Coordenadas

EU y China: estamos entre las patas de los caballos

En el primer trimestre de este año las importaciones de EU provenientes de México alcanzaron 15.6% y las de China 13.6%, unos 60 mil mdd anuales de diferencia.

El presidente Biden firmó ayer un decreto por el que aumenta los aranceles a los autos eléctricos procedentes de China de 25 a 100 por ciento.

Súmele otros incrementos en baterías, paneles solares, aluminio, acero, semiconductores y algunos otros productos que, en conjunto, se estima que tendrán un impacto de 18 mil millones de dólares en los costos de las importaciones de China.

La decisión de Biden se da en el contexto de las campañas electorales, pues Trump amenazó con incrementar el arancel a la totalidad de las importaciones chinas a 60 por ciento.

Así que, los candidatos parecen estar compitiendo por quién adopta una actitud más agresiva en contra de China.

Aunque México quisiera ver los toros desde la barrera y simplemente contemplar cómo se pelean en términos comerciales las dos principales potencias económicas del mundo, no podrá hacerlo.

De facto, estamos implicados en esa contienda y podemos ser afectados.

México desplazó a China como el principal proveedor de Estados Unidos.

Uno de los efectos que puede tener esta nueva ola de castigos comerciales a China, es generar aún más espacio a los productos mexicanos.

En el primer trimestre de este año, el porcentaje de las importaciones de EU provenientes de México alcanzó el 15.6 por ciento. En contraste, las de China fueron de 13.6 por ciento.

Como referencia, esos dos puntos de ventaja que tiene México sobre China significan aproximadamente, en términos anuales, 60 mil millones de dólares adicionales de exportaciones.

Una mayor caída de las compras provenientes de China podría implicar una oportunidad adicional para México.

Pero, el asunto es más complejo.

Una de las estrategias de las empresas chinas desde hace un par de años es invertir en México.

Ya hemos discutido anteriormente las dificultades de registro que existen para conocer realmente el volumen de las inversiones chinas en México.

Pero lo que sí podemos saber es que las importaciones provenientes de China en México se han ido para arriba.

En el primer trimestre de 2019 representaban el 18 por ciento del total; en el mismo periodo de este año subieron a 20.5 por ciento.

En contraste, las importaciones provenientes de EU eran el 45.5 por ciento del total hace cinco años y ahora son solo el 41.4 por ciento.

Castigos arancelarios a China y, sobre todo, la promesa de que no permitirán que los productos chinos ingresen “por la puerta de atrás”, es decir, a través de la instalación de plantas en México, pueden conducir a que baje la inversión china en nuestro país.

Es más, ayer, la representante comercial de EU, Katherine Tai, señaló que está hablando con trabajadores e industriales respecto a la posibilidad de aplicar aranceles a productos provenientes de México.

No descarte que el impulso proteccionista que estamos viendo en Estados Unidos, de los dos partidos, pueda afectar a nuestro país.

Y todo esto pasa mucho antes de que llegue el tiempo de la revisión del TMEC.

Imagine cómo se van a poner las cosas cuando ya tengamos encima ese proceso.

Por lo pronto, lo que es un hecho es que la contienda geopolítica de Estados Unidos con China no nos dejará sin afectación.

Y hay que trabajar y calcular adecuadamente cómo responder.

Como le he comentado, espero que las dos candidatas no se llamen a sorpresa cuando se den cuenta de que estamos entre las patas de los caballos.

COLUMNAS ANTERIORES

Si ocurre lo improbable, no nos sorprendamos
La radiografía del freno económico

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.