Se ve más despejado el 2019
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Se ve más despejado el 2019

COMPARTIR

···
menu-trigger

Se ve más despejado el 2019

21/12/2018

Poco a poco se van despejando las incógnitas económicas y está más clara –en la medida que esto puede ser posible en un mundo tan complejo– la perspectiva del 2019.

Algunos pensaban que la aprobación de la Ley de Ingresos, con 23 mil millones adicionales a los estimados por Hacienda, podría haber generado inquietud en los mercados.

La realidad es que no fue así, porque se percibía que las estimaciones de recaudación de ISR e IVA eran conservadoras.

En el caso del ISR, el crecimiento era de 1.3 por ciento en términos reales, con relación al estimado de 2018. Ahora deberá ser de 2.2 por ciento.

En cuanto al IVA, la previsión era de un alza de 2.3 por ciento. La corrección implica alcanzar un aumento de 2.9 por ciento.

No es inusual que la Ley de Ingresos subestime la recaudación. Para no ir muy lejos, este año, la Ley aprobada se quedó corta y el ISR será 5.4 por ciento superior a la previsión. En el caso del IVA esa diferencia será de 6.2 por ciento.

¿Y qué pasará en la frontera donde bajan las tasas de estos impuestos? Se sabe que las estimaciones de la administración anterior implicaban una pérdida de 120 mil millones de pesos con la reducción que se anticipa, pero en la estimación oficial presentada, la cifra es de alrededor de 40 mil millones.

La fórmula para reducir el impacto será a través de poner un conjunto de candados para evitar que este beneficio llegue de golpe e impedir que el mero traslado de domicilio fiscal en la franja fronteriza sea garantía de estas reducciones.

Habrá cierta decepción en la frontera cuando salga el decreto de reducción, pero se evitará que el costo fiscal se vuelva inmanejable.

Igualmente, se ha apagado el foco rojo político que implicaba un recorte presupuestal en las universidades públicas, lo que anticipa que, más allá de los jaloneos inevitables que habrá en la Cámara de Diputados, tendremos un Presupuesto quizás antes del 24, que pase sin sobresaltos.

El otro factor que ya se despejó fue el de los bonos del Grupo Aeroportuario de la CDMX.

Los acuerdos alcanzados permiten pensar en un escenario en el que se pueden modificar los contratos y evitar que la suspensión de la construcción de Texcoco detone un ‘evento de incumplimiento’.

Igualmente, el prepago que hoy se hace por los bonos generará un desapalancamiento que va a permitir que los bonos que sigan en el mercado sean atractivos para los inversionistas.

Obviamente habrá un costo financiero en esa operación, pero no se compara en nada con el costo efectivo y reputacional de los litigios que hubieran desatado los llamados ‘fondos buitre’.

El panorama de mayor certeza se reflejó en el tipo de cambio del peso frente al dólar el día de ayer, que llegó a su nivel más bajo desde que AMLO está en el gobierno y se cotizaba en alrededor de 19.90 pesos ayer tras conocerse el incremento de un cuarto de punto en las tasas, que fue decidido por el Banxico y que ya estaba descontado por el mercado.

El 2019 no va a ser un año de jauja en lo económico, pero poco a poco parece observarse un horizonte más estable que quita incertidumbre y ofrece más oportunidad para que puedan crecer las inversiones.

Paréntesis

Por vacaciones de su autor, esta columna volverá a publicarse el lunes 7 de enero. ¡Felices fiestas!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.