¿Quiénes quieren una catástrofe para AMLO?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Quiénes quieren una catástrofe para AMLO?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Quiénes quieren una catástrofe para AMLO?

12/12/2018
Actualización 12/12/2018 - 8:19

Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México, es un personaje polémico, y que genera posiciones encontradas.

Entre quienes son sus adversarios, hay el deseo de que pronto tengamos una crisis financiera que ponga en jaque al gobierno.

“Si la crisis va a estallar en cualquier momento, más vale que sea pronto y que el gobierno de AMLO lo resienta; que se caiga o que vea muy restringidos sus márgenes de maniobra”, algunos dicen.

Es una visión que circula cada vez más en algunos medios empresariales y financieros.

AMLO polariza. No es sorpresa.

Lo que me sorprende es que la visión de ciertos personajes normalmente racionales ahora sea el deseo de que pronto surja una catástrofe que sacuda al gobierno de López Obrador. Mínimo como pasó con Zedillo.

Hace un par de días le comenté que si la oferta de recompra de los bonos emitidos por el Grupo Aeroportuario de la CDMX no prosperaba, pues simplemente se hacía otra.

Y eso no iba a implicar ningún problema mayor. Algunos casi se suicidaban por el rechazo a la oferta inicial.

Trascendió ayer que la Secretaría de Hacienda modificó los términos de la recompra para hacerlos más atractivos a los inversionistas.

A pesar de que hace un par de días se expresó el rechazo de un mayor grupo de inversionistas a la oferta inicial, el precio del bono no cayó. Ese hecho ya estaba descontado.

Y ayer en la tarde, en cuanto se supo de que habría una nueva oferta, el precio de bono subió casi 3 por ciento.

Ni el tema del Nuevo Aeropuerto ni el Paquete Económico 2019 que habrá de presentarse a más tardar el sábado crearán crisis.

Pero los que quieren que este gobierno reviente van a seguir buscando un día sí y otro también, los detonadores de la nueva debacle.

Comenzaron diciendo que el resultado electoral pondría el dólar en las nubes; luego habrían de ser los lineamientos de la política económica o el aeropuerto o el presupuesto… y súmele usted.

Si el deseo es que el gobierno de AMLO tenga una crisis, cualquier tema será bueno.

Algunos, más allá de las diferencias que tengamos con la estrategia económica de AMLO –muchas, por cierto–, pensamos que lo mejor es que se mantenga la estabilidad financiera y que la estrategia tenga una oportunidad.

Quienes desean que este gobierno se hunda y que pronto entremos en crisis, suponen que es mejor que en unos cuantos meses el país se debata en un desastre financiero.

Que pronto las calificadoras nos bajen la nota; que el dólar se dispare incontrolablemente; que las tasas se vayan para arriba; que el empleo se desplome; que la inversión cese; que la inflación repunte. Que el descontento llegue a las calles.

Total, todo lo que le pueda ir mal a AMLO –dicen– va a ser bueno para México.

Son aún pocos, en el sector privado y entre los inversionistas, que piensan de esta manera, pero los hay.

Habrá que enfrentarlos.

Algunos pensamos que, independientemente de que AMLO esté en el gobierno, lo mejor para el país es que no tengamos crisis y que la economía crezca con estabilidad, independientemente de cuál sea la implicación de este hecho para las fuerzas políticas.

Pero creo que la mínima cordura, si todavía queda alguna en el polarizado país que tenemos, es que las cosas vayan mejor en lo económico.

¿O será que la cuarta transformación nos está transformado la racionalidad a todos?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.