Sí es dinero público
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sí es dinero público

COMPARTIR

···

Sí es dinero público

14/02/2019
Actualización 14/02/2019 - 12:06

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México acaba de dar a conocer que llegó a un acuerdo con los tenedores de bonos de la Fibra E, mediante el cual han aceptado que dicho Grupo les pague el valor de principal (capital) más intereses durante el tiempo del financiamiento. También los medios han dicho que esto nos acerca a la cancelación definitiva del NAIM y que se ha pagado “sin dinero público”. Es un desembolso por 34 mil millones de pesos (El Financiero, 12 de febrero https://tinyurl.com/y2htq4tm)

A esta cifra se suman los mil 800 millones de dólares (alrededor de 36 mil millones de pesos) que se pagaron por la recompra de bonos en propiedad de fondos de capital extranjeros el pasado diciembre, para poder así modificar las condiciones de emisión de los bonos restantes. En ambos casos, el nuevo gobierno ha argumentado que estos gastos se han cubierto con recursos del propio aeropuerto y no con dinero público, queriendo decir con ello que no son impuestos.

El dinero para hacer estos pagos ha salido del fideicomiso administrado por el Grupo Aeroportuario que se alimenta de la tarifa por el uso del aeropuerto, que paga cada uno de los pasajeros que lo utilizan: el llamado TUA. Este pago estaba destinado a la operación, mantenimiento y expansión de las instalaciones del actual Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México. Algo similar ocurre con el pago de las cuotas que hacemos a Caminos y Puentes Federales de Ingresos (Capufe) por transitar en las autopistas. Ese dinero se utiliza para la operación, mantenimiento, mejora y expansión de la red carretera de cuota. Por ejemplo, actualmente se está cambiando el asfalto de un tramo de la autopista México-Puebla por concreto armado, lo que mejora el rendimiento y seguridad de los usuarios que utilizamos la autopista. Es decir, nuestra cuota de peaje es para operar y mejorar las carreteras.

En el caso del NAIM, el fideicomiso que había acumulado el TUA de varios años por el uso del aeropuerto Benito Juárez llegaba a una cifra de alrededor 100 mil millones de pesos, según fuentes periodísticas. Este recurso estaba destinado a la construcción del NAIM, al cual se agregarían los recursos por la emisión de los bonos mencionados, por alrededor de otros ocho mil millones de dólares. Es decir, el dinero del fideicomiso era para construir y eventualmente operar y mantener el NAIM. Al utilizar el dinero del TUA para recomprar los bonos por alrededor de tres mil 500 millones de dólares, estos no tienen contrapartida en ningún aeropuerto. Se está abandonando la construcción en Texcoco, sin ningún uso productivo. En otras palabras, estamos usando dinero bueno para tirarlo a la basura. El TUA, que hemos pagado, no se está usando para lo que estaba destinado. Es como si mi peaje que pago por transitar en la autopista México-Puebla simplemente se tirara a la basura o se lo robaran. No se estaría construyendo con concreto, sino más bien los hoyos del asfalto viejo pronto la harían intransitable. La pérdida por no tener aeropuerto es enorme, sobre todo porque no le iba a costar su construcción al gobierno, sino sólo a los pasajeros que lo utilizaran. Se pagaría 'solo'.

Se puede aquilatar tal decisión desde otro punto de vista. Hasta este momento se han comprometido del fideicomiso, ya confirmado peso por peso, casi 70 mil millones de pesos para la recompra de los bonos. Si contrastamos este monto con la reducción del presupuesto a las estancias infantiles de dos mil millones de pesos en 2019, que afecta a 300 mil niños y a más de 100 mil madres o padres, nos damos idea de lo que representa el tiradero de dinero por la cancelación del aeropuerto. Ya alcanzaría para mantener las estancias infantiles actuales ¡por casi 20 años! O podríamos triplicar el número de estancias para atender a casi un millón de niños y 300 mil padres que necesitan trabajar, por un periodo de seis años. El impacto de aumentar el número de beneficiarios de las estancias infantiles sería enorme: la participación femenina en la fuerza de trabajo crecería en ese número, aumentaría el ingreso de esas familias y mejoraría la atención por profesionales a un número mucho mayor de niños en su primera infancia con repercusiones positivas en su vida. Todo ello mejoraría la movilidad social, disminuiría la desigualdad y la pobreza y mejoraría el crecimiento económico. (Ver https://ceey.org.mx/el-mexico-del-2018/).

Expongo estos datos simplemente para observar una arista diferente sobre la cancelación del NAIM y, al mismo tiempo, mostrar que el TUA es dinero público, destinado a un bien público. Al dedicar esos recursos acumulados por años para recomprar los bonos del NAIM sin construir el aeropuerto, es como si alguien se los robara. Desaparecen. Como dije en estas páginas hace ya varios meses, la decisión de cancelar el aeropuerto sin ninguna razón seguirá pesando sobre el destino de este gobierno.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.