Solo un año dependió SUM del INADEM
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Solo un año dependió SUM del INADEM

COMPARTIR

···

Solo un año dependió SUM del INADEM

14/06/2019

En un ejercicio periodístico de cara a la honestidad, veraz y no tendencioso, uno escribe y no necesariamente lo publicado puede coincidir con la visión de los involucrados.

Cuando alguien tiene "mano negra" evita dar foro a quienes resultan relacionados y discrepantes con las historias o los relatos que se publican. Cuando uno tiene "manos limpias" tiene pues la obligación de considerar lo que "el otro" piensa o cree.

Así de simple.

Nos llamó MARCUS DANTUS, padre del proyecto START UP MÉXICO, que fue uno de los más notorios y grandes apoyados por el INADEM durante el Gobierno Federal pasado. Marcus coincide con nosotros en varios puntos publicados en columnas anteriores pero no en otras, que pidió aclarar.

Quizá de lo más importante es que niega categóricamente que SUM haya sido dependiente de la política pública en favor a emprendedores y específicamente del recurso público que se dispersaba entre el ecosistema emprendedor.

Solo el primer año se dependió del 95% del recurso público y a partir de ahí fue bajando hasta llegar al 3% durante 2018. Tampoco coincide en que hoy la incubadora-aceleradora tenga problemas de sobrevivencia porque desarrolló a lo largo de su historia. Al contrario, SUM disfruta de cabal salud, asegura.

Desde dar servicios específicos a estados o municipios, empresas también, hasta crear diplomados, ofrecer cursos, construir ecosistemas o crear maestría en emprendimiento. También decidieron crecer en los estados sin que se recurriera a recursos públicos, lo que explica sus ocho sedes, entre las cuales, hay una ya en Brasil, en Sao Paulo, que lleva por nombre también START UP MÉXICO.

Dar servicios a estados, Oaxaca como un ejemplo, o Alcaldías, la Miguel Hidalgo, en otro caso, así como prestar servicios a grandes corporativos como Wal Mart o Banregio o Banorte para desarrollar sus emprendedores o crear una base de posibles proveedores fue otra de las líneas de acción que les conceden recursos para seguir funcionando.

En varios casos el proceso fue motivar a la base trabajadora para desarrollar procesos de innovación dentro de las empresas o fomentar el emprendimiento entre sus trabajadores.

Afirma que SUM fue un "caso" de estudio del IPADE y que desde ahí le quedó perfectamente claro que tendría que desarrollar modelos de negocio distintos y distantes del recurso público Federal. Y así se hizo.

Otro esfuerzo es apoyar a los emprendimientos interesantes que ya no pueden aspirar a contar con recursos públicos.

Con cantidades de capitalización ángel, en lo personal, MARCUS ofrece apoyo a estos emprendedores y señala específicamente el caso de un emprendedor que a sus primeros 80 años de edad presentó un desarrollo de una regadera que permite presiones suficientes en el agua con escasos 3 litros de agua en lugar de los 12-15 que regularmente se requieren. Marcus le puso billetes sobre la mesa y hoy ese producto ya está a la venta entre el consumidor.

Marcus, super star televisivo en el terreno del emprendimiento (aunque rechaza el "cargo",) afirma que cuando presentó el proyecto de SUM al INADEM no había conocido previamente a ENRIQUE JACOB ROCHA y que su relación se circunscribió solo en el primer impulso de la incubadora con el compromiso de ir sacudiendo la necesidad de requerir recursos del organismo.

Niega por supuesto el titular y padre del SUM que haya sido privilegiado por el Instituto del Emprendimiento y señala específicamente a varios proyectos que recibieron siempre más dinero del que él recibió incluso triplicando las cantidades que StartUp México tuvo en sus mejores épocas como incubadora-aceleradora.

Ellos invirtieron el primer impulso en algo grande, otros en algo chiquito y otros más en comprar máquinas. Por eso, dice, SUM no tiene problemas de sobrevivencia sino al contrario.

En lo que coincide con el autor de esta columna es que eso de cancelar políticas públicas en favor de los emprendedores fue una verdadera burrada, algo que merecerá una reflexión posterior.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.