Coordenadas

La reforma eléctrica divide a Morena

Dentro del partido se encuentran los que apoyan la iniciativa tal y como se presentó; los que están a favor, pero con condicionantes; y los que desean discutirla para realizar cambios.

Como en pocas ocasiones, la discusión de la reforma en materia eléctrica propuesta por el presidente López Obrador ha generado división entre los integrantes de Morena.

Podríamos identificar al menos tres tendencias entre los morenistas.

Por un lado, están aquellos que respaldan incondicionalmente la iniciativa y que buscan que sea aprobada exactamente en los términos propuestos por el presidente.

En segundo lugar se encuentran aquellos que públicamente han tenido que expresar su apoyo pero que le han puesto algunos condicionantes.

Y en tercero quienes la respaldan, pero que consideran indispensable que sea discutida, y en su caso, realizar cambios que permitan su aprobación.

Por cierto, entre los opositores también ha existido una diferencia de opiniones. Algunos han expresado su rechazo a la iniciativa y han señalado que bajo ningún concepto será aprobada. Otros, sobre todo algunos priistas, han considerado la posibilidad de discutirla, y en su caso, hacerle cambios.

Entre los morenistas, quien claramente representa a la fracción más dura ha sido el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, quien atizó las reacciones opuestas al señalar que sería retroactiva y que nada habría que pagar al sector pirvado por concepto de indemnizaciones.

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, si bien no ha tenido expresiones tan frontales como las de Bartlett, también ha planteado un respaldo pleno a la iniciativa tal y como está formulada.

En el segundo grupo, se percibe un respaldo poco entusiasta a la iniciativa. Es el caso del secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, quien señaló que estaría atento a observar cuál es la reacción de los mercados internacionales y de las calificadoras. En este mismo grupo, hay funcionarios que se han cuidado de expresar su opinión respecto al contenido de la iniciativa, como es el caso del canciller Marcelo Ebrard.

Y entre aquellos que han indicado la necesidad de discutirla se encuentra el coordinador de la mayoría morenista en el Senado, Ricardo Monreal, quien tuvo que reconvenir a Bartlett demandándole “recato y prudencia”. Igualmente, Manuel Rodríguez, el presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, ha planteado que habrá de darse una discusión amplia escuchando todos los puntos de vista pertinentes y tomándolos en cuenta.

La razón por la cual algunos legisladores morenistas han adoptado una actitud más conciliadora deriva de la conciencia de que no cuentan con los votos suficientes para conseguir que la propuesta se apruebe y saben que una condición para lograrlo es convencer a un grupo importante de legisladores no morenistas, seguramente priistas.

Sin embargo, las posibilidades de hacerlo se alejan en la medida que los funcionarios expresen posiciones duras como las expresadas por Bartlett.

Los dichos del director de la CFE generaron rechazo prácticamente entre todas las organizaciones del sector empresarial, y con ello elevan el costo a los legisladores priistas que pretendan dar el respaldo a la iniciativa.

El propio Ricardo Monreal, al referirse a las declaraciones de Bartlett señaló ayer que está hablando con los diferentes grupos parlamentarios, “y cuando leen ese tipo de declaraciones me dicen: ‘cómo quieres que platiquemos si ustedes ya lo definieron, ya lo decidieron’. Entonces, les digo ‘no es así, estamos discutiéndolo’. Entonces, sí me dificulta mucho los acuerdos”.

En el caso del PRI, hay por lo menos dos visiones. Una, la expresada por legisladores como Claudia Ruiz Massieu o algunos exdirigentes del partido que plantean de entrada un rechazo a la propuesta. Otra, la de la actual dirigencia, que considera que debe discutirse antes de que el PRI asuma una posición.

Ante ello, se ve muy difícil que el PRI logre ir unificado.

Mi percepción es que tendrán un voto dividido y que el destino de esta iniciativa va a depender de la cantidad de legisladores priistas que puedan ser captados por Morena.

Por eso, el reclamo de Monreal a Bartlett.

Seguiremos con el tema.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

Los años perdidos para el crecimiento
¿Es el Zócalo lleno signo de la radicalización de AMLO?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.