas y sus apoyos. ¿Esto es lo mejor que pueden hacer intelectuales, artistas y científicos, votar por quienes les den apoyo y hueso? ¿Algún plan para rescatar al país y elevar su nivel? ¿A los intelectuales no se les ha ocurrido otra cosa mejor que lamentarse por la llegada del populismo?

La oposición puede ganar la mayoría en el Congreso pero no merece ganar esa mayoría, todavía no, aún no es tiempo. ¿Ganar el poder para regresar a lo de antes? Como si lo de antes fuera mucho mejor que lo de ahora. Tan no era mejor que la gente votó porque se fueran. Y no se han ido. Siguen los mismos. ¿Algún dirigente panista renunció luego de la derrota? ¿Los Chuchos siguen mandando en el PRD? ¿Cambió el PRI? Quién sí ha cambiado es Morena. Del idealismo pasaron al cinismo. De la transformación pasaron a la transa. De proponer un gobierno democrático como el de Madero pasaron a defender a Manuel Bartlett. Soñaron con un gobierno democrático y lo que hay es el gobierno de uno. Ahora ya son todo lo que abominaban de lo oposición. Ahora la oposición es peor de lo que era en el poder.

¿Qué hacer? Abrir los partidos a la sociedad. Democratizar sus estructuras. Implantar la cultura del debate. Si los partidos no ejercen la democracia interna no es posible que puedan democratizar al país. La corrupción que ha traído consigo Morena será muy difícil de erradicar. Si la sociedad no se reforma a sí misma será imposible que podamos aspirar a tener un gobierno mejor.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.