Perspectiva Bursamétrica

La economía mexicana presenta un frenón para el último bimestre del 2022

El problema es hacia el 2023 con una recesión en EEUU en donde México puede sufrir una recesión magnificada a pesar de la afluencia de inversión externa por el nearshoring.

Este 23 de diciembre INEGI nos revelará los datos del IGAE de octubre, en donde Bursamétrica estima una variación del +5.3% real anual con el indicador IBAM y el INEGI estimó +5.0% en su indicador IOAE.

Sin embargo, la economía parece presentar un frenón para el cierre del año. Nuestro Indicador IBEM nos arroja una variación de 1.4% real anual, a pesar de que seguimos beneficiándonos de la fuerte demanda norteamericana, de las remesas familiares y de que en noviembre se tuvo la campaña de El Buen Fin.

Favorecieron al indicador los siguientes factores:

• El indicador IMEF manufacturero mejoró en noviembre a 50.50 unidades respecto a los 50.10 puntos registrados en octubre.

• El indicador IMEF no manufacturero mejoró en noviembre a 53.40 unidades desde 51.80 puntos de octubre.

• El Índice Mexicano de Confianza Económica (IMCP/Bursamétrica) en su subíndice de la Percepción de la situación a futuro subió de 77.04 unidades en octubre a 79.91 en noviembre.

• La producción automotriz creció en noviembre 11.87% anual, mientras que en octubre creció 8.03% anual.

Los factores que afectaron al indicador fueron:

• Las exportaciones automotrices decrecieron 3.83% anual en noviembre, mientras que en octubre subieron 19.32% y en septiembre en +33.03% anual.

• El número de trabajadores afiliados al IMSS subió en noviembre 3.75% anual, mientras que en octubre aumentó 4.09% anual, con 101 mil nuevas plazas creadas en un solo mes, menos que los 175 mil puestos de octubre.

• El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores había bajado en -4.33% en los últimos 12 meses hasta octubre, mientras que en noviembre subió 1.26% anual, aumentando 4.38% en el último mes y 4.81% en el último bimestre.

• El precio de la Mezcla mexicana de exportación de petróleo en pesos, disminuyó 9.00% anual en noviembre, mientras que en octubre subía 2.50% anual.

• Las ventas domésticas de autos aumentaron 15.38% anual en noviembre; mientras que en octubre aumentaron 18.87% anual.

• Las ventas de las cadenas comerciales afiliadas a la ANTAD a tiendas comparables decrecieron 1.6% real anual vs. un alza de 3.4% real anual de octubre.

• El Indicador Mexicano de Confianza Económica del Instituto Mexicano de Contadores Públicos / Bursamétrica en su componente de la percepción actual se ubicó en 64.93 puntos desde los 68.16 puntos de octubre.

• El Indicador ISM de la manufactura norteamericana bajó en noviembre a 49.00 unidades, desde 50.20 de octubre. Debajo de 50 unidades implica contracción.

• La producción industrial bajó 0.2% en noviembre luego de retroceder 0.1% en octubre. En noviembre la manufactura disminuyó 0.6% luego de aumentar 0.3% en octubre, para anotar su primera baja en cinco meses. La minería se redujo 0.7%, como en el mes anterior, sumando dos bajas en los últimos tres meses. Los declives en la manufactura y la minería no alcanzaron a ser compensados por un repunte de 3.6% en los servicios que siguió tres meses de caídas. De resultar acertada esta estimación, el PIB de México observaría un incremento en el cuarto trimestre del 3.2% anual y el PIB para todo el año 2022 lo estamos estimando en un crecimiento del 2.7% anual.

El problema es hacia el 2023 con una recesión en EEUU en donde México puede sufrir una recesión magnificada a pesar de la afluencia de inversión externa por el nearshoring. La oferta de parques industriales que podemos ofrecer es muy limitada ante la falta de suministro de energía eléctrica y de agua.

Nuestros motores del exterior, que son las exportaciones manufactureras y del campo, el flujo de remesas familiares, el turismo y los flujos de inversión se van a contraer, con lo que la actividad económica puede sufrir ante una política monetaria restrictiva por parte de la Reserva Federal y el Banco de México en un entorno de muy elevada inflación ante choques de oferta y de demanda.

La pregunta es: ¿Qué estamos haciendo para prepararnos para este escenario? Y también podemos cuestionar si ¿El presupuesto de ingresos y egresos ya autorizado por el Congreso podrá cumplir sus metas de resultado fiscal? La crisis de confianza se está agudizando con los cambios a las leyes secundarias en materia de elecciones, así como con la posibilidad de que tengamos que afrontar sanciones en los paneles del T-MEC en materia de energía y del maíz transgénico.

Que tengan una muy Feliz Navidad llena de salud y bendiciones para ustedes y todos los suyos.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Estamos haciendo lo correcto para aprovechar el ‘nearshoring’?
El índice Nikkei de Japón recupera su valor después de 35 años del ‘crack’ nipón

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.