¿Llegamos al pico de la pandemia finalmente?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Llegamos al pico de la pandemia finalmente?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Llegamos al pico de la pandemia finalmente?

13/08/2020
Actualización 13/08/2020 - 9:13

Hay indicios de que tres meses después de las previsiones oficiales, pareciera que ahora sí llegamos al pico (por lo menos el primero) de la pandemia de Covid-19.

Si observamos la trayectoria de los promedios móviles de siete días de los nuevos contagios diarios que son reportados por la Secretaría de Salud, se percibe ya una ligera tendencia descendente.

La cifra actual de ese promedio es de 6 mil 40 nuevos contagios por día. El pasado 2 de agosto llegamos al nivel más elevado que se tiene registrado hasta ahora, con 7 mil 23 casos para ese promedio.

Hay que advertir que siempre existe la posibilidad de que el subregistro de casos esté quitando precisión a las cifras que se dan a conocer y de modo más específico, que la reducción del número relativo de pruebas aplicadas sea lo que lleve a la reducción del promedio de los casos nuevos por día.

En los últimos siete días se aplicaron 85 mil 820 pruebas, mientras que en la última semana de julio la cifra fue de 94 mil 817.

Quienes defienden que el número de casos diarios, más allá del subregistro, sí refleja las tendencias de la pandemia, señalan que en la medida que en México las pruebas se aplican fundamentalmente a las personas que han desarrollado algún síntoma o que han tenido contacto con quienes han dado positivo, la baja de las pruebas es consecuencia y no causa de la reducción de los nuevos casos.

Quienes piensan que las autoridades pretenden hacer creer que los casos van a la baja, opinan que hacen esto reduciendo el número de pruebas aplicadas, por lo que este factor sería la causa y no la consecuencia de la reducción del número de casos positivos.

Lo que sí es un hecho es que el número de pruebas llegó a su nivel relativamente más elevado hacia la última semana de julio, aproximadamente 10 por cada 100 mil personas. En este momento esa proporción está en ocho por cada 100 mil.

Pongámonos optimistas y consideremos que el registro de nuevos casos diarios sí nos expresa que ha empezado a bajar el ritmo de contagios.

El modelo del IHME de la Universidad de Washington, al que hemos aludido aquí en diversas ocasiones, así lo asume y considera que la tendencia a la baja en el número de casos diarios va a continuar probablemente hasta la tercera semana de septiembre.

Pero, tras la mayor movilidad social que seguramente va a presentarse, con un movimiento de los semáforos hacia naranja y amarillo en la mayoría de los estados, tendremos un nuevo incremento de casos desde finales de septiembre y por el resto del año.

No es algo exclusivo de México. Es un hecho que ya se ha observado en otros países.

Un ejemplo de ello es lo que hoy sucede en España.

Tras el confinamiento, el número de casos nuevos pasó de un máximo de 9 mil 630 el 25 de marzo a un promedio de solo 326 en junio.

Luego de la apertura, el promedio de los 11 primeros días de agosto fue ya de 3 mil 462 nuevos casos por día y con fechas, como el 3 y el 10 de agosto, en que se rebasaron 8 mil por día.

Aunque es diferenciado por región, con problemas muy serios en Cataluña, otra vez hay una amenaza en España, en donde se contabilizan 675 focos activos en todo el país.

En el caso de un incremento de los contagios en México para los meses de octubre y noviembre, como ya le hemos comentado, surge además el riesgo de la llamada sindemia, es decir la coexistencia y sinergia de dos epidemias, la estacional de influenza y la de Covid-19.

Con esta expectativa más nos vale no entusiasmarnos demasiado con el hecho de que probablemente ya hayamos cruzado el pico de esta oleada de la pandemia, pues persiste una gran incertidumbre respecto a lo que pueda suceder en el futuro inmediato.

Y la incertidumbre todavía es muy grande.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.