menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Tendremos el lunes el banderazo… de la crisis?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Tendremos el lunes el banderazo… de la crisis?

24/10/2018

Mañana comienza la consulta que, de acuerdo con todos los compromisos de AMLO y su equipo, determinará el futuro del proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Ayer, El Financiero publicó la cuarta encuesta telefónica nacional en la que, a la pregunta de si prefiere que el proyecto siga en Texcoco o se desarrolle en Santa Lucía, hay una opinión claramente mayoritaria a favor de Texcoco.

Sin embargo, el resultado se invierte si en lugar de la pregunta simple se verbaliza tal y como aparecerá en las boletas que se usarán en la consulta.

Incluso, si además se filtra el resultado considerando exclusivamente a los que probablemente van a acudir a las mesas de votación, la ventaja se amplía a un margen de 63 a favor de Santa Lucía contra 33 por Texcoco.

Es decir, el escenario más probable es que el domingo por la noche se anuncie la cancelación del proyecto en Texcoco.

Creo que incluso, la diferencia será mucho mayor a Santa Lucía. Se trata de un evento político y no de una encuesta que pulse la opinión. Y hay evidencias claras y contundentes de la capacidad de movilización de Morena, que asegurará el triunfo de su opción preferente, que es Santa Lucía.

Los analistas de Citibanamex ya acuñaron un término para caracterizar la posible resolución de la cancelación: “el error de octubre”.

Nadie sabe con exactitud cuál será el impacto en los mercados de esa resolución, pero hay consenso respecto al hecho de que sin duda habría impacto.

De hecho, ya lo hay. El precio de los bonos colocados por el Grupo Aeroportuario de la CDMX, ya perdió. El que tiene un plazo de 28 años a partir de ahora cayó en 8.5 por ciento tan sólo en este mes.

El tipo de cambio del peso frente al dólar cayó en 3 por ciento, siendo una de las caídas más significativas entre las monedas de los mercados emergentes, sólo detrás del peso colombiano y chileno.

AMLO y su equipo tienen la impresión de que se está sobreestimando el efecto que una probable cancelación de Texcoco tendría en los mercados.

Suponen que los contratos serían ‘portátiles’ y trasladables a Santa Lucía. Alguna vez lo dijo López Obrador: “Para eso es la política”.

Las circunstancias, en la realidad, indican que la posibilidad de esa portabilidad son más que limitadas. Y los litigios que derivarían de esa decisión marcarían al menos la primera etapa del sexenio de AMLO.

Desde este espacio lo he planteado, e insisto en ello. Hasta ahora no se ha tomado ninguna decisión.

AMLO no va a ser poder actuante hasta el 1 de diciembre. En este lapso, hay posibilidades de rectificar.

Puede decirse que va Santa Lucía, pero que se va a reconsiderar Texcoco, en caso de que no haya impacto presupuestal.

En fin, como dice el adagio, la esperanza es lo último que muere y todavía creo que haya oportunidad de la reconsideración.

Son demasiado graves las consecuencias, no las que imagina el presidente electo, como para no reconsiderar y dejar que a partir del lunes próximo nos precipitemos a una crisis que hasta ahora se ha evitado.

¿Se podrá?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.