Coordenadas

¿Hay chinos disfrazados de mexicanos?

Empresarios norteamericanos señalan que las exportaciones de acero y aluminio de México a EU podrían estar triangulando producción de China.

Hay que prepararnos. Durante todo el proceso electoral, México va a ser objeto de críticas y cuestionamientos de lo más diverso desde Estados Unidos.

Muchas críticas van a provenir de los republicanos, pero otras vendrán incluso de los demócratas o indirectamente de agencias del gobierno norteamericano.

Es claro que habrá dos grandes temas que serán recurrentes.

Uno de ellos es la frontera, y el otro será todo lo relacionado con la seguridad.

Este último tema ya lo estamos viendo con todos los cuestionamientos al presidente López Obrador.

Diversos expertos se han ocupado de ellos, en otros espacios de este diario.

Permítame abordar una vertiente adicional que está surgiendo de manera inopinada. Se trata de un nuevo impulso proteccionista.

El caso más reciente fueron las acusaciones de empresarios norteamericanos, que fueron atendidos por la Oficina Comercial de Estados Unidos (USTR), que señalan que las exportaciones de acero y aluminio de México a Estados Unidos podrían estar triangulando producción de China, que estaría entrando a la Unión Americana sin pagar aranceles, disfrazados de productos mexicanos.

Las agrupaciones de empresas siderúrgicas y de aluminio del país, así como la propia Secretaría de Economía, ya han respondido rechazando tajantemente las imputaciones.

Pero, ayer mismo, la nota principal de la edición norteamericana del Financial Times, se titulaba: “China elude altas tarifas de EU mediante embarques vía México”.

De acuerdo con Xeneta, que es una plataforma que analiza volúmenes y tarifas del comercio internacional, en los primeros nueve meses de 2023 se enviaron de China a México 881 mil contendores de 20 pies, cuando en 2022 la cifra había sido de 689 mil.

Esto refleja un crecimiento de 27.8 por ciento.

El artículo sugiere, pues ninguna fuente hace una acusación expresa, que podría haber una triangulación de las exportaciones chinas, pasando ilegalmente como productos mexicanos, para no pagar aranceles.

Diversas fuentes refieren tanto el crecimiento de las importaciones provenientes de China por parte de México, como el de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos.

El problema con la argumentación es que el TMEC establece con claridad los requisitos que los productos mexicanos deben cumplir para poder ingresar a EU sin pagar arancel.

Por ejemplo, el texto cita el caso de las autopartes exportadas por México y señala que 33 empresas de origen chino exportaron a Estados Unidos 1 mil 100 millones de dólares el año pasado.

Si se beneficiaron del TMEC esas exportaciones, deben haber cumplido las disciplinas que el Tratado estableció.

Pero resulta que Gary Hufbauer, del Instituto Paterson, sugiere que las reglas establecidas han sido superadas por el crecimiento de la manufactura china.

El investigador ha escrito diversos artículos y textos criticando a la USTR por no ser más dura para contener el crecimiento de las exportaciones chinas a Estados Unidos.

Aunque la posición expresada en el artículo del Financial Times no sea la única ni tampoco la dominante entre la industria norteamericana, que se ha beneficiado enormemente del TMEC, sí refleja una corriente que va a crecer en el proceso electoral de nuestros vecinos, y en caso de que ganara Trump la elección de noviembre, seguramente va a adquirir gran fuerza en el próximo gobierno.

El objetivo sería probablemente hacer cambios al TMEC para hacer más restrictiva la entrada al mercado estadounidense cuando el Tratado se revise íntegramente en 2026.

Sé que ya hay empresarios mexicanos muy activos que se están preparando para este entorno.

Qué bueno que no esperen a lo que haga el gobierno, este o el siguiente, sea el que sea.

Esa es la mejor noticia.

COLUMNAS ANTERIORES

Una sorpresa positiva para la economía
La visión de dos candidatas y una gobernadora

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.