Coordenadas

¿Quién ganó y quién perdió en la elección?

Entre los partidos políticos, el gran ganador fue Movimiento Ciudadano, que sumó un millón 84 mil electores; el derrotado en las gubernaturas fue el PRI y los nuevos no pintaron.

Como en toda competencia electoral, hubo ganadores y perdedores. Algunos son muy claros y otros no tan evidentes.

Espero que le sea de utilidad el siguiente recuento.

1.- Este domingo dejaron de votar por los diputados de Morena 3 millones 565 mil ciudadanos que le habían dado su sufragio en 2018. En términos de votos efectivos, fue el partido que más perdió. Sin embargo, en cuanto al porcentaje, el gran perdedor fue el PRD, cuya votación cayó 39.1 por ciento respecto a la recibida en 2018.

2.- En los resultados para diputaciones federales, hubo dos partidos que superaron lo recibido en 2018. Votaron por el PVEM 116 mil electores más que en 2018, lo que es equivalente a 4.3 por ciento. Sin embargo, el gran ganador fue Movimiento Ciudadano, que sumó a sus preferencias a un millón 84 mil electores, lo que es equivalente a un incremento de 35.7 por ciento en el número de votos.

3.- Aunque el PRI ‘sólo’ perdió 4.3 por ciento de los sufragios recibidos respecto a 2018, fue el gran derrotado en cuanto a las gubernaturas, ya que perdió los ocho estados en disputa que gobernaba. Tenía 12 gobernadores y era el partido con el mayor número de mandatarios estatales. Tras las elecciones, se quedará sólo con cuatro gobernadores en el país.

4.- Aunque Morena perdió votos respecto a 2018, nuevamente –como en 2018– arrolló en las elecciones para gobiernos estatales, ya que obtuvo 11 de las 15 en disputa. Tenía seis gubernaturas antes de las elecciones. Refrendó la única de las que gobernaba que tuvo cambio (Baja California) y salió de la elección con 16 gobernadores, que le dan una presencia nacional.

5.- De los estados en contienda, el PAN gobernaba (solo o con aliados) en cuatro. Ratificó dos (Querétaro y Chihuahua) y perdió dos (Nayarit y Baja California Sur). Respecto a 2018, perdió 8.2 por ciento de los votos que entonces recibió, aunque por la proporción recibida, ganará en cuanto a número de diputados. El punto central de la estimación del INE son 111 diputados cuando en la elección de 2018 obtuvo 81. Es decir, habrá una ganancia de 30 legisladores.

6.- Perdieron de manera abrumadora Morena en la CDMX y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. A partir de 2018, 14 de las 16 alcaldías estaban gobernadas por Morena. Tras la elección del domingo, la cifra bajará a 7. Es decir, perdieron la mitad de las alcaldías que gobernaba Morena. En el caso de la Asamblea Legislativa, Morena tenía 34 de los 66 integrantes y con sus partidos aliados alcanzaba 40. Aún falta saber la cifra, pero irá a la baja.

7.- Perdieron los nuevos partidos. El escenario más probable es que ninguno de ellos obtenga registro y el único que eventualmente podría obtener posiciones en la Cámara de Diputados federal es el PES. La falta de propuestas consistentes de su parte es visible independientemente de los respaldos sindicales o religiosos que tengan.

8.- El gran ganador de esta elección, sin discusión, fue el Instituto Nacional Electoral (INE). Como nunca, la autoridad electoral había sido cuestionada por la 4T, desde el presidente de la República hasta la dirigencia de Morena. Se llegó a amenazas, como las proferidas por Félix Salgado Macedonio. Y el resultado, al final fue que el INE acreditó su prestigio, credibilidad y capacidad para organizar el proceso electoral más grande de la historia, de una forma impecable. La amenaza de deshacer el INE se habrá quedado para el recuento de la polarización política, pero sin ninguna posibilidad efectiva de convertirse en realidad.

Como usted podrá ver, los resultados de las elecciones son complejos. Con pocas excepciones, hay ganancias y pérdidas de casi todas las fuerzas políticas.

Y sobre esta base, se establecerán las condiciones de la carrera para el 2024. Pero, de eso hablaremos en una próxima entrega.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Por qué desairó EU a AMLO?
Un clavo más al ataúd de las clases medias

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.