Economía empresarial

Liderazgo complementario: Mujeres y alta dirección

Mujeres y hombres somos diferentes, pero complementarios. Las habilidades y puntos de vista que aportan unas y otros a la organización se complementan para lograr mejores resultados.

Existen varios estudios a nivel internacional que muestran que la inclusión de mujeres en puestos directivos dentro de las organizaciones está relacionada con mejores resultados en diversos indicadores de negocio. En un estudio en el que tuve el gusto de participar se verifica esta relación para el caso de empresas con operaciones en México. El estudio lleva por nombre Más allá de la equidad de género: Liderazgo Complementario y fue hecho de forma conjunta por el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) del IPADE y por Great Place to Work® México (GPTW) y es, hasta donde yo sé, el primer estudio que vincula la proporción de mujeres en alta dirección con resultados de negocio usando datos del mercado mexicano.

Para el estudio se usaron los datos de 315 organizaciones que participaron con Great Place to Work® México en 2018 y 2019. Los datos con los que se trabajó fueron 480 mil respuestas a la encuesta que GPTW hace a los colaboradores de las organizaciones para evaluar su percepción acerca de su lugar de trabajo. La pregunta que nos hicimos los investigadores es si el tener mayor proporción de mujeres en puestos directivos estaba relacionado con mejores resultados en los indicadores de cultura laboral que mide GPTW de acuerdo con su propia metodología. Para esto, se dividió la muestra de empresas, con una técnica estadística, en cuatro grupos con base en la proporción de mujeres que tienen en jefaturas, gerencias y direcciones. El grupo con menos mujeres en alta dirección tiene, en promedio, sólo 8% de mujeres ocupando direcciones, en el otro extremo se tiene un grupo de empresas donde las mujeres ocupan, en promedio, el 50% de las direcciones. A este último grupo se le llamó el grupo de liderazgo complementario.

El documento de investigación muestra que el grupo de liderazgo complementario es el que mejores resultados muestra tanto a nivel general como en cada uno de los indicadores de los que se compone este resultado general. GPTW mide estos resultados a través de su Índice de confianza (Trust Index®). Las empresas con mayor proporción de mujeres en la alta dirección (liderazgo complementario) presentan resultados 2.9 puntos porcentuales por encima de la media de todas las organizaciones analizadas.

No sólo es el grupo de mayor presencia de mujeres en la alta dirección el que mejores resultados obtiene en el índice de confianza, además el resto de los grupos se ordenan en cuanto a sus resultados conforme a la proporción de mujeres que tienen en puestos directivos. Así, el segundo lugar en cuanto a resultados lo obtiene el conjunto de empresas que tiene un 31% de mujeres en puestos de dirección y el tercer lugar es para las organizaciones con un 24% de mujeres con ese nivel de responsabilidad. Los peores resultados (1.5 puntos porcentuales por debajo del promedio) es para las empresas con menor proporción de mujeres (8%) con responsabilidad de dirección.

El mismo orden de resultados se mantuvo para cada una de las dimensiones de las que se compone el índice de confianza (credibilidad, respeto, imparcialidad, orgullo, compañerismo) y también para cada uno de los reactivos individuales que forman parte de cada una de estas dimensiones. Es decir, los resultados son consistentes en los diferentes niveles de análisis. Algunas de las dimensiones en donde la diferencia de resultados es mayor entre los grupos con más y menos mujeres en alta dirección, respectivamente, son: evitar los favoritismos, otorgar beneficios especiales y únicos, se dan ascensos por mérito, se interesan en mí como persona, coordinar bien al personal. El estudio completo se puede descargar aquí.

Como se mencionó, el grupo de mejores resultados es el de liderazgo complementario que es el que tiene, en promedio, la mitad de mujeres y la mitad de hombres en puestos de alta dirección. Mujeres y hombres somos diferentes, pero complementarios. Las habilidades y puntos de vista que aportan unas y otros a la organización se complementan para lograr mejores resultados. En el estudio referido, como en otros a nivel internacional, se muestra que apostar por la diversidad genera buenos resultados de negocio. Contar con equipos directivos balanceados no es fácil, pero hacer el esfuerzo vale la pena.

COLUMNAS ANTERIORES

La economía gig y las plataformas digitales
El bitcoin y las criptomonedas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.