Así terminó la semana más importante de 2018
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Así terminó la semana más importante de 2018

COMPARTIR

···

Así terminó la semana más importante de 2018

18/06/2018
Actualización 18/06/2018 - 13:16

Para una gran parte del planeta la semana pasada fue la más importante del año, dado que empezó el Mundial del Futbol. Pero también sucedieron cuatro reuniones de los bancos centrales más importantes del mundo, se dio el histórico encuentro entre el presidente Trump y el dictador norcoreano Kim Jong-un, y se concretó la imposición de aranceles a China por parte del Ejecutivo de Estados Unidos.

En la ceremonia de inauguración del Mundial y en el primer partido entre Rusia y Arabia Saudita, Putin marcó un fuerte mensaje geopolítico con sus invitados; se dejó ver al príncipe heredero de Arabia, Mohammed bin Salman bin Abdulaziz Al Saud sentado a su lado chocando las manos después del primer gol. Esto, una semana antes de la reunión de la OPEP, en donde el punto medular a discutir será la decisión de mantener o no el acuerdo de congelamiento de la producción, que hicieron hace unos meses Rusia, Arabia y 27 países más, o abandonar dicho acuerdo.

También se llevaron a cabo tres reuniones de política monetaria entre los cuatro principales bancos centrales del mundo. La FED, el Banco del Euro, el Banco Central ruso y el Banco de Japón. Para la presente semana se tiene calendarizada la reunión del Banco de Inglaterra, y la del Banco de México

Al analizar los anuncios de los bancos centrales que sesionaron la semana pasada, puede vislumbrarse que la política monetaria global avanza muy gradualmente hacia la normalización; pero el riesgo de que más adelante se tenga que actuar a una mayor velocidad sigue en aumento.

La Fed incrementó 25 puntos base adicionales al rango objetivo de la tasa de interés de los Fondos Federales, llevándola a 1.75–2.00 por ciento.

Mario Draghi, presidente del banco del euro, anunció que el Banco Central Europeo vuelve a disminuir el ritmo de creación de euros de los 30 mil millones mensuales vigentes hasta septiembre, a la mitad durante el último trimestre del año, para dejar de crear euros a partir de 2019 e iniciar un primer incremento en la tasa de referencia de la Zona Euro hacia mediados del año entrante.

El viernes, el presidente del Banco de Japón, el Sr. Kuroda, anunció que el Banco Central mantendrá su programa de compra de bonos soberanos japoneses intacto, que implica una fuerte creación de yenes, así como su tasa de referencia que se ubica en -0.10 por ciento, dado que la inflación se ubica en 1.7 por ciento y la economía se contrajo en el primer trimestre, convirtiéndose así en el Banco Central más rezagado en el proceso de normalización de las políticas monetarias extremas. El Banco Central de Rusia también sesionó en la semana pasada dejando sus tasas de referencia sin cambios.

En el plano comercial, la canciller canadiense viajó a Washington de emergencia, después del cruce de insultos entre Trump, sus asesores y el primer ministro Trudeau en la reunión del G-7, obteniendo el respaldo de varios senadores republicanos y tratando de reestablecer las negociaciones del TLCAN con el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, las que podrían reiniciar este verano, si no se llegan a imponer antes aranceles a la industria automotriz o se anuncia una salida del Tratado por parte de Trump.

En la cuestión geopolítica, Trump se reunió con el dictador Kim Jong-un en Singapur para tomarse la foto y firmar un vago acuerdo de desarme nuclear. Ahora propone una cumbre con Putin.

Adicionalmente, el viernes pasado Trump terminó por aplicar aranceles a China, a un grupo de cerca de 800 fracciones en un estimado de 34 mil millones de dólares de valor de mercancías, quedando en revisión otras 500 fracciones, para completar mil 300 aranceles a un monto de importaciones equivalente a 50 mil millones. La reacción del gobierno de China no se hizo esperar y anunció un paquete de aranceles de 25 por ciento para una selección inicial de mercancías americanas por un importe de 34 mil millones de dólares, quedando pendientes otros artículos por un importe de comercio de 16 mil millones adicionales.

La señal que manda Trump al mundo al tomar esta decisión en el mismo momento en que se está negociando con China, es que sus promesas proteccionistas son su prioridad política y que realmente no le importan los efectos negativos que van a detonar sus decisiones entre las que puede pensarse en una mayor inflación, un ritmo más acelerado de incrementos en el costo del dinero por parte de la Fed, menor crecimiento y un mayor déficit fiscal y comercial en el futuro.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.