Coordenadas

Se equivoca AMLO: la recesión vendrá antes del 2025

La recesión no está tan lejos como cree López Obrador. Algunas percepciones sugieren que tal vez pudiera llegar a finales de este año o en los primeros meses de 2024.

El nerviosismo nuevamente se ha instalado en los mercados financieros ante la decisión que hoy habrá de dar a conocer la Reserva Federal de Estados Unidos.

Aunque la inflación ha ido a la baja, no lo ha hecho con la claridad que los banqueros centrales norteamericanos requieren para suspender su ciclo alcista de las tasas.

Por eso domina la percepción, aunque ahora no es unánime, de que hoy se anunciará otra alza de un cuarto de punto en las tasas.

La Reserva Federal tomaría esta decisión a pesar de que apenas el lunes, las autoridades norteamericanas tuvieron que confiscar los activos del First Republic Bank, ocurriendo con ello el segundo desplome bancario más grande de la historia de Estados Unidos.

Ya se había logrado evitar la crisis en marzo, con un respaldo de 30 mil millones de dólares de los bancos.

Sin embargo, ya fue imposible impedirlo ahora y JPMorgan entró al rescate adquiriendo los activos del banco que ya habían sido confiscados por la autoridad.

Aunque es imposible no considerar los riesgos financieros en los que se incurre con un alza de las tasas, la autoridad monetaria de Estados Unidos considera que los problemas que se han presentado y que han llevado a tres quiebras de instituciones relevantes en Estados Unidos: Sillicon Valley Bank, Signature Bank y ahora First Republic Bank, no son un signo de alarma.

Y no podemos dejar de referir la crisis de Credit Suisse que condujo a su compra por su competidor UBS.

La fragilidad financiera que realmente existe tiene que ver con la confianza de los depositantes.

Aunque el alza de las tasas golpeó financieramente a todos ellos, que incurrieron en pérdidas por ello, tal vez hubieran podido sortear la crisis de no haberse presentado corridas en su contra.

La más impresionante de ellas fue la de First Republic, de donde salieron más de 100 mil millones de dólares en apenas unos cuantos días.

Ante esta circunstancia, los mercados bursátiles de casi todo el mundo retrocedieron ayer y especialmente, las acciones de algunos bancos regionales en Estados Unidos se desplomaron.

¿Vendrán más quiebras bancarias en caso de que la Fed anuncie hoy que sube sus tasas en un cuarto de punto porcentual como esperan los mercados?

Es posible que sí ocurran.

¿Tenemos entonces en ciernes una crisis financiera y eventualmente una recesión?

No necesariamente.

Hasta ahora la intervención de la autoridad ha sido eficaz para confinar los problemas y evitar su difusión.

Por lo pronto, no parece haber un banco en problemas con la dimensión suficiente como para provocar un terremoto en todo el sistema.

Tampoco se ve una recesión a la vuelta, pero sí hay barruntos de ella en el horizonte.

La referencia que hizo el presidente López Obrador al hecho de que quizá haya crisis en 2025, no creo que sea una elaboración propia sino seguramente la ha escuchado a conocidos tan bien ubicados como Larry Fink, de BlackRock; o bien, Ana Botín, principal accionista de Santander a nivel global.

Sin embargo, no pienso que la recesión esté tan lejos como cree AMLO.

Otras percepciones sugieren que tal vez pudiera llegar a finales de este año o en los primeros meses del 2024.

En lo que tiene razón AMLO es que, desde el punto de vista financiero, en términos de la solidez del sistema bancario mexicano o de la vulnerabilidad de las finanzas públicas, México está mejor equipado que otras naciones para resistir una crisis global.

Sin embargo, somos más vulnerables que otros países por la alta dependencia a la demanda de Estados Unidos.

En marzo, 79 por ciento de las exportaciones no petroleras de México fueron para Estados Unidos.

Imagine que la demanda de Estados Unidos se viene para abajo. No solo retrocederían las ventas de las empresas exportadoras, sino las de toda la cadena de proveeduría y del ecosistema en torno a él.

Hay una forma de compensar, al menos parcialmente, ese efecto: promover intensivamente el nearshoring. Es decir, atraer inversiones que se están relocalizando desde China.

El problema es que muchos en el gobierno creen que eso no es necesario, que la inversión llega sola.

Y también creen que decisiones como la reforma minera o la que pretende limitar las indemnizaciones, no tendrán impacto.

No es imposible que la próxima recesión caiga en el gobierno de AMLO y tenga más impacto de lo que él cree.

COLUMNAS ANTERIORES

Si ocurre lo improbable, no nos sorprendamos
La radiografía del freno económico

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.