Perspectiva Bursamétrica

Desaceleración: México pudo haber crecido 1.4% anual en el primer trimestre

El PIB del primer trimestre podría haber repuntado 1.4 por ciento anual, con nulo crecimiento respecto al cuarto trimestre del año pasado.

El INEGI publicó el indicador IGAE de enero, con un crecimiento del 1.1 por ciento anual, y una contracción de 0.6 por ciento mensual, bajo cifras desestacionalizadas. Con cifras originales, el crecimiento de enero fue del 2 por ciento anual.

En su Indicador Oportuno de la Actividad Económica, INEGI estimó una variación del 2.4 por ciento anual para el IGAE de febrero, con un crecimiento del 2.1 por ciento en la industria, que en realidad fue de 1.5 por ciento anual, y un crecimiento en los servicios del 2.6 por ciento anual estimado.

Con nuestros indicadores oportunos, en Bursamétrica estamos estimando un avance del IGAE de febrero del 1.4 por ciento anual, en donde, con nuestro indicador IBAM, sobresale un alza de la industria inferior al estimado previamente y una desaceleración en el comercio.

Para marzo, las estimaciones son más bajas. Con nuestro Indicador IBEM, nuestra estimación para el IGAE de marzo con base en cifras desestacionalizadas, es de un crecimiento del 0.9 por ciento anual. Con estas estimaciones, aún sujetas a revisión, el PIB del primer trimestre pudiera presentar un crecimiento del orden de 1.4 por ciento anual, con nulo crecimiento respecto al cuarto trimestre del año pasado. Para esclarecer de una mejor forma lo que sucedió en marzo, a continuación destacamos tres indicadores que evidencian la desaceleración.

En marzo se perdieron 465 empleos formales, de acuerdo con el IMSS. La eliminación de esas afiliaciones las atribuyó la institución al efecto estacional por Semana Santa. En marzo de 2023 se había registrado un aumento mensual de 135 mil 811 afiliados.

La producción industrial registró en febrero su tercera contracción en los últimos cuatro meses debido a la baja actividad en la construcción. Cifras ajustadas estacionalmente del INEGI mostraron que la producción en la industria bajó 0.1 por ciento en febrero luego de un alza de 0.2 por ciento en enero. En febrero, la construcción cayó 2.5 por ciento luego de una ganancia de 1.4 por ciento en enero, ya que el segmento de edificación reportó una baja de 3.9 por ciento y los trabajos especializados de -5.1 por ciento. La minería se deprimió por segundo mes consecutivo, pasó del -0.4 por ciento en enero al -0.8 por ciento en febrero, mostrando bajas tanto en la extracción de petróleo como en minerales no metálicos y los servicios relacionados con la minería. Las caídas anteriores no alcanzaron a ser compensadas por el primer avance en seis meses registrado en el segmento de electricidad, gas y agua (0.7 por ciento) y por una segunda alza en la manufactura que se mantuvo moderada (0.5 por ciento). Sobre una base anual, la actividad industrial desaceleró su ritmo de crecimiento al 1.5 por ciento en febrero después de mejorar 1.7 por ciento un mes antes. En febrero, la construcción redujo su expansión anual al 12.1 por ciento, el segmento de electricidad, gas y agua repuntó un 2.5 por ciento, la manufactura no registró cambio (0.0 por ciento) después de tres contracciones continuas, y la minería cayó 4.0 por ciento para acumular descensos desde noviembre del año pasado.

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) informó del comportamiento mixto en la manufactura y los servicios. El indicador IMEF manufacturero ajustado estacionalmente subió en marzo a 54.48 puntos luego de bajar a 50.22 en febrero. En forma contraria, el indicador IMEF no manufacturero cayó 0.5 puntos desde el mes previo a 52.13 unidades.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) informó que en marzo se produjeron 301 mil 976 automóviles ligeros y se exportaron 286 mil 002, esto significó una caída anual de 12.8 por ciento y un aumento de 4.9 por ciento, respectivamente. Al mismo tiempo, durante el tercer mes del año se vendieron en el mercado nacional 124 mil 395 unidades, 4.7 por ciento más que en marzo de 2023. En el acumulado del primer trimestre de 2024, la producción de autos ligeros sumó 927 mil 781 unidades, un crecimiento de 0.6 por ciento respecto a igual periodo de un año antes. Las exportaciones crecieron 11.3 por ciento anual a 824 mil 971 unidades y las ventas internas aumentaron 11.0 por ciento a 349 mil 752 unidades.

Las ventas de las cadenas afiliadas a la ANTAD se desaceleraron en marzo, a pesar de contar con un fin de semana más que el año anterior y los feriados de Semana Santa. En tiendas iguales aumentaron en marzo 3.5 por ciento real anual luego de mejorar 4.8 por ciento en febrero, y en las tiendas totales crecieron 6.5 por ciento frente al 7.9 por ciento en forma respectiva. El comercio podría seguir con ganancias, en medio del mayor flujo de recursos por el ejercicio electoral, la robusta llegada de remesas y presiones inflacionarias relativamente contenidas que probablemente favorecerán la progresiva rebaja en el costo del crédito.

Las expectativas para el segundo trimestre son de un crecimiento ligeramente mejor ante el gasto exacerbado de las campañas políticas y del gasto de construcción de obra pública y privada no residencial. Para el segundo semestre, estimamos que la economía entrará a una fase de mayor desaceleración, y dependiendo de los resultados electorales y de cómo se digiera el posible resultado se pudiera también observar una mayor volatilidad en los mercados financieros y en el tipo de cambio.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Por qué los mercados globales volvieron a la euforia?
Dos temas cruciales para la economía mexicana (ajuste fiscal y Pemex)

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.