El ogro autoritario
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El ogro autoritario

COMPARTIR

···
menu-trigger

El ogro autoritario

22/02/2018
Actualización 21/02/2018 - 22:14

Hace unos días la Ibero Puebla publicó su Cuaderno de Investigación 16, bajo la coordinación de Juan Luis Hernández Avendaño, con el título “Rafael Moreno Valle Rosas (2011-2017). La persistencia del autoritarismo subnacional”. En esta investigación participaron 19 autores que escribieron 11 capítulos sobre diversos temas, como transparencia, acceso y derecho a la información, espionaje oficial, pobreza, desigualdad, medio ambiente, desarrollo urbano y manipulación de indicadores, con una introducción del coordinador.

Se trata de una obra importante porque profundiza en las características del gobierno de Moreno Valle (RMV) que conciernen a sus políticas y a su forma y estilo de gobierno. Como el coordinador señala en su introducción, cuando Moreno Valle se veía como el arribo deseado de la alternancia tras el gobierno cuestionado de Mario Marín, se convirtió en un gobernante autócrata enmarcado en un régimen político cerrado que no admitió contestación: “En menos de seis meses, el morenovallismo ya controlaba la Cámara de Diputados y el Poder Judicial, había domesticado a los partidos de oposición, buena parte de la prensa y los medios de comunicación electrónicos estaban sujetos, los órganos constitucionales autónomos como la Comisión de Derechos Humanos, el órgano de acceso a la información y protección de datos personales, el árbitro electoral, pasaron a formar parte del ornamento institucional. Las acciones sociales y ciudadanas de contestación fueron enfrentadas con una política sostenida de presos políticos y espionaje, encareciendo significativamente el ejercicio de ciudadanía”.

Puebla retrocedió del peor cuarto lugar en desarrollo democrático estatal (sólo por encima de Oaxaca, Chiapas y Guerrero) al segundo peor estado del país, solamente arriba de Guerrero, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Democrático auspiciado por la Fundación Konrad Adenauer, la consultora Polilat, la Coparmex y en los últimos dos años por el INE y El Colegio de México. Se trata de unas cifras alarmantes que a lo largo del estudio de la Ibero Puebla se pueden corroborar. Más de 300 presos y perseguidos políticos, manipulación de los indicadores de progreso social sin modificar las realidades, obras de relumbrón excesivamente costosas, concentración del gasto en algunas partes de la zona metropolitana, persistencia de la polarización y de la desigualdad social. No incluido en el texto está también el tema de la deuda estatal y su destino (obras caras y cuyos servicios son también onerosos), que aumentó de ocho mil 600 millones de pesos a cerca de 50 mil millones en mis propios cálculos, que probablemente sean aún incompletos y que RMV siempre negó.

Y en este contexto se enmarca la minigubernatura de Antonio Gali Fayad, y ahora la nominación de la Señora de Moreno Valle para la gubernatura de Puebla por parte del Frente PAN-PRD-MC y anexas. No es concebible. Este tránsito estuvo fríamente calculado: desde hace años existe en Puebla el “fiscal carnal” Víctor Carrancá Bourget, que habrá de serlo desde el inicio del gobierno de RMV hasta 2022; el auditor superior, David Villanueva Lomelí, cuyo periodo de encomienda se prolongará de 2011 a 2019 y pudiendo alargarse hasta 2026; el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Roberto Flores Toledano, cuyo periodo va de 2013 a 2020 y pudiendo prolongarse hasta 2024, y el presidente del Instituto Estatal Electoral, Jacinto Herrera Serrallonga, cuyo periodo abarcará de 2015 a 2021.

Así está el panorama en Puebla. La expectativa de una transición democrática en 2011 se convirtió en una pesadilla autoritaria desde el primer momento y promete continuar en los próximos años. El camino de RMV es, por ahora, el Senado. El Frente lo colocó en el lugar seis de la lista de candidatos plurinominales, por lo que su acceso al fuero es seguro. Mantendrá, aun sin ganar su esposa la gubernatura, acceso a los recursos fiscales del estado a través, por ejemplo, de los PPS formados durante su gobierno. Y si su esposa llegase a ganar la gubernatura, tendrá acceso casi ilimitado de recursos para fortalecer su base electoral con vistas a la lucha por la Presidencia de México en 2024. Ante estas perspectivas, el trabajo publicado por la Ibero Puebla adquiere todavía una mayor relevancia. Es un aviso incontestable. Para que luego no se diga… “yo no sabía”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.