La vida nos da sorpresas… incluso en la economía
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La vida nos da sorpresas… incluso en la economía

COMPARTIR

···
menu-trigger

La vida nos da sorpresas… incluso en la economía

08/07/2020
Actualización 08/07/2020 - 7:47

La situación económica de México podrá verse en los indicadores de junio en la perspectiva de un vaso medio lleno o del vaso medio vacío. Usted elija.

Ayer, tuvimos un dato que nos ilustra de manera precisa este hecho. La producción de autos en el sexto mes del año subió en casi 11 veces respecto a mayo. Obviamente esto se explica porque en junio reabrieron un buen número de plantas automotrices que estuvieron sin actividad durante mayo.

Las exportaciones de autos igualmente se dispararon respecto al mes anterior y crecieron en 13 veces en relación con las que se habían efectuado en mayo.

Pero podemos también tener la perspectiva del vaso medio vacío. Si comparamos la producción de junio de este año contra la del año pasado entonces el resultado es una caída de casi 30 por ciento. En el caso de las exportaciones el descenso es de casi 39 por ciento.

Este comportamiento lo vamos a observar en múltiples variables económicas cuando tengamos los datos de junio y más aún de julio.

La comparación contra el periodo inmediato va a arrojar crecimiento, incluso un crecimiento espectacular, pues será la diferencia entre casi cero actividad y el reinicio.

Pero si el comparativo se realiza contra el mismo periodo del año anterior, entonces el resultado será negativo y aún en proporción muy importante.

Un ejemplo de ello es la previsión que ayer arrojó la encuesta que hace quincenalmente Citibanamex. El consenso es que en 2020 tendremos una caída del PIB de -9.2 por ciento y otras variables van a resultar incluso más golpeadas.

Pero en las comparaciones mensuales o trimestrales, seguramente buena parte del segundo semestre tendremos alzas.

¿Qué es lo realmente relevante? ¿Cuál es la comparación a la que hay que poner atención?

En realidad no hay un ángulo correcto y otro que no lo sea. La realidad implica las dos caras.

En este espacio le he comentado que es probable que en la mayor parte de indicadores económicos (subrayo 'la mayor parte' porque en algunos casos todavía las cosas van a empeorar) ya hayamos tocado fondo y los niveles absolutos del indicador vayan en ascenso a partir de junio o julio.

Sin embargo, lo que está por verse es la fuerza que tendrá ese ascenso. Allí está el problema.

Por ejemplo, en el caso de la industria automotriz, pasar del nivel de poco más de 20 mil autos producidos en mayo a los 238 mil que se ensamblaron en junio es resultado de echar andar las plantas nuevamente.

Sin embargo, subir la producción de ese nivel a los casi 340 mil que se estaban produciendo el año pasado, va a ser bastante más complicado porque va a depender de la demanda, tanto del mercado estadounidense como del mercado mexicano. Y las perspectivas no son muy buenas.

Igualmente, en este espacio le hemos comentado que la suerte de la economía mexicana en buena medida va a estar ligada a lo que suceda con la economía de Estados Unidos.

No se trata sólo de las grandes industrias exportadoras, como la del automóvil, sino también del sector agropecuario o incluso del comportamiento de las remesas, que incide de modo importante en la economía local.

Si el programa de rescate de la economía estadounidense resulta exitoso, es probable que se empiecen a revisar los pronósticos de la economía de México… pero ahora hacia arriba.

Por ejemplo, algunos de los estimados que asumen una caída de la economía de 9 a 10 por ciento, suponen un descenso de alrededor de 20 por ciento en las remesas y, sorprendentemente, hasta el mes de mayo no se ha presentado dicho retroceso y, en contraste observamos un alza de 10 por ciento.

Estamos en tiempos inciertos y más nos vale reconocer que la realidad puede darnos más sorpresas de las que imaginamos.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.