La importancia de una administración de riesgos para el Estado mexicano
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La importancia de una administración de riesgos para el Estado mexicano

COMPARTIR

···
menu-trigger

La importancia de una administración de riesgos para el Estado mexicano

04/05/2020
Actualización 04/05/2020 - 13:07
columnista
Ernesto O'Farrill
Perspectiva Bursamétrica

El autor es presidente de Bursamétrica .

En una columna publicada el 12 de noviembre de 2018, aún antes de que tomara posesión el nuevo gobierno, propusimos que el Estado mexicano adoptara una política de Administración Integral de Riesgos. En una colaboración más reciente, el pasado 20 de noviembre señalamos que para este año estimamos que Pemex presentaría una pérdida de entre 700 a 800 mil millones de pesos, por la caída de los precios de los hidrocarburos, de la demanda global y la devaluación, lo que nos puede hacer más vulnerables frente a la calificación de la deuda soberana.

Pemex acaba de reportar hace unos días sus resultados al primer trimestre de 2020, y presenta una pérdida neta de 562 mil millones de pesos. De esta cantidad monstruosa, 469 mil millones se deben a la pérdida cambiaria de la deuda externa de Pemex, que asciende a 101 mil millones de dólares. El resto de la pérdida se atribuye a la disminución en los precios y volúmenes de ventas de crudo y de refinados, más los cargos por depreciación, la carga del pasivo laboral, la carga fiscal, y algunas operaciones de cobertura en otras divisas que perdieron contra el dólar. ¿De qué sirvieron todos los recursos fiscales inyectados para rescatar a la empresa, y las muy importantes reducciones a la carga fiscal? El incremento del tipo de cambio de 18.85 pesos a fin del año pasado a 23.51 al 31 de marzo, no se cubrió en la deuda externa. El pasivo financiero vale ahora más en pesos y se tiene que pagar a ese precio más alto a no ser que ocurra una revaluación del peso.

Se puede ver aquí la importancia de que se adopte una política de Administración Integral de Riesgos por parte del Estado. Volvemos a plantear aquí los componentes que se incluyen en nuestra propuesta:

a) Programa de coberturas en el precio de importación de la gasolina.

Hoy en día alrededor de 75 por ciento de nuestro consumo de gasolina proviene de las importaciones que hacemos desde varios países. Una parte importante de las mismas viene de la coinversión que tiene Pemex con Shell en Deer Park Haber, Texas. Dado que somos deficitarios en hidrocarburos, nos es más importante cubrir el precio de la gasolina que compramos que el precio de venta del crudo que vendemos.

b) Programa de coberturas en el precio del gas natural.

A partir de la proliferación de gasoductos, en los últimos años hemos estado incrementando, en una tendencia exponencial, tanto el consumo como la importación de gas natural. La CFE ha venido sustituyendo el uso de combustóleo y del carbón por el consumo de gas natural para la generación de electricidad en sus plantas de ciclo combinado. Hoy en día estamos importando más de 80 por ciento de nuestras necesidades de gas natural, y la gran mayoría proviene de Estados Unidos. Cubrir el precio del gas que compramos tiene diversas implicaciones en la competitividad de nuestra economía.

c) Cobertura contra incrementos en la tasas de interés tanto para la deuda externa como para la interna.

Estamos inmersos de nuevo en la era de las políticas monetarias de los bancos centrales de los principales países, y es muy probable que las tasas de interés vuelvan a aumentar tanto en dólares como en pesos. Con una deuda externa consolidada del sector público, gobierno federal, Pemex y CFE que asciende a más de 200 mil millones de dólares, y una deuda interna superior a los tres billones de pesos. Es indispensable que el gobierno federal y los gobiernos estatales realicen programas de coberturas de tasas de interés en dólares para la deuda externa y en pesos para la deuda pública en moneda nacional, en los tramos de deuda con tasas revisables.

d) Cobertura de riesgos cambiarios.

Enfocada a cubrir el riesgo de alza en el tipo de cambio para la deuda externa, tanto del gobierno federal como en la de Pemex y en la de CFE, así como en la importación de equipo médico y medicamentos para el sector salud en sus programas anuales

e) Creación de una reserva estratégica física de crudo, de gasolina y de gas natural.

Estados Unidos, Japón, España y muchos otros países más han creado desde hace varias décadas reservas físicas de crudo. México es deficitario en hidrocarburos, y es miembro de la Agencia Internacional de Energía desde 2004, por lo que está obligado a crear una reserva física de hidrocarburos. Pero siendo deficitario en derivados del petróleo, sería muy relevante el lograr el establecimiento de reservas físicas de petróleo, de gasolina y de gas natural.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.