Perspectiva Bursamétrica

El ahorro pandémico representaría otro motor de recuperación

Según estimaciones de Bloomberg para el mundo desarrollado, y añadiendo las de Bursamétrica para países emergentes, el importe del ahorro pandémico podría sumar más de 3.0 bdd en el mundo.

El autor es presidente de Bursamétrica .

Muchos economistas clásicos se han referido al problema de un exceso de ahorro en la economía. Carlos Marx, John Maynard Keynes, David Ricardo o J.A. Hobson, Galbraith. Un fenómeno asociado a la recesión, síntoma de un desequilibrio macroeconómico, aunque el sentido de la causalidad es difícil de demostrar. Cuál es la causa y cuál es el efecto.

Si concebimos a la economía global como una sola economía, y notamos un nivel de ahorro superior al deseado, y superior al de los recursos requeridos para la inversión (el verdadero motor de una economía), entonces podemos hablar de un exceso de ahorro global, fenómeno que tiene muchas particularidades.

Uno de los académicos que han abordado este fenómeno global desde hace tiempo es Ben Bernanke, expresidente de la Reserva Federal, quien en 2005 publicó un paper académico en el que alertó del fenómeno Global Savings Glut (GSG). (Exceso de Ahorro Global). Bernanke expresó su preocupación por el "aumento significativo de la oferta mundial de ahorro" y sus implicaciones para las políticas monetarias, particularmente en Estados Unidos. (El sistema monetario basado en el dólar tenía que tener algún costo para los americanos.) Básicamente el exceso de recursos monetarios en el mercado financiero global va a parar a los bonos del Tesoro, y provoca una reducción de la tasa de rendimiento de los mismos. Esto a su vez causa severas distorsiones en todos los mercados de la economía real.

Hoy sabemos que el ahorro excesivo por parte del sector corporativo no financiero (NFCS) de las grandes empresas globales es un fenómeno continuo, que afecta a muchos países. La hipótesis del exceso de ahorro global (GSG) de Bernanke explica que el aumento de las entradas de capital a Estados Unidos desde los países del GSG fue una razón importante por la que las tasas de interés a largo plazo de Estados Unidos de 2003 a 2007 fueran menores de lo esperado.

En épocas de volatilidad este fenómeno de concentración de los excedentes de liquidez mundial en los bonos del Tesoro adopta el nombre de Flight to Quality. El dinero se sale de los activos en donde está invertido y decide correr a refugiarse en los bonos del Tesoro de Estados Unidos, bajando la tasa de rendimiento de largo plazo de los mismos títulos.

La pandemia generó un ahorro excedente generalizado de magnitudes colosales, que en su momento profundizó la contracción económica global, pero que ahora puede convertirse en un motor adicional muy relevante para la recuperación económica global. Diversas estimaciones como la de Simon Kennedy de la agencia Bloomberg, la Universidad de Berkley o McKinsey y de Bursamétrica concluyen que el ahorro pandémico global generado por las familias y los individuos durante el último año, como resultado de las medidas de confinamiento social en el mundo, generó una brutal caída en la actividad económica, pero ahora resulta un potencial motor de reanimación económica.

De acuerdo a las estimaciones de Bloomberg para el mundo desarrollado, y añadiendo estimaciones de Bursamétrica para países emergentes, el importe del ahorro pandémico podría sumar más de 3.0 billones de dólares en el mundo.

En adición a los programas fiscales y monetarios extremos, el ahorro pandémico impulsará la economía global. En particular a la economía de Estados Unidos. Por una parte, los individuos pueden adoptar conductas derivadas de un consumo reprimido; por otra parte las empresas pueden arrancar inversiones aprovechando la abundante liquidez, el costo del dinero en mínimos históricos y el impulso de la demanda agregada global esperada, consecuencia de los programas de estímulos fiscales de los países ricos.

La tendencia explosiva en distintos activos, como en el cobre o el silicio, en los hidrocarburos o en el bitcoin, son consecuencia de esta liquidez extrema. Para Estados Unidos, el importe del ahorro excedente representa 8.0 por ciento de la economía. En el caso de la Unión Europea representa 3.0 por ciento del PIB comunitario. En Japón el ahorro equivale a 9.0 por ciento del PIB.

En el caso de México, hay algunos sectores económicos que sí pudieran haber tenido un ahorro neto. Pero el grueso de la población tuvo más bien una pérdida de ingresos drástica, que solo se vio compensada por el flujo de las remesas familiares, que ascendió el año pasado a 40 mil millones de dólares, que equivalen a 4.0 por ciento del PIB. Es un ahorro externo importado que viene a suplir la caída o la insuficiencia de ingresos entre un sector importante de la población. Lo preocupante es que la inversión productiva se contrajo 18 por ciento anual, y una parte importante de esta contracción se debe a la crisis de confianza por la que se vive en estos momentos.

COLUMNAS ANTERIORES

S&P 500 en 4 mil 128 puntos, ¿exuberancia racional?
¿Otra que dejaremos ir? El plan de infraestructura de Biden

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.