Los cuatro jinetes del apocalipsis de los mercados globales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los cuatro jinetes del apocalipsis de los mercados globales

COMPARTIR

···

Los cuatro jinetes del apocalipsis de los mercados globales

22/10/2018

Los mercados financieros globales ya han manifestado claros síntomas de nerviosismo. El indicador Vix de volatilidad que a finales del año pasado se encontraba en 9 unidades y hace un mes en 11 puntos, ha oscilado entre los 19 a los 23 puntos en las últimas dos semanas.

Curiosamente, esta mayor volatilidad surge en el momento en que la economía global pasa por un buen momento. Alto crecimiento, baja inflación y muy bajo desempleo son un común denominador en muchas economías.

La alegoría de los cuatro jinetes del Apocalipsis nos puede servir para ilustrar los principales factores que a nuestro juicio están provocando esta circunstancia.

1. El déficit Fiscal de Estados Unidos y la presión para subir las tasas de la FED.

El Departamento del Tesoro reportó que el déficit fiscal para el ejercicio fiscal 2017-2018 que terminó en septiembre alcanzó 779 mil millones de dólares, equivalentes al 3.9% del PIB. El disparo del déficit es consecuencia lógica de la Reforma Tributaria que implementó la administración del Presidente Trump, bajando los impuestos agresivamente y elevando el gasto de inversión pública.

El último dato del PIB al 2do. trimestre alcanza el 4.2% anual. Un nivel que hace evidente el sobrecalentamiento de la economía. La tasa de desempleo del 3.7% es la más reducida desde 1969, lo que puede catalogarse como pleno empleo.

Los presupuestos para el presente ejercicio fiscal y los dos siguientes años, prevén un déficit anual superior al billón de dólares. Hoy, la deuda pública alcanza 20 billones, lo que ya equivale al 100% del PIB. Cuando estamos hablando de que la economía más importante del mundo tiene programado seguir endeudándose al mantener déficits fiscales por arriba de lo que se considera prudente, hay que recordar que estamos en la era del dólar. El país que debería mantener un bajo nivel de endeudamiento y finanzas públicas equilibradas no se conduce con la responsabilidad que le corresponde. Como consecuencia no se puede descartar un escenario en el que la Reserva Federal tenga que aumentar en el futuro sus tasas de referencia en forma mucho más rápida que lo anticipado.

2. La situación financiera de Italia y la viabilidad del Euro.

En años anteriores varios países europeos presentaron problemas de sobre-endeudamiento como Grecia, Chipre, Portugal, Islandia, España e Irlanda. Los episodios que generaron estos países mostraron la vulnerabilidad que presenta un Sistema de Integración Monetaria y Comercial, que no cuenta con una integración fiscal. Ahora se trata de la tercera economía del continente, con una deuda equivalente al 132% del PIB. Aún y cuando su déficit fiscal es más moderado que el de los Estados Unidos, 2.4% del PIB, la preocupación es porque para el 2019 se está planteando un déficit fiscal de otro 2.4% del PIB.

3. China: La economía de China muestra una tendencia de desaceleración gradual.

El PIB creció al 6.5% en el tercer trimestre. La administración del presidente Xi Jinping, acaba de completar un paquete de medidas para incentivar la inversión, y ha reducido los aranceles para abrir más su economía. El Banco Popular de China acaba de reducir la tasa de encaje legal para que se permita una mayor expansión del crédito. La guerra comercial con EU se encuentra en un punto muerto, corriéndose el riesgo de que quede gravada la totalidad del comercio con EU. El renminbi se ha venido devaluando y ya está a punto de tocar 7 yuanes por dólar. La desaceleración económica y la Guerra Comercial pudieran ser los detonadores de una crisis financiera.

4. Brexit: Salida ordenada o desordenada.

El año entrante tiene que concretarse formalmente la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Las negociaciones entre Theresa May y el presidente de la Unión Europea, Juncker, no han podido progresar para garantizar una salida ordenada. El gobierno de May se mantiene en el poder gracias a una alianza muy endeble con el partido Unionista de Irlanda del Norte. Uno de los puntos fuertes de la negociación es que se busca no reinstalar la barrera fronteriza entre las dos Irlandas.

Existen muchos otros factores de riesgo como el proteccionismo creciente del presidente Trump, que al perder las elecciones parlamentarias dentro de unos días puede adoptar una posición más radical.

Lo que podemos concluir es que los próximos meses no serán fáciles sobre todo para los países emergentes, en donde los flujos de capital pudieran revertirse rápidamente en la medida en que el apetito por el riesgo se vaya reduciendo, lo que parece que los mercados globales ya han empezado a descontar anticipadamente.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.