Parece que en octubre tuvimos una menor contracción
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Parece que en octubre tuvimos una menor contracción

COMPARTIR

···
menu-trigger

Parece que en octubre tuvimos una menor contracción

02/12/2019
columnista
Ernesto O'Farrill
Perspectiva Bursamétrica

Junto con la cifra definitiva del PIB al tercer trimestre que presentó una caída de -0.3 por ciento anual, el Inegi publicó el IGAE de septiembre, que registró también una caída de -0.3 por ciento real anual en el mes de referencia con cifras sin desestacionalizar. Por grandes grupos de actividades, el sector secundario bajó 2 por ciento anual, mientras que el sector primario creció 8.6 por ciento anual y el sector terciario aumentó en 0.2 por ciento anual con relación al mismo mes de 2018.

El pasado 10 de noviembre, Bursamétrica publicó su indicador oportuno IBEM, correspondiente al mes de octubre, en el que ante las importantes caídas que reportó la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, la AMIA, tanto en producción como en exportaciones, más la contracción que presentaron las ventas de las cadenas comerciales, se veía probable un escenario en el que el IGAE de octubre presentara una fuerte contracción, que estimamos de 4 por ciento anual. Contando ahora con más información de distintas variables para el mismo mes de octubre, y con cifras desestacionalizadas, la estimación que tenemos ahora del IGAE de ese mes ha mejorado significativamente.

Nuestro segundo indicador oportuno, el IBAM, mostró en octubre una variación positiva de 0.69 por ciento anual, dejando atrás cuatro meses seguidos de contracción. El subíndice del sector industrial está acelerando su caída, ahora a una tasa de 4.52 por ciento anual, mientras que en septiembre bajó en 1.24 por ciento anual. El subíndice de servicios creció en 1.1 por ciento anual, una décima abajo que en septiembre.

Metiendo lupa a ambos subíndices tenemos lo siguiente: en los componentes del sector industrial se destaca que hay :

1. Una ligera mejoría en el indicador de gerentes de compra para la manufactura norteamericana que implica menor contracción del sector.

2. La producción industrial en EU bajó en octubre en 1.13 por ciento anual.

3. Las exportaciones no petroleras aumentaron 1.78 por ciento anual mientras que en septiembre bajaron en 1.56 por ciento anual.

4. Las exportaciones automotrices cayeron en 19.5 por ciento anual, mientras que en septiembre bajaron en 7.1 por ciento anual.

En el sector servicios se observa lo siguiente.

1. Las ventas de las cadenas comerciales bajaron en términos reales. En las cadenas afiliadas a la ANTAD las ventas a tiendas comparables bajaron 0.92 por ciento real anual. En el caso de Walmart de México sus ventas a mismas tiendas bajaron en 0.72 por ciento real anual.

2. Las ventas de automóviles en el mercado doméstico bajaron en 8.9 por ciento real anual, menos que en septiembre que habían bajado en 12.3 por ciento anual.

3. Estimamos que las remesas crecieron en octubre en 10 por ciento anual mientras que en septiembre aumentaron en 13 por ciento anual.

4. La cifra de empleo formal en el sector privado de nuevos afiliados al IMSS creció en 1.82 por ciento anual. Muy lejos del 4.5 por ciento anual que promedió este indicador en la administración de Peña Nieto.

5. Los agregados monetarios están presentando aceleración. El M1 creció 6.82 por ciento anual mientras que un mes antes crecía a 4.88 por ciento. El M4 aumentó en 9.14 por ciento, por arriba de 7.17 por ciento anual de septiembre.

En el sector primario se destaca un incremento en las exportaciones de 10.4 por ciento anual, por arriba del incremento de 6.4 por ciento anual observado en septiembre.

Con el conjunto de datos, Bursamétrica estima que para octubre la variación del IGAE será de cerca de 0.0 por ciento en lugar del -4 por ciento anual que se veía con el indicador IBEM.

Como puede apreciarse, la mejoría se debe fundamentalmente al sector exportador no automotriz. Tanto en manufactura como en el sector primario, así como en el importante flujo de remesas familiares que estamos recibiendo. La inversión privada sigue cayendo, lo que afecta el crecimiento futuro. El programa de proyectos de inversión que presentó la iniciativa privada con el gobierno federal es de enorme importancia para reactivar en algo el indicador. Pero el hecho de que no se hayan señalado proyectos en energía, en salud y en educación, ponen de manifiesto que al interior del gabinete todavía tienen fuerza visiones ideológicas que van contra la lógica económica.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.