Coordenadas

Las lecciones de Milei para Xóchitl

Hay información suficiente a nivel global que señala que hay un incremento en el porcentaje de triunfos de la oposición.

Luego del triunfo de Javier Milei en las elecciones de Argentina, han surgido voces diversas que buscan los paralelos y analogías entre la irrupción del hasta hace poco desconocido candidato y la circunstancia que vivimos en México.

En efecto, hay algunas coincidencias pero también hay muchas diferencias.

Veamos algunas.

1.- Los resultados económicos.

Hay una enorme distancia, entre la situación que vive la economía de Argentina y la condición que tenemos en México.

En este año la economía argentina va a tener una caída del PIB en 2.5 por ciento mientras que en México, es probable que crezca al 3.5 por ciento.

Pero, quizá la mayor de las diferencias tiene que ver con la inflación. El último registro para Argentina es una tasa anual de 142 por ciento, mientras que en México estamos ligeramente arriba del 4 por ciento y con tendencia a la baja.

Esa circunstancia también se aprecia en materia cambiaria donde la moneda argentina ha tenido una impresionante devaluación del orden de 150 por ciento en el último año mientras que nuestro peso se ha fortalecido.

Así que el hartazgo expresado por los argentinos en las urnas por el fatal resultado económico que viven, nada tiene que ver con la situación en México.

2.- La segunda vuelta.

El sistema electoral argentino contempla la segunda vuelta electoral. En esta ocasión obligó a que los opositores al gobierno se unieran en torno a Milei.

En la primera vuelta Milei tuvo 8 millones de votos frente a los 9.8 millones de Massa. Pero Patricia Bullrich obtuvo 6.4 millones y dio su respaldo abierto a Milei. Con ello, en la segunda vuelta, el candidato ganador obtuvo más de 14 millones de votos, lo que bastó para un triunfo holgado.

En el caso de México, si Movimiento Ciudadano realmente postula a Samuel García para la Presidencia, puede ser un factor de dispersión el voto opositor que favorezca a la candidata oficial.

3.- Las encuestas no son definitivas.

La mayor parte de los estudios demoscópicos en Argentina señalaban hasta hace unos cuantos días que el escenario más probable sería el de una competencia cerrada. Algunas daban el triunfo a Massa, y otros una ventaja estrecha para Milei. El resultado de casi 12 puntos a favor de Milei mostró que las encuestas no lograron captar la intención de voto de una parte de la población. Tendrá que analizarse con cuidado cuáles fueron las razones por las que fallaron de nueva cuenta los estudios de opinión pública.

4.- La participación electoral.

En el caso de México ha sido irregular la relación entre la tasa de participación electoral y el triunfo de la oposición.

En las elecciones contemporáneas, es decir, las organizadas por el IFE, o posteriormente el INE, la que tiene el nivel más elevado de participación electoral, la de 1994, con un 77 por ciento, le dio el triunfo al candidato del partido en el poder, Ernesto Zedillo.

Posteriormente hemos tenido tres alternancias con tasas de participación más bajas en aquel año.

Sin embargo, a nivel local sí se ha demostrado que tasas de participación mayores aumentan la posibilidad de que los candidatos opositores obtengan el triunfo.

Existe el consenso de que en las elecciones del próximo año, precisamente una tasa de participación que pudiera estar en el 70 por ciento o más aumentaría las posibilidades de una contienda cerrada o incluso de un triunfo de la candidata opositora.

5.- Los personajes disruptores.

Hay información suficiente a nivel global que señala que hay un incremento en el porcentaje de triunfos de la oposición. Una encuesta de Pew Research en 19 países concluyó que el 65 por ciento piensa que los sistemas políticos no los representan. Por esos, los llamados ‘incumbentes’, es decir, las fuerzas políticas que se encuentran en el gobierno enfrentan desafíos cada vez mayores para mantenerse en el gobierno.

Los personajes disruptores, como Milei, que hace tres años no era nadie en política pueden emerger y convertirse en dominantes.

Veremos si la candidata del frente opositor y sus colaboradores aprenden de lo que pasó el domingo en Argentina.

Lo veremos pronto.

COLUMNAS ANTERIORES

El esperado ‘efecto Iberdrola’
Claudia, Xóchitl, ¿cómo ven que su vecino será Trump?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.