Coordenadas

¿Viene la primera baja de tasas en más de tres años?

De seguir la inflación subyacente a la baja, lo más probable es que la tasa objetivo tenga una reducción de un cuarto de punto, la primera desde febrero de 2021.

La gran pregunta que flota en el ambiente financiero desde el día de ayer es si Banco de México bajará su tasa de referencia en su próxima reunión de política monetaria, la cual tendrá lugar el próximo jueves 21 de marzo.

Y, pareciera que la respuesta es que sí, que puede venir.

El día de ayer supimos que la inflación al mes de enero fue de 4.88 por ciento anual.

No hubo sorpresa, la de la primera quincena había alcanzado el 4.90 por ciento, por lo que se esperaba una cifra cercana, tal y como fue.

Tampoco fue sorpresa que el día de ayer la Junta de Gobierno del Banxico no moviera su tasa de referencia, tal y como se preveía.

La percepción del mercado es que será en la próxima reunión del 21 de marzo, cuando la Junta de Gobierno decida bajar en un cuarto de punto su tasa objetivo.

La más reciente encuesta de Citibanamex señala que el 77 por ciento de los 30 expertos consultados consideraron que la reducción de la tasa ocurriría en marzo. Solo cuatro, 13 por ciento, considera que el ajuste sería posterior y el 10 por ciento, pensaba –erróneamente– que la baja se daría desde esta reunión del mes de febrero.

El tono del comunicado en el que se hizo este anuncio no permite confirmar que esa vaya a ser la determinación del Banxico, pero quizás abone en la consideración de que es posible que así suceda.

El texto señala expresamente lo siguiente: “En las siguientes reuniones evaluará (la Junta de Gobierno), en función de la información disponible, la posibilidad de ajustar la tasa de referencia”.

En el comunicado del mes de diciembre, el texto decía lo siguiente: “Considera (la Junta de Gobierno) que, para lograr la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3 por ciento, será necesario mantener la tasa de referencia en su nivel actual por cierto tiempo”.

Es muy claro el cambio de tono del comunicado.

¿Quiere decir lo anterior que es un hecho que venga un recorte el 21 de marzo próximo como estiman la mayoría de los analistas?

No necesariamente.

Hay dos asuntos que tendrán que observarse en las siguientes semanas.

El primero será desde luego el comportamiento de la inflación. Antes del 21 de marzo, habrá dos ocasiones en las que el INEGI reporte cómo va el incremento de los precios.

En el dato dado a conocer ayer, si bien resultó más elevado que el de diciembre para la inflación general, la inflación subyacente bajó de 5.09 por ciento en diciembre a 4.76 por ciento en enero.

La autoridad monetaria ve con especial atención la subyacente, ya que refleja mejor la tendencia inflacionaria de mediano plazo.

Así que, por lo pronto, sí, creo que se acrecienta la probabilidad de que venga un ajuste a la baja de la tasa en marzo.

Pero, el otro tema que también se observará, aunque no sea determinante, será la decisión de la autoridad monetaria norteamericana, la que, a su vez, dependerá de la inflación en Estados Unidos.

Será exactamente en la víspera de la reunión de Banxico, el miércoles 20 de marzo, cuando la Reserva Federal defina si baja o no las tasas.

Pero, creo que con la información disponible hoy podríamos pensar que aun si la Fed no baja las tasas en esa reunión, de seguir la tendencia de la inflación subyacente a la baja, lo más probable es que veamos una reducción de un cuarto de punto en la siguiente reunión, en la primera baja desde febrero de 2021.

Sería muy buena noticia.

COLUMNAS ANTERIORES

Una sorpresa positiva para la economía
La visión de dos candidatas y una gobernadora

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.