Mexicanos sin dinero para representar al país
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mexicanos sin dinero para representar al país

COMPARTIR

···

Mexicanos sin dinero para representar al país

09/10/2019

A mediados del año escribimos de un proyecto emprendedor de jóvenes politécnicos y de otras instituciones educativas que lograron un purificador de aire muy pequeño pero muy eficiente a decir por los especialistas que tuvieron contacto con el aparato.

Se llama AIR CLOCK y ofrece varios filtros con eficiencia sorprendente que llamó la atención de inversionistas y les mereció a los muchachos mexicanos un premio del JUNIOR ACHIVEMENT MEXICO concedido entre varios representantes de América Latina con diversos proyectos.

El proyecto trascendió fronteras al grado que se seleccionaron a dos proyectos mexicanos para representar al país en un certamen internacional que habrá de desarrollarse en noviembre en República Dominicana.

El asunto es que los tres chavos que están dispuestos a ir al certamen y concursar por el premio que se entregará en PUNTA CANA no cuentan con recursos suficientes para realizar el viaje que les representa el pago de 24 mil pesos de avión para cada uno de ellos.

El asunto del certamen les ha implicado tener que suspender la producción del "AIR CLOCK" para disponer de esos recursos para cubrir gastos periféricos sin que tengan la garantía de que podrán cumplir con el reto.

Se les ha recomendado que ingresen y se apoyen en FONDEADORA para obtener el dinero necesario para representar a nuestro país ya que el IPN no puede ofrecerles el recurso para el viaje de avión dada la cercanía del evento en República Dominicana.

Un llamado a quienes creen en la juventud mexicana para soportarles de alguna manera el reto. Quien quiera aportar alguna idea o algún recurso pueden comunicarse con ALEXANDER VALDOVINOS al teléfono 5576 70 41 67.

Suerte muchachos.

El prestigio no tiene precio... La seriedad en la vida de los negocios no tiene precio y cuando se desgasta el crédito la recuperación es, en el mejor de los casos, lenta y cuesta arriba.

Mario Sosa lo sabe... o lo sabía. Originario de Yucatán, de Mérida consiguió un rápido ascenso en la vida empresarial hasta llegar a la creación de un Grupo Corporativo Integral Orizon con la idea de marcar una "distinción en diferentes áreas desde la construcción y el desarrollo social, el apoyo administrativo y comercial a otras compañías como CPE Marsh, y SONGIE, un ambicioso proyecto TELEVISIVO que Mario define como una plataforma multimedios que ayuda a comunicar el orgullo de hacer bien las cosas con un contenido 100 por ciento original que fomente la unión familiar.

Un proyecto que pretende impactar la oferta televisiva de las familias mexicanas llevándoles, según marcan los planes, una programación positiva marcada por la positividad y los valores culturales de nuestros pueblos.

En el papel.

Pero algo debió haber salido especialmente mal desde el momento en que el talento que creyó en su proyecto fue desgranándose poco a poco dejando a actores, artistas, cronistas deportivos embarrados con el sello del enojo por la manera en que se incumplieron las metas que el mismo Mario usó para incorporarlos a su proyecto.

Personalidades del mundo del espectáculo dentro de la música tradicional mexicana o la actuación o como profesionales periodísticos en el área deportiva, cultural o políticos, cómicos, personas talentosas que se hicieron luego de muchos años en el medio televisivo aseguran haber perdido su tiempo al lado de un proyecto que no consiguió llegar a las metas que se prometieron.

Lamentablemente para el proyecto que pretende apuntalar ya se han presentado millonarios incumplimientos con proveedores lo que le impide seguir operando y hasta su abogado ha dado de baja sus teléfonos celulares y las de su firma legal por la cantidad de llamadas que reclaman cumplimiento en los términos acordados en compromisos previos.

Una alerta para quienes continúan en el manto que siempre pretendió ser generoso para quienes debajo se refugiaron. No salieron los negocios y entre más tiempo pasa más reclamos llegan.

Dura experiencia para quien no contemplo cuidar el activo principal de un negocio como es la seriedad en lo que se compromete.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.