No nos crea, piense por usted mismo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No nos crea, piense por usted mismo

COMPARTIR

···
menu-trigger

No nos crea, piense por usted mismo

28/08/2020
Actualización 28/08/2020 - 8:20

No nos crea. Evalúe y analice, y fórmese su propio criterio en lugar de asumir como buenos los datos que sustenten sus creencias.

Hay un dicho que afirma que el mundo se ve del color del cristal con el que se mira.

También podemos decir que se ve de acuerdo con la estadística que se use, de “los otros datos” que se construyan.

El 31 de julio, escribía en este espacio sobre ese tema. Lo actualizo y amplío.

1.- ¿De verdad ya vamos saliendo de la crisis?

Si usted ve las cifras que esta semana dio a conocer el Inegi y observa solamente las variaciones anuales, entonces estamos lejos de eso. Supimos que la caída del PIB en el segundo trimestre fue de 18.7 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

Pero, si en lugar de ver la cifra de todo el trimestre, vemos exclusivamente la correspondiente al Indicador Global de Actividad Económica de junio, entonces resulta que el crecimiento de la economía respecto a mayo fue de 8.9 por ciento.

Los dos datos son correctos. Si quiere argumentar que vamos muy mal, tome la comparación anual del PIB. Si quiere decir que lo peor ya pasó y vamos para arriba, entonces use la comparación mensual.

Le agrego otro dato. Ayer se dio a conocer que las exportaciones del país cayeron 8.9 por ciento en julio respecto al mismo mes de 2019. Parece evidencia indiscutible de una fuerte caída. Pero resulta que, si la comparación la hacemos contra junio, hay un crecimiento de 9.8 por ciento. Aún más, si comparamos el dato de julio con el de mayo, el crecimiento es de 92.9 por ciento.

2.- ¿Es nuestro país uno de los que tienen más fallecidos debido a la pandemia?

Si sólo cuenta el número total de muertos, estamos en la posición número tres en el mundo, únicamente detrás de Estados Unidos y Brasil.

Pero, si consideramos el número de casos, ponderado sobre la población total, la posición de nuestro país es la número 12.

Desde luego que estamos considerando las cifras oficiales, no las estimaciones derivadas del análisis del Registro Civil.

Los dos datos son aceptados internacionalmente. Si se quiere argumentar que México no ha sido de los más afectados por la pandemia, hay manera de hacerlo. Si se quiere sustentar que sólo estamos atrás de Estados Unidos y Brasil, también.

3.- ¿Hemos perdido millones de empleos como resultado de la crisis económica?

Si se toman en cuenta las estadísticas del empleo formal registrado en el IMSS, la pérdida neta desde marzo es de 1 millón 117 mil 584 puestos de trabajo. Si se consideran los últimos doce meses, el dato es de 889 mil 427. Esa estadística es la que siempre va a citar el gobierno como el saldo del empleo en esta crisis.

Pero, si se quiere demostrar que el impacto ha sido mucho mayor, hay que ir a la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo del Inegi. Aunque en junio reingresaron muchos al mercado laboral, la Población Económicamente Activa bajó en 6.3 millones de personas respecto a la cifra de marzo.

Así que, según la fuente que se use, se puede hablar de poco más de 1 millón o de 6 millones de empleos perdidos.

4.- ¿Cuánta popularidad ha perdido el presidente López Obrador?

Todo depende contra qué comparemos el 58 por ciento de aprobación que tiene. Si, por ejemplo, la observación de julio –la más reciente que tenemos en El Financiero– se compara contra la de junio, hay un alza de 2 puntos. Si la comparamos contra el nivel que tenía Peña hace seis años, que estaba ligeramente arriba de 50 por ciento, también sale arriba.

Pero si se quiere demostrar que va para abajo, entonces hay que contrastarla con el dato de febrero de 2019, cuando estaba en 83 por ciento.

La conclusión, estimado lector, es que no nos crea. No asuma la estadística que se le presenta sólo porque confirma sus creencias.

Y esté abierto a considerar otras ópticas. Al país le haría mucho bien.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.