Coordenadas

¿Otra vez estará el dólar debajo de 17 pesos?

El escenario más previsible en este momento es el de un tipo de cambio que esté por arriba de 17 pesos, pero distante de los 18.

La notable apreciación del peso frente al dólar en la última semana tomó por sorpresa a muchos que esperaban que nuestra moneda ya no bajara de los 18 pesos por dólar.

Por la mañana del viernes la cotización llegó a estar en 17.30, aunque al término de la jornada quedó en 17.41 pesos.

En la semana, la ganancia fue de 3.7 por ciento.

La razón de este comportamiento, que se sumó al de otras divisas, deriva de la combinación de dos hechos.

El primero fue la decisión de la Reserva Federal de no aumentar las tasas interés, de lo que se informó el miércoles, así como el tono del comunicado de la autoridad monetaria norteamericana, que se percibió más moderado, más dovish.

El segundo fueron las cifras de empleo de Estados Unidos para octubre, que resultaron por debajo de lo previsto.

Pareciera que finalmente podríamos estar ante una desaceleración de la economía de Estados Unidos, que no ocurrió en el tercer trimestre, como algunos pensaban.

El crecimiento del PIB en EU fue de 4.9 por ciento según las mediciones que usan ellos, pero sería de 2.9 por ciento, de acuerdo con las métricas que usa el resto del mundo (comparando el trimestre que se mide contra el mismo periodo del año previo).

En el segundo trimestre el crecimiento había sido de 2.4 y en el primero de 1.7 por ciento, así que la economía se estuvo acelerando hasta septiembre.

En octubre, pareciera que ya las cosas son diferentes.

Se crearon 150 mil nuevos empleos, una cifra sustancialmente menor a la de septiembre y que fue de 297 mil, ya revisada.

La tasa de desempleo subió a 3.9 por ciento, la cifra más alta desde enero de 2022.

Estos datos hacen creer a muchos inversionistas que el próximo miércoles 13 de diciembre, cuando se dé a conocer la última decisión de política monetaria de este año, no habrá un nuevo incremento de las tasas.

Esa creencia le quitó atractivo al dólar, lo que propició un movimiento de fondos hacia otras divisas, entre las que estuvo nuestro peso.

¿Hasta dónde bajará el valor del dólar? ¿Romperá de nueva cuenta el piso de los 17 y se ubicará en niveles de 16 como ya ocurrió en este año?

No está tan claro.

Para que siguiera ganando terreno a la divisa norteamericana se requeriría, por ejemplo, no solo que la Reserva Federal dejara sin cambio las tasas, sino que hubiera la convicción de que pronto habrá una reducción de éstas.

Jerome Powell y otros directivos de la Fed han dejado claro que aún falta mucho tiempo para que eso suceda, por lo menos, de acuerdo con las condiciones financieras que se aprecian en el mercado.

El escenario más previsible en este momento es el de un tipo de cambio que esté por arriba de los 17 pesos, pero distante de los 18.

Lo veremos en los siguientes días.

La imparable inversión

Si al principio de este sexenio alguien hubiera pronosticado que, al término del quinto año de gobierno, la inversión fija fruta estaría creciendo a una tasa de 31 por ciento, lo hubieran tildado de orate.

Pues eso es exactamente lo que está ocurriendo, de acuerdo con las cifras correspondientes al mes de agosto, que dio a conocer el INEGI.

La compra de maquinaria y equipo crece casi al 16 por ciento anual mientras que la construcción lo hace a un ritmo de 47 por ciento.

Si bien el consumo de las familias es el componente más importante del PIB, en términos de crecimiento, casi siempre lo determinante es lo que sucede con la inversión, y hoy va volando.

Por esa razón, es que el crecimiento de este año va a resultar sustancialmente por arriba de lo previsto y verá usted que poco a poco se revisa la expectativa del 2024 para ubicarlo más cerca del 3 que del 2 por ciento.

En otro artículo analizaremos las razones de lo anterior.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

El esperado ‘efecto Iberdrola’
Claudia, Xóchitl, ¿cómo ven que su vecino será Trump?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.