¿¡Coronacrack!? ¿Están exagerando los mercados financieros?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿¡Coronacrack!? ¿Están exagerando los mercados financieros?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿¡Coronacrack!? ¿Están exagerando los mercados financieros?

02/03/2020
columnista
Ernesto O'Farrill
Perspectiva Bursamétrica

El autor es presidente de Bursamétrica

En semanas recientes hemos estado viviendo un nuevo episodio de volatilidad en los mercados financieros globales, que se ha venido recrudeciendo en las últimas jornadas. Es el fenómeno del ‘Flight to Quality’. El detonador del mismo es un cisne negro: El Covid-19. Un evento impredecible, y de impacto global.

El temor de que este virus siga propagándose por el mundo, y propiciando que los gobiernos tengan que tomar medidas drásticas de contención, que se traducen en irrupciones en el suministro de materiales y en el flujo normal de comercio y turismo, afectando la actividad económica en su conjunto, hace que los inversionistas globales vendan sus posiciones en activos que se consideran de mayor riesgo, y se refugien en los activos más seguros: bonos del Tesoro de EU, otros bonos soberanos como los alemanes, o los suizos, así como en el oro, es el vuelo hacia la calidad.

En el caso de los mercados financieros de México, por ejemplo, se observa una sobreoferta de bonos del gobierno mexicano, y de las acciones mexicanas, lo que tira sus precios, y hace subir las tasas de interés en pesos. Los recursos en pesos de la venta de estos bonos, se van al dólar, lo que hace subir el tipo de cambio, y esos dólares van a adquirir bonos del Tesoro Norteamericano, lo que incide en una reducción de los rendimientos en dólares que ofrecen estos instrumentos.

Los mercados accionarios en el mundo se están ajustando fuertemente. En el pasado mes de febrero las bolsas americanas bajaron entre el 8 al 11 por ciento. Los mercados europeos también oscilan en ajustes entre el 8 al 10 por ciento. El Nikkei de Tokio ha bajado 8.89 por ciento, y curiosamente la Bolsa de Shanghái solo ha bajado 3.2. El dólar ha aumentado 1.2 por ciento contra la mayoría de las divisas, y la tasa de los bonos del Tesoro a 10 años ha bajado 67 puntos base desde mediados de enero al viernes pasado que se ubicó en 1.15 por ciento anual. En México la bolsa ha bajado 6.7 por ciento en un mes, el dólar ha aumentado 7.3 por ciento, de $18.53 a $19.88 pesos por dólar.

Aunque estos ajustes en los mercados son considerables, no podemos afirmar que estamos en un crack. Para que en un mercado se considere haber sufrido un crack, el ajuste debe de ser de por lo menos 20 por ciento respecto del nivel máximo alcanzado previamente.

La pregunta es ¿Están exagerando los mercados globales? O ¿Están descontando racionalmente el impacto del Covid-19 en la economía global? Aunque habrá académicos que afirman que los mercados no se equivocan, y que actúan eficientemente, otros opinamos que los mercados oscilan constantemente entre sobrerreacciones de optimismo y pesimismo, en torno a una tendencia más o menos racional.

El FMI hizo hace unas semanas una estimación preliminar del impacto del Covid-19 en la economía global, estimando una reducción de entre -0.1 a -0.2 por ciento en el PIB global. Otras instituciones han realizado nuevos cálculos que llegan a una reducción de hasta 0.5 en el mismo, si la propagación se diseminara más intensivamente. Varias cadenas de suministro y de producción están interrumpidas a nivel global, afectando a varios sectores como el automotriz, el de electrodomésticos, el electrónico, las aerolíneas y el turismo.

No se tiene una precepción generalizada de que el coronavirus implique un cambio estructural en la economía, más bien, los agentes económicos y los inversionistas perciben que esta crisis es pasajera, aunque algunos están más pesimistas que otros respecto al impacto en la economía. El gobierno chino tiene calendarizado que en menos de 24 días tendrá plenamente controlado el incidente. Los gobiernos de distintos países han venido tomando las medidas adecuadas cuando aparecen contagiados comprobados en su territorio. El virus presenta una menor letalidad que otros virus recientes. Es probable que en la medida en que sigan apareciendo noticias de nuevos casos de contagio, decesos, y recuperados, los mercados se sigan ajustando. Pero también hay una elevada probabilidad de que en cualquier momento las cosas se vean más controladas y los mercados se recuperen rápidamente, más adelante.

Algunos gobiernos, como el chino, han presentado paquetes de medidas que del lado fiscal pueden compensar la caída en la actividad económica. En el caso de México, el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León ha declarado que se mantendrán dentro de una política prudente. Lo que se puede interpretar es que no bajaran las tasas, ya que una mayor desaceleración económica puede llevar a una menor recaudación fiscal, lo que puede incrementar el riesgo de una mayor degradación en la calificación de la deuda soberana.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.