Coordenadas

¿Llegará el ‘exceso de mortalidad’ al medio millón?

No sabemos a ciencia cierta cuál va a ser la trayectoria de contagios y muertes en los próximos meses; lo que sí sabemos es que el proceso de vacunación ha sido lento.

El Inegi aportó el día de ayer su trabajo imparcial y profesional para ayudarnos a dimensionar el drama que está significando la pandemia en México.

Refirió el instituto presidido por Julio Santaella que en los primeros ocho meses de 2020 hubo en México 683 mil 823 fallecidos.

La cifra de 2019, para ese mismo periodo, fue de 499 mil 784, y había crecido en 4 por ciento respecto al año previo. Si en 2020 se hubiera mantenido la tendencia, los fallecidos habrían sido 519 mil 775.

El cálculo del Inegi, considerando el promedio desde 2012, lleva el porcentaje adicional de fallecidos a 37.9 por ciento.

El exceso de mortalidad en este año tiene como única explicación relevante la presencia de la pandemia.

Las muertes pueden ser derivadas directamente del Covid-19 o bien, pueden ser resultado indirecto de éste.

Ha sido cada vez más frecuente que personas aquejadas de diversos padecimientos hayan sido desatendidas por la concentración de recursos para la pandemia. O bien, que los pacientes, ante la situación crítica del sistema hospitalario, opten por no acudir a los servicios de salud.

La propia Secretaría de Salud elabora un informe relativo al 'exceso de mortalidad' en el país. Los datos de las primeras 50 semanas de 2020 señalan 954 mil 517 defunciones y estiman el margen excedente respecto al número esperado de fallecidos en 271 mil 867.

En esa fecha, el número de fallecidos confirmados por Covid-19 era de 113 mil 704.

Sobre ese cálculo, hay que aplicar un factor de 1.7 a la cifra oficial de muertos por Covid para llegar al número real de fallecidos 'en exceso'. Insisto, no necesariamente todos por Covid-19, pero sí en el contexto de la pandemia.

Aun si no hubiera existido más 'exceso de mortalidad' desde entonces, podríamos hablar en este momento de 261 mil fallecidos reales en exceso, desde que comenzó la pandemia, aplicando ese factor a la cifra que ayer se dio a conocer y que corresponde a 153 mil 639 fallecidos confirmados por Covid.

Una cifra adicional que no tenemos clara en México, pues no se publica de manera regular, es el número acumulado de hospitalizados o de quienes han estado seriamente enfermos en su propia casa a lo largo de toda la pandemia, pero probablemente sea equivalente a varias veces el número de fallecidos.

El cuadro completo, si lo tuviéramos, nos reflejaría seguramente que hay más de 1 millón de personas que han sido víctimas, sean que hayan fallecido o que hayan enfermado seriamente, no meros contagios, que ayer llegaron a 1.8 millones.

Una encuesta publicada por El Financiero esta semana muestra que, hacia la tercera semana de enero, 55 por ciento de los entrevistados en la Ciudad de México conocía a alguien que había fallecido por Covid-19.

Haga usted mismo el ejercicio. ¿Conocía a alguien? O incluso más allá, ¿conocía a alguien que haya fallecido en el contexto de la pandemia, haya sido oficialmente por Covid o no?

Si pregunta, se va a sorprender del porcentaje tan alto que va a encontrar.

El 2020 va a ser conocido en los anales de la historia no solo como el año de la pandemia, sino como el año de la gran mortandad en México.

El deseo que todos tenemos es que 2021 sea diferente.

Pero, paradójicamente, quizás esté por venir todavía la peor etapa de la pandemia.

No sabemos a ciencia cierta cuál va a ser la trayectoria de contagios y muertes en las siguientes semanas o en los próximos meses.

Lo que sí sabemos con certeza es que el proceso de vacunación ha sido lento y así lo será por lo menos durante los primeros dos meses del año.

Y también observamos que la presión por el retorno a la movilidad será cada día mayor.

Ojalá me equivoque, pero no sería nada raro que, al paso de los meses, cuando se compile de modo más amplio la información, veamos una cifra cercana al medio millón de personas fallecidas si se calcula el 'exceso de mortalidad'.

COLUMNAS ANTERIORES

El esperado ‘efecto Iberdrola’
Claudia, Xóchitl, ¿cómo ven que su vecino será Trump?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.