¿Cómo nos fue en el segundo trimestre?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo nos fue en el segundo trimestre?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cómo nos fue en el segundo trimestre?

13/07/2020
columnista
Ernesto O'Farrill
Perspectiva Bursamétrica

El autor es presidente de Bursamétrica.

Hemos estado conociendo cifras verdaderamente espeluznantes de algunos indicadores recientes como la caída de 37.1 por ciento anual en la Inversión Fija Bruta de abril, así como la contracción de 29.7 por ciento anual en la producción industrial de mayo. Ambos datos nos dan cuenta de la profundidad de la recesión en la que se ha situado la economía mexicana. Sin embargo, los indicadores más oportunos de junio muestran una significativa recuperación, que si bien todavía implican una grave recesión, no son tan brutales como los de los dos meses previos.

Con nuestro indicador de la economía más oportuno que es el IBEM, presentamos aquí una estimación de cuánto pudo caer el IGAE de junio, y con el dato del IGAE de abril que ya conocemos y nuestra estimación del IGAE de mayo, podemos hacer una primera estimación del PIB al segundo trimestre.

El Índice Bursamétrica de la Economía de México (IBEM) para junio se ubicó, con base a cifras originales (no desestacionalizadas), en 96.74 unidades vs. 61.80 puntos de mayo, con un incremento de 56.54 por ciento mensual, equivalente a una variación negativa de 28.14 por ciento a tasa anual. El cálculo del IBEM lo iniciamos en agosto de 2011, y en estos 107 meses no habíamos visto una caída tan drástica como la observada en los últimos tres meses.

• El ISM de la manufactura de EU aumentó de 43.1 en mayo a 52.6 unidades.

• La producción automotriz que en junio cayó en 29.15 por ciento anual.

• Las ventas domésticas de autos que cayeron en 58.9 por ciento anual en mayo, y en junio bajaron 41 por ciento.

• El Indicador del IMEF del sector manufacturero marcó menor debilidad al subir de 39.2 en mayo a 42.0 unidades en junio; manteniéndose en zona de contracción.

• El indicador IMEF no manufacturero subió a 42.5 unidades respecto a 38.0 puntos de mayo. Ambos debajo de 50 puntos.

• El precio de la mezcla mexicana de exportación de petróleo en términos de pesos bajó 26.3 por ciento anual, mientras que en mayo bajó en 60.2 por ciento anual.

• El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores, como indicador de expectativas, bajó en 12.1 por ciento anual, mientras que en mayo estaba cayendo en 15.5 por ciento anual.

• El Indicador Mexicano de Confianza Económica del Instituto Mexicano de Contadores Públicos / Bursamétrica en su componente de la percepción actual observó una recuperación importante a 49.93 puntos respecto a los 45.25 unidades registradas en mayo.

• El Índice Mexicano de Confianza Económica (IMCP/Bursamétrica) en su subíndice de la percepción de la situación a futuro mejoró a 45.61 unidades en junio de 38.30 unidades en mayo.

• Estimamos que el número de trabajadores afiliados al IMSS bajó en 4.0 por ciento anual, mientras que en mayo la reducción fue de -3.9 por ciento anual.

• Walmart México ha dejado de publicar sus ventas mensuales desde marzo pasado. Estimamos que en tiendas y semanas comparables aumentaron en junio 5 por ciento real anual, mientras que en mayo subieron 7 por ciento real anual.

Con el resultado del Índice Bursamétrica de la Economía de México (IBEM) de junio, estimamos preliminarmente una contracción del IGAE de junio cercana a 9.3 por ciento real anual, reducción mucho menor a las contracciones de 19 o 20 por ciento anual de abril y mayo. De resultar acertada esta estimación, el PIB de México podría sufrir un decremento al segundo trimestre de -17.3 por ciento anual; el PIB para todo el año 2020 lo estamos estimando en -10.0 por ciento anual.

Recientemente hemos visto revisiones a la baja de una caída de más de 10 por ciento anual para el PIB de México por parte de algunas instituciones financieras y organismos multilaterales. Para la economía de Estados Unidos también estamos viendo pronósticos de una caída de 8.0 por ciento anual en su actividad económica para este año.

Desafortunadamente las cifras de contagios del Covid-19 tanto en algunos estados de la Unión Americana como en nuestro país siguen siendo muy altos, por lo que el riesgo de que se tengan que volver a implementar interrupciones en la actividad de varias regiones no es menor.

Lo más preocupante es que las estimaciones para 2021 son muy distintas para Estados Unidos, Zona Euro o Asia, respecto a lo que se está previendo para México. En todos los casos se pronostica una recuperación muy pobre. La razón fundamental es la ausencia de una política fiscal y la crisis de confianza que se observa en nuestro país. Ya hemos comentado que junto al T-MEC, México tiene oportunidades muy importantes enfrente. La guerra comercial con China, los crecientes flujos de inversión financiera que tendrán las economías emergentes ante la política monetaria global extrema, y también podríamos detonar un importante gasto de inversión si concretáramos cambios a las leyes que cambien la desconfianza por la certidumbre.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.