Economía empresarial

¿Qué tan buenos son los vehículos autónomos?

El uso de esta tecnología puede reducir muertes por el exceso de velocidad y por manejar bajo el efecto del alcohol o de forma distraída.

¿Te emociona subir a un vehículo autónomo o te preocupan las máquinas al volante? Los vehículos autónomos (VA) pueden cambiar cómo funcionan industrias enteras y afectar a miles de trabajadores, pero uno de los aspectos más importantes a considerar es el de la seguridad ¿Podemos sentirnos seguros si hay coches manejándose solos en las calles?

Primero habrá que considerar que la tecnología ya está lo suficientemente madura para tomar las calles. Existen cinco niveles de conducción autónoma y ya hay vehículos en el nivel 4. Este nivel implica que no es necesario tener a una persona detrás del volante, aunque no en cualquier condición del ambiente que le rodea.

Para alcanzar el nivel más alto (el nivel 5) lo que se necesita es que el vehículo sea capaz de conducirse aún en situaciones complicadas como una fuerte tormenta, neblina o nieve en el pavimento. Sin embargo, alcanzar el nivel 4 implica que, fuera de este tipo de condiciones extremas, el coche es capaz de circular sin ningún tipo de asistencia humana.

¿Qué tan alto debe ser el estándar que le pidamos a un vehículo autónomo para salir a las calles? Erik Brynjolfsson, director del Laboratorio de Economía Digital de Stanford, escribió en la plataforma X (antes Twitter) que lo que debemos buscar no es la perfección, sino una mejora significativa sobre el statu quo. Habría que definir qué tanto es una mejora significativa. Además, no todas las personas están de acuerdo con una afirmación así.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 1.3 millones de personas mueren cada año en accidentes de tráfico vehicular. Además, es la principal causa de muerte entre niñas, niños y jóvenes de cinco a 29 años. Por otro lado, la misma organización afirma que este tipo de accidentes le cuesta a la mayoría de los países un 3 por ciento de su Producto Interno Bruto.

También la Organización Mundial de la Salud enfatiza ciertos factores de riesgo entre los que se encuentran el exceso de velocidad y manejar bajo el efecto del alcohol o de forma distraída. En Estados Unidos, de acuerdo con datos de la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), hubo 39 mil 508 accidentes fatales en 2021.

De estos accidentes fatales, en un 31 por ciento estuvo implicado un alto contenido de alcohol en quien manejaba el vehículo (mayor a 0.08 g/dL), un 28 por ciento de los casos está relacionado con exceso de velocidad, en un 8 por ciento de los accidentes había un piloto distraído y en un 2 por ciento el conductor estaba soñoliento. En México, de acuerdo con el INEGI, hubo 5 mil 181 muertes causadas por accidentes viales en 2022.

Una implicación de los datos de la NHTSA es que aun cuando un vehículo autónomo no tuviera un desempeño mejor que un conductor promedio, se podrían reducir considerablemente las muertes por accidentes de tráfico porque las máquinas respetarían los límites de velocidad, además de que no se distraen, no les da sueño y no toman bebidas alcohólicas.

Pero, ¿qué tan buenas son las máquinas para conducir un automóvil? Una forma de evaluarlo es revisar el desempeño de empresas que ya ofrecen viajes en vehículos sin un chofer. Empresas como Waymo y Cruise han publicado reportes de desempeño de seguridad después de su primer millón de millas (alrededor de 80 años de manejo de un conductor promedio en EUA).

Nos enfocaremos en los datos de Waymo que ofrece su servicio las 24 horas del día en Phoenix, Arizona y en San Francisco, California. La empresa reporta 20 eventos en los que hubo un contacto con algún objeto. La mayoría implican un auto de Waymo detenido, un contacto con algún objeto (como un carrito del supermercado) o que al vehículo de la empresa le chocaron por atrás en un semáforo en rojo. En un solo caso, el auto de Waymo le pegó por atrás a otro coche que cambió de carril. Este último fue a baja velocidad y sólo se reportaron daños menores en las defensas de los autos y el radar frontal del vehículo autónomo. Ninguno de estos eventos tiene reporte de lesiones a personas.

Definitivamente, los vehículos autónomos tienen un mejor historial de conducción que yo. También se comparan favorablemente con los datos de accidentes en Estados Unidos, aunque la muestra todavía es pequeña. Cuando Eric Brynjolfsson afirmó que no debemos exigir la perfección para los vehículos autónomos, alguien objetó en los comentarios que a quién le echaríamos la culpa en caso de un accidente grave. Esto puede ser una preocupación válida, pero yo no detendría el uso de una tecnología que puede salvar cientos de miles de vidas al año por algo así, ¿tú qué opinas?

COLUMNAS ANTERIORES

El abandono de los más pobres
La inflación y la tasa de interés

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.