Coordenadas

Estamos mejor en la economía y mucho peor en la política

No sabemos hasta qué punto la borrasca de los conflictos políticos vaya a influir en el curso de los hechos en la economía. Ya lo veremos.

Mientras que los indicadores económicos más recientes dan mejores señales para la economía, los indicios nos hablan de que en la política nos esperan tiempos tormentosos.

No sabemos hasta qué punto la borrasca de los conflictos políticos vaya a influir en el curso de los hechos en la economía. Ya lo veremos.

Permítame explicarle con detalle de qué es de lo que estoy hablando.

Ayer, el Instituto Mexicano del Seguro Social dio a conocer el comportamiento del empleo formal en marzo.

El número de trabajadores asegurados aumentó en 88 mil 771 personas.

Si comparamos la cifras del tercer mes de este año con la del mismo periodo de 2020, hay una caída de 457 mil 234 trabajadores, lo que equivale a un retroceso de 2.2 por ciento.

Aunque la cifra es mala sin duda, si se compara con lo que tuvimos en febrero hay una notable mejoría, pues entonces la pérdida neta era de 676 mil 598 trabajadores y la caída era de 3.3 por ciento.

Además, fue el mejor marzo en cuanto al número de nuevos empleos, desde 2018.

Hubo otro dato que se dio a conocer ayer.

Se trata de las ventas de los comercios agrupados en la ANTAD, también durante marzo.

Las cifras reveladas ayer indican el crecimiento más elevado en términos nominales desde que comenzó la pandemia.

Las ventas a tiendas comparables crecieron en 6.5 por ciento respecto a marzo de 2020 y a tiendas totales en 8.5 por ciento.

Esto quiere decir que los consumidores, poco a poco, están tomando confianza y gastando un poco más.

Hay que recordar que el índice de confianza del consumidor en marzo subió en 0.6 puntos porcentuales respecto a febrero. Y además, es el cuarto mes consecutivo en el que se aprecia un incremento, aunque el nivel siga estando por abajo en 3.8 puntos respecto al mismo mes del año pasado.

No es sorpresivo que los indicadores económicos vayan mejorando. Como ayer le comentamos en este espacio, si la economía crece en 4 o 5 por ciento, habrá indicios positivos en las siguientes semanas y meses.

Ojalá la dinámica que se observa en la economía fuera la de la política.

Pero, el tono que se reveló ayer, particularmente en las declaraciones de Félix Salgado Macedonio, es más que preocupante.

Salgado dijo lo siguiente:

“Los vamos a hallar, los vamos a buscar (a siete consejeros). ¿No le gustaría al pueblo de México saber en dónde está la casita de Lorenzo?, su casita de lamina negra. Cabroncito, no sabe por qué estamos luchando en Guerrero…. Si me voy yo, también se van ellos.”

Poco más tarde, Mario Delgado intentó corregir y dijo que Morena hacía un movimiento pacífico, minimizando los dichos de Salgado, que más tarde también se desdijo.

Pero, incluso la secretaria de Gobernación, en lugar de cuestionar el tono del político guerrerense, hizo un vago llamado en el que conminó “a las partes” a garantizar un proceso electoral con respeto a la ley.

Si las partes a las que se refería Sánchez Cordero son el INE y el político de Morena, pareciera que trae la brújula desorientada, ya que uno es el árbitro y el otro un jugador.

Hace un par de días le comentaba en esta columna que la actitud de Morena y del gobierno dejaron sin opción al INE. No hay posibilidad de reconsiderar.

Pero, ahora también pienso que Salgado Macedonio dejó sin opción a Morena.

Es claro que una parte de la dirigencia de Morena sabe que su partido no puede respaldar a un personaje que ya enseñó el cobre, como lo hizo ayer Salgado.

Sin embargo, no es imposible que en lugar de buscar una opción de reemplazo que les permita ganar la gubernatura de Guerrero se obstinen en provocar una crisis política de consecuencias impredecibles.

Veremos si finalmente se impone en Morena la sensatez y la cordura o se lanzan a dinamitar el sistema político que les permitió llegar al poder, lo cual, por cierto, también podría descarrilar la marcha de la economía.

COLUMNAS ANTERIORES

AMLO: las dos campañas
México y EU: crece la tensión

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.