menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No le haga mucho caso a los pronósticos económicos

COMPARTIR

···
menu-trigger

No le haga mucho caso a los pronósticos económicos

30/03/2020
Actualización 30/03/2020 - 7:56

Pronosticar hoy cuál será el desempeño de las variables económicas más importantes este año es casi lo mismo que jugar a la ruleta. Hay muchísimos elementos inciertos y por eso hay diferencias tan grandes en las previsiones. Veamos.

1.- ¿De qué tamaño será la caída de la economía mexicana en 2020?

Los pronósticos van desde reducciones de 2 por ciento en el PIB hasta el desastre pronosticado por JPMorgan con un retroceso de 7 por ciento, una diferencia de cinco puntos porcentuales. Apenas en los siguientes días podremos empezar a dimensionar, con algunas variables del mes de marzo, el primer impacto de la reducción de las actividades productivas, comerciales y laborales.

Si necesita hacer usted algún tipo de planeación que suponga hacer estimaciones, vaya adaptándola casi día con día.

2.- ¿Hasta dónde podría llegar el tipo de cambio o a qué nivel podría regresar?

Esta es otra pregunta frecuente. Es imposible saberlo. Lo que observamos en las semanas recientes es que hubo una aversión al riesgo a nivel global que condujo a la venta de activos en pesos y por lo mismo a una depreciación de nuestra moneda. No sabemos si vaya a haber en los próximos meses nuevas oleadas de aversión al riesgo que podrían depreciar aún más nuestro peso.

Pero tampoco conocemos a ciencia cierta cómo vayan a funcionar los programas de rescate que los países desarrollados han puesto en operación, lo que podría producir una reducción de los niveles de riesgo y con ello no sería imposible que viéramos una recuperación de nuestra moneda. ¿A cuánto? Nadie sabe.

3.- ¿Diseñará el gobierno mexicano un programa de rescate económico amplio?

Si la actitud adoptada el viernes pasado por el presidente López Obrador cuando recomendó a la gente permanecer en sus casas refleja que el primer mandatario finalmente está escuchando las recomendaciones de los expertos, podría pensarse que eso también puede pasar en el ámbito económico.

En esta columna le hemos dicho insistentemente que se requiere un paquete fiscal agresivo que permita que la capacidad de compra de la economía no se desplome y esto puede darse principalmente a través del crecimiento del gasto público, pero ante una situación de estancamiento, la única manera de conseguirlo es a través de endeudarse.

Si el presidente asume que esta condición es necesaria en esta emergencia, podríamos tener un paquete importante como se ha diseñado en otros países a la vuelta de las siguientes dos o tres semanas. Pero si seguimos solo con parchecitos bajo la premisa de que ya no se rescatará a los grandes, entonces vamos a tener un año más duro de lo que imaginamos.

4.- ¿Qué va a pasar con el empleo?

Una crisis rápida podría conducir a niveles de desempleo que no se disparen en exceso debido a que las empresas podrían retener a sus trabajadores en la perspectiva de necesitarlos en el corto plazo.

Sin embargo, considere que si la crisis se extiende por tres meses o más, prácticamente no habrá empresas que puedan mantener su plantilla y entonces sí veríamos incrementos elevados en los niveles de desempleo y una reducción muy fuerte de la ocupación informal, que no va a encontrar su mercado usual.

Vivimos circunstancias que jamás habíamos vivido. La conjunción de la crisis de salud y la crisis económica al mismo tiempo que una recesión global van a producir resultados de los que aún no tenemos mucha idea.

¿Qué deben hacer las empresas y las personas para sobrevivir en este complejo e incierto entorno? Es algo de lo que le hablaremos en una siguiente entrega.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.