Coordenadas

El árbol y el bosque: México visto de fuera

El CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, subrayó las vastas opciones que ve en México, calificándolo como “la número uno” en la lista de oportunidades de inversión.

En unos cuantos días el presidente López Obrador acudirá a la reunión de la APEC, que se llevará a cabo en San Francisco.

Cualquier viaje que hace el exterior el presidente López Obrador es noticia, pues casi no sale del país.

Pero, en este caso en el que probablemente tendrá, además de la reunión multilateral, encuentros directos con Joe Biden, Justin Trudeau y con el líder chino Xi Jinping, habrá una valoración de la relevancia de México en el escenario internacional.

En la cercanía de esta reunión, resultan relevantes un par de juicios respecto a la visión que se tiene de México desde el exterior.

Uno de ellos corresponde al CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, sin lugar a duda, el banquero más importante del mundo hoy día.

En la entrevista que ayer le hizo Susana Saénz en El Financiero Bloomberg TV, el presidente de JP Morgan señaló, en el contexto de su visita a México, lo siguiente:

“México es un mercado crítico para nosotros. Hemos estado aquí durante 120 años. Si tuviera que elegir un país, este podría ser el número uno en oportunidades”.

El CEO de JP Morgan subrayó las vastas opciones que ve en México, calificándolo como “la número uno” en la lista de oportunidades de inversión. Además, elogió la capacidad empresarial de México, sus universidades, infraestructura y tecnología, subrayando que el país ya posee los elementos clave para el crecimiento económico sostenible.

Uno podría imaginar que si JP Morgan está interesado en hacer negocios en México tiene que hablar bien del país. Ni modo que no.

Pero resulta que no es el único caso.

Ian Bremmer es fundador y presidente de Eurasia, y es uno de los analistas de riesgo geopolítico más influyentes del mundo.

En el informe que todos los lunes manda a sus clientes, de modo inusual, habló de México hace un par de días.

Nuestro país casi nunca aparece en los mapas de riesgo.

Haciendo un juicio sobre México, Bremmer señala lo siguiente:

“La perspectiva básica es obviamente positiva: una economía importante integrada fuertemente a Norteamérica y al TMEC, y la principal beneficiaria de la creciente tendencia del nearshoring, atrayendo nuevas inversiones y encabezando la relación comercial con Estados Unidos. Pero, las cosas pueden ser mejores. Dos puntos aquí. El primero es que la favorita para convertirse en la nueva presidenta, Claudia Sheinbaum, tiene el soporte de la gran popularidad de AMLO, pero ella es una dedicada tecnócrata, y previamente una científica en materia climática, con fuertes relaciones con la comunidad de negocios, construidas en su paso como alcalde de la Ciudad de México”.

Bremmer señala que México es un factor de estabilidad en el hemisferio, y compara a nuestro país como una “mini-India”, a partir del rol tan relevante que ha adquirido ese país en el concierto internacional.

Uno puede estar en desacuerdo con Dimon y con Bremmer, pero sus juicios reflejan una visión que se tiene de México desde el exterior.

Los inversionistas extranjeros y quienes los asesoran están lejos de ver en el futuro un desastre económico o político en el país.

Usualmente, quienes tienen una perspectiva que rebasa nuestras fronteras tienden a ver el bosque más que los árboles.

Los que estamos aquí usualmente solo vemos los árboles, porque ellos mismos nos impiden ver el bosque.

Sin ignorar lo que sabemos quienes estamos en el día a día de nuestro país, los que vivimos en su intestino y no solo lo vemos desde afuera, no puede perderse de vista la perspectiva de quienes ven las cosas globalmente.

Pensar que estamos en el peor de los mundos y que será suficiente con denunciarlo para que la gente vote en contra de Morena, es pura ilusión.

La oposición, si realmente quiere competir, no solo tiene que partir de la realidad del amplio respaldo que tiene Morena, sino del entusiasmo con el que se ve México desde el exterior, independientemente de Morena.

Partir de otra base, será muy valiente y consolador, pero va a ser suicida.

COLUMNAS ANTERIORES

A seis años de soltar al ‘tigre’
Entre pensiones y ‘manos negras’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.