Coordenadas

Tranquilo, el dólar no se va a disparar

Eso no significa necesariamente un tipo de cambio frente al dólar inferior a 20 pesos, pero sí uno que oscile en un rango de 20 a 20.50.

El tema de esta semana ha sido el tipo de cambio.

En este espacio hemos comentado en varias ocasiones que la perspectiva es que en este año se mantenga una cotización del peso frente al dólar relativamente estable.

Si ese es el panorama, entonces, ¿cómo diablos puede explicarse que ayer el tipo de cambio Fix, que establece el Banco de México como referencia, quedara en 20.85? ¿No será que ahora sí estamos en un proceso de alzas de la paridad que van a dejar el dólar mucho más arriba de los niveles que tiene actualmente?

Sigo pensando que la perspectiva de este año será de relativa estabilidad. Obviamente eso no implica que dejen de presentarse episodios de volatilidad. Estamos en uno, y van a producirse otros.

Permítame argumentar.

El origen del alza del tipo de cambio deriva básicamente del alza de las tasas de los bonos en EU.

Los bonos del Tesoro en EU a un plazo de 10 años cerraron ayer a una tasa de 1.51 por ciento. Habían terminado enero en 1.06 por ciento. Haga la división, se trató de un incremento de 42 por ciento prácticamente en un mes.

Existe, sin duda, el temor de que la inflación repunte. El dato de los precios al consumidor para enero fue de 1.37 por ciento. Y pronto veremos febrero. No descarte otra alza y mayores presiones sobre los bonos y el tipo de cambio.

Pero, estamos lejos de una normalidad económica. Las solicitudes de apoyo por desempleo en EU fueron de 730 mil personas la última semana. Hubo una reducción de 110 mil respecto a la semana previa. Pero están 430 mil por arriba de la semana anterior a la pandemia. La tasa de desempleo en enero fue de 6.3 por ciento. Un año antes era de 3.5 por ciento.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, declaró esta semana que la situación económica estaba lejos de la normalidad y que las políticas monetarias laxas seguirían por un buen tiempo.

Como a veces ocurre, el mercado tiene sus dudas. Por eso el alza en las tasas y por eso un dólar más fuerte, que significa un peso más débil.

No es inusual. Los mercados sobrerreaccionan con relativa frecuencia. Luego rectifican.

Cuando se ven los indicadores de la economía real de Estados Unidos nos damos cuenta de que estamos lejos de los niveles previos a la pandemia. Falta mucho para llegar a ellos. Los más optimistas suponen que hacia el fin del año.

Lo que tenemos es un 'chipote' en el comportamiento de las variables. No es claro si en el plazo de días, de una semana o de cuatro, se tranquilizará el ambiente.

Pero verá usted que, al paso del tiempo, las aguas regresarán a su cauce.

Eso no significa necesariamente un tipo de cambio frente al dólar inferior a los 20 pesos. Pero sí, uno que oscile en un rango de 20 a 20.50, luego de que vuelva la calma.

Sí, vea con atención los indicadores antes de tomar decisiones y no crea que comenzó el desastre financiero.

¿Qué intereses tocó el auditor?

Por lo menos es de llamar la atención que tengan opiniones coincidentes algunos de los más duros críticos de la 4T y el presidente López Obrador. No recuerdo que hubiera ocurrido antes.

De los dos lados le quieren cortar la cabeza al titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), David Colmenares. Unos, porque presuntamente 'se dobló' ante AMLO y el otro porque supone que deliberadamente dio argumentos a sus opositores para que lo golpearan. Obviamente, no pueden ser ciertas las dos cosas al mismo tiempo.

Por simple lógica deberíamos preguntarnos el porqué de tan singular coincidencia.

¿Será que se piensa que, si en el primer año se descubrió tanta mugre, va a aparecer mucho más en el futuro y más vale deshacerse de alguien que no es un incondicional?

¿Y será porque el error cometido dio una oportunidad inigualable a algunos de tomar venganza por haber impedido que siguieran negocios que se hacían en el pasado?

Son simples especulaciones frente a una coincidencia que a primera vista no pareciera tener ninguna lógica.

COLUMNAS ANTERIORES

La inútil y sospechosa reforma de hidrocarburos
México se va a quedar rezagado

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.