Perspectiva Bursamétrica

2024 el año del dragón: Los 10 principales pronósticos globales

La economía mundial pudiera crecer en 2024 a una tasa menor respecto de lo esperado para 2023, de 3.0 por ciento. La inflación seguirá descendiendo, pero muy lentamente.

De acuerdo con la mitología y la astrología chinas, el próximo año tendremos el año del dragón de madera que comienza el 10 de febrero de 2024 y termina el 28 de enero de 2025. El dragón es ícono del liderazgo y la tenacidad, simboliza la nobleza, el honor, el poder, la suerte y el éxito. El elemento madera, es un elemento vivo, que todo lo transforma y vibra, anunciando la llegada de un tiempo nuevo que nos traerá cambios sorprendentes. La última vez que se tuvo un año igual, fue en 1964. En otras palabras, se espera un año lleno de grandes transformaciones, de muchas oportunidades y sorpresas.

Año con año Bursamétrica publica por estas fechas, sus escenarios y pronósticos para la economía mundial y de México, así como sus principales riesgos y posibles sorpresas. En esta colaboración en donde iniciamos la saga de artículos de nuestro ejercicio de prospección anual, nos enfocaremos a hablar sobre las perspectivas de la economía global.

Por lo general iniciamos este ejercicio haciendo referencia al calendario chino, para resaltar que las proyecciones económicas y hacer predicciones mediante el horóscopo, sea el que sea, horóscopo chino o grecorromano, son igual de válidas. Es decir, aún y cuando en la economía se utilizan sofisticados métodos econométricos, al final el pronóstico no deja de ser un esfuerzo subjetivo, requiere de la formulación de escenarios que se integran por supuestos. Es un arte más que una cuestión científica.

El comportamiento humano o el de una sociedad, se puede teorizar y modelar, pero hasta ahora es imposible predecirlo con exactitud. Ni siquiera con la inteligencia artificial. Lo que cuenta es el récord de bateo de quien pronostica. A continuación enunciamos nuestras principales predicciones.

La economía mundial pudiera crecer en el 2024 a una tasa del 2.7 por ciento anual, lo que implica una ligera desaceleración respecto del crecimiento esperado para el 2023 del 3.0 por ciento.

La inflación global seguirá descendiendo, pero muy lentamente por la persistencia de presiones inflacionarias del lado de la oferta y de la demanda.

La economía de Estados Unidos tendrá un crecimiento del 2.2 por ciento anual, frente a un crecimiento del 2.5 por ciento en el 2023. Es decir, no estamos viendo una recesión para Estados Unidos, a pesar de la política monetaria restrictiva, pero hay que precisar que tampoco vemos un aterrizaje suave, como lo ven la mayoría de los analistas internacionales. La razón principal de esta previsión es la política fiscal superexpansiva que está aplicando el presidente Biden buscando su reelección. En nuestra visión la recesión, pudiera acontecer en el 2025, por un ajuste fiscal que tendrá que realizar el gobierno y el Congreso norteamericano.

La economía de la Zona Euro se mantendrá en zona cuasi recesiva en el 2024. Prevemos una ligera mejoría en el crecimiento de la región del euro, creciendo al 1.0 por ciento anual respecto al 0.6 por ciento anual del año 2023.

Para la economía de China esperamos un crecimiento del 4.7 por ciento anual luego de crecer al 5.4 por ciento en el 2023. La combinación de los problemas del sector inmobiliario y las restricciones crecientes del comercio con Estados Unidos, lo que también implica un menor flujo de inversión, darán como resultado una desaceleración en la actividad productiva de China.

En Japón prevemos un crecimiento menor (1.6 por ciento anual) al del 2023 (2.0 por ciento anual) como resultado de la menor actividad económica de la región particularmente de China, India y Corea del Sur.

Para la economía India estamos pronosticando un crecimiento del 4.9 por ciento anual vs. 7.0 por ciento en el 2023. La economía de India se ha destacado por ser una de las más dinámicas de los últimos años, pero el menor flujo de inversión y la menor actividad económica de China van a incidir en una ligera desaceleración para el 2024.

En la región de Latinoamérica estamos previendo un crecimiento del 1.5 por ciento vs. 2.1 por ciento del 2023. Destaca una posible aceleración de la economía argentina, ante la apertura económica que pretende realizar el presidente electo Milei, mientras que se prevé una importante desaceleración de Brasil por la menor actividad económica en China y en Europa.

En cuanto a la política monetaria prevemos que la Reserva Federal mantenga la tasa de referencia y lleve la tasa terminal al 5.75 por ciento anual y la mantenga así a lo largo del 2024. La política fiscal superexpansiva del presidente Biden, las restricciones en la oferta por la guerra de Rusia y Ucrania, y en la producción de hidrocarburos por parte de la OPEP+ hacen difícil que la Reserva Federal pueda flexibilizar su política monetaria.

Por lo que respecta a los mercados financieros en general, se prevé un dólar que podría tender a debilitarse sobre todo en el segundo semestre, lo mismo que los mercados accionarios y los mercados de bonos anticipándose a una menor actividad económica.

El autor es presidente de Bursamétrica.

COLUMNAS ANTERIORES

El índice Nikkei de Japón recupera su valor después de 35 años del ‘crack’ nipón
Aparecen algunas señales de desaceleración

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.