Economía empresarial

México, a 30 años del TLCAN

Al cierre de 2022, México ocupaba la posición número 13 a nivel mundial en cuanto al valor de sus exportaciones.

El pasado primero de enero se cumplieron 30 años de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Este acuerdo comercial que involucra a Canadá, Estados Unidos y México cambió la estructura productiva y comercial de nuestro país. A continuación, se muestran cuatro características importantes de la economía mexicana derivadas de la apertura comercial impulsada por el TLCAN.

1. México es uno de los principales exportadores a nivel mundial.

Al cierre de 2022, México ocupaba la posición número 13 a nivel mundial en cuanto al valor de sus exportaciones. El hecho de ser, también, una de las economías más grandes del mundo ayuda en este sentido, pero no lo asegura. La comparación con Brasil es ilustrativa: la economía brasileña es más grande que la mexicana, pero Brasil ocupa el lugar 26 a nivel mundial en cuanto a sus exportaciones.

Por otro lado, las exportaciones de México son el 42.7% de su Producto Interno Bruto (PIB). Esta proporción es mayor que la de los tres países con mayores exportaciones en cuanto a valor: China (15.2%), Estados Unidos (13.3%) y Alemania (38.4%). Además, nuestro país ha logrado ser el principal exportador mundial de varios productos como los camiones de entrega, cerveza, frutas tropicales y tomates.

2. México es una economía muy abierta

Una forma de medir la apertura comercial es sumando el valor de exportaciones e importaciones y dividirlo entre el PIB. Esta razón para México es 82.2%. Esto significa que México es una economía más abierta que los tres principales exportadores mencionados en el párrafo anterior y también es más abierta que las principales economías del continente americano: Estados Unidos (21.4%), Canadá (55.2), Brasil (32.6%), Argentina (27%), Colombia (39.1%), Chile (67.5%) y Perú (50%).

3. Los principales productos de exportación de México son productos de alta tecnología

En 2021, la principal industria de exportación de México fueron los automóviles, tractores, camiones y autopartes que representaron el 23.4% del total de exportaciones del país. El segundo es para la maquinaria eléctrica y electrónica, con el 18.7% del total, y el tercero es para la maquinaria, aparatos mecánicos y repuestos (17.5%).

En cuanto a productos, las tres principales exportaciones de México son (porcentaje con respecto al total entre paréntesis): automóviles (8.8%), computadoras (6.4%), y autopartes y accesorios (6.5%). Esto contrasta con los principales países de Latinoamérica (por tamaño de su economía), cuyas exportaciones más importantes son productos primarios: Brasil (Mineral de Hierro), Argentina (Maíz), Colombia (Petróleo crudo), Chile y Perú (Minería de Cobre).

4. La estructura productiva de exportación de México tiene un alto nivel de complejidad

De acuerdo con el ranking del Observatorio de Complejidad Económica, México ocupa la posición número 23 de 131 países en cuanto a la complejidad de su comercio. Esta es una medida de la intensidad relativa de conocimiento de una economía. Esto es importante en términos de potencial productivo porque una economía con una alta complejidad puede empezar a producir productos complejos que no produce actualmente con mayor facilidad.

México empezó un proceso de apertura en los años ochenta, después de haber sido una economía muy cerrada con un modelo de sustitución de importaciones. Uno de los puntos más importantes de este proceso fue la entrada en vigor del TLCAN hace treinta años. El proceso fue difícil porque varias industrias no lograron lidiar adecuadamente con la competencia internacional, pero las empresas mexicanas que han sobrevivido se han obligado a ser tan buenas como las mejores del mundo.

El cambio en la estructura productiva de México y, sobre todo, el conocimiento y habilidades que se han desarrollado con el proceso de apertura han llevado a que nuestro país esté bien posicionado para aprovechar la coyuntura actual. Tanto la guerra comercial de Estados Unidos con China, como el llamado nearshoring, han generado un entorno internacional favorable para la economía mexicana. El proceso de apertura que se inició en los años ochenta ayudará a que se pueda aprovechar mejor esta oportunidad.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Qué puestos de trabajo nos quitará la inteligencia artificial?
Banco de México se equivocó

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.