Coordenadas

El ‘show’ de los otros datos

En ‘el show de los otros datos’ que vimos en la presentación realizada por AMLO en la Convención Bancaria, se volvió a mostrar la capacidad de comunicación del presidente.

El presidente López Obrador no se aguantó las ganas de ironizar frente a los banqueros al acudir a la última Convención de la banca a la que asistirá en calidad de Presidente Constitucional.

Casi al final de su presentación, y como por error, presentó los datos del crecimiento de las utilidades de los bancos, mostrando el fuerte crecimiento que han tenido durante su administración.

Y luego puso otra lámina en la que mostraba la evolución de las utilidades por cada institución.

Pero apenas la puso le pidió a sus asistentes: “quítala, quítala porque los estamos balconeando”, como si no exhibir a bancos, empresas o personas fuera algo que realmente le preocupara.

Evidentemente, el mensaje que AMLO quiso transmitir a los banqueros es que durante su administración les ha ido muy bien.

Desconozco si le informaron a López Obrador que en la pasarela de aspirantes presidenciales, realizada unas horas antes, Xóchitl Gálvez obtuvo las ovaciones más frecuentes y prolongadas.

Pero, informado o no, sabiendo del instinto político del presidente, no dudo que su presentación haya tenido ese hecho en cuenta.

Y claro, los banqueros también son pragmáticos. Aunque en la sala en la que hicieron sus presentaciones las aspirantes y el aspirante a la presidencia, el ‘aplausometro’ fue claramente favorable a Xóchitl, también fue visible que las mayores atenciones de los líderes de la ABM fueron para Claudia Sheinbaum.

Al ser la última reunión del sexenio con los bancos, el presidente les endoso una buena cantidad de estadísticas para sustentar su afirmación de que el saldo económico del sexenio ha sido muy bueno.

El repaso tuvo que ver con temas como empleo, salario, finanzas públicas, tipo de cambio, exportaciones y otros indicadores más. Pero le puso énfasis mayor a la reducción de la pobreza.

El argumento central de López Obrador es que en su sexenio le fue mejor a todos: a los que mejoraron su nivel de vida por efecto de los programas sociales; a los trabajadores que tiene más empleo y salarios reales más elevados, pero también a muchas empresas que han logrado ganar más, y como comentamos, también a los bancos.

¿Qué tan convincente resultó la presentación de AMLO?

No lo suficiente para que la mayoría de los asistentes vayan a cambiar el probable sentido de su voto. Pero sí como para hacerles reflexionar que, respecto a lo que podrían haber esperado hace seis años, les fue muy bien.

Es por eso que en diversos auditorios les resulta complicado a los opositores convencer.

La ventaja que las encuestas dan a Claudia no solo es por el enorme apoyo que le ha dado todo el aparato público sino porque hay saldos económicos que en primera instancia favorecen al gobierno actual y la gente los apoya.

Los argumentos contra ‘los otros datos’ son más complejos de transmitir ya que requieren elaboración, sea porque tienen que hacerse comparativos internacionales o bien análisis de costos de oportunidad o de escenarios contrafactuales, es decir, pensando lo que hubiera podido ocurrir si las decisiones de políticas públicas hubieran sido otras.

En una competencia donde los temas son de ‘brocha gorda’ querer responder con pinceles es irrelevante.

En ‘el show de los otros datos’ que vimos en la presentación realizada por AMLO en la Convención Bancaria, se volvió a mostrar la capacidad de comunicación del presidente.

Quizás el alza de los salarios mínimos tenga costos para las empresas, o la creación de empleos podría haber sido superior, pero los resultados positivos allí están y sirven para apuntalar un proyecto, que por lo pronto pareciera que va a continuar en los próximos años.

Faltan ya solo 42 días para la votación. Ya lo veremos.

COLUMNAS ANTERIORES

Si ocurre lo improbable, no nos sorprendamos
La radiografía del freno económico

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.