Las viudas del Inadem (II)
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las viudas del Inadem (II)

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las viudas del Inadem (II)

14/12/2018
Actualización 14/12/2018 - 15:13

En las columnas anteriores del tema hemos expresado el error que puede significar el sacrificio del INADEM y la renuncia voluntaria del gobierno federal a aplicar una política pública dirigida a emprendedores, micro, pequeñas y medianas empresas.

La aniquilación del INADEM es lamentable en la medida en que no haya nada, a la vista al menos, que le sustituya. El compromiso de conceder tres mil millones de pesos en micro créditos es limitado y miope, cándido (para ser generoso) y tonto.

Una política pública no puede limitarse a conceder financiamientos pequeños. El dinero de financiamiento es la parte menos importante en la cadena de atención al sector clave de la economía mexicana.

Pero en la decisión que aplicará el año entrante, hay muchos más afectados de lo que el gobierno que encabeza AMLO puede llegar a imaginar.

La aniquilación del INADEM corta la cabeza a un ecosistema emprendedor/empresarial que tardó 18 años en conformarse repleto de sacrificios, excesos, muy seguramente corrupción y abusos. Y a pesar de todo lo anterior, bueno, malo y regular, hubo casos muy relevantes de éxito durante tres sexenios. Varios de referente mundial y que recibieron el aplauso de la OCDE.

Pocas personas saben que por mérito propio la OCDE determinó que México fuera la nación que encabezara el comité de políticas públicas hacia Pymes y emprendedores.

La política mexicana, aún en sus excesos y pecados, fue referente para América Latina e incluso para Europa. Aunque usted... NO LO CREA como dice el clásico.

Nadie puede negar que el INADEM merecía un buen ajuste y que contaba con muchas áreas de oportunidad, pero al gobierno le resultó más prudente "mandarlo al diablo" antes de tratar de imprimir lo que a su juicio debe de ser una política proemprendedora correcta.

Las VIUDAS DEL INADEM son muchas y habrán de caer una por una conformando un espectáculo que haga recordar los mejores aguaceros que se hayan registrado en la historia.

Las incubadoras y las aceleradoras serán las primeras. Se dedicaron a dar nacimiento a empresas tradicionales o bien de "alto impacto". Llegaron a ser casi 500 y en el sexenio anterior optaron por una purga que dejara con vida solo a las más eficientes lo que también sucedió con las aceleradoras.

Permanecerán vivas las que tengan soporte de organismos empresariales o bien de instituciones educativas. De todas formas y a pesar de su sobrevivencia el soportar el esfuerzo, resultará complejo y no será barato. Un proceso de incubación puede significar, para el nacimiento de una empresa convencional entre 60 y 80 mil pesos por los servicios que puede implicar.

Los proyectos de alto impacto de vocación tecnológica son mucho más caros. Pueden demandar centenares de miles de pesos cuando no millones de pesos y demandan apuntalamiento de financiamiento en la escala alta de cantidades.

Las incubadoras y aceleradoras independientes no podrán vivir mucho tiempo.

Otra de las viudas serán las organizaciones empresariales, cámaras de representación empresarial y confederaciones. Muchos organismos llegaron a secuestrar parte importante de los presupuestos del INADEM. Cientos de millones de pesos se canalizaron a cámaras o confederaciones pretendiendo con ello una garantía de que los proyectos llegarían a empresas serias asesoradas por especialistas en el tema empresarial.

No pocos organismos se hicieron de oficinas para la atención de emprendedores y empresarios que acabaron como modernización del mobiliario de los empleados de esas organizaciones.

De ahí derivaron también excesos y presumibles casos de corrupción que hasta la fecha no han sido debidamente aclarados. Por citar uno le recuerdo el de las famosas tabletas vendidas por la Concanaco durante el sexenio anterior.

Los presupuestos del INADEM fueron muy relevantes para recomponer las finanzas de las cámaras empresariales. No era poco común que dentro de las organizaciones no solo se marcaran cuotas "para bajar recursos" sino también cobros de comisiones a los involucrados en los proyectos.

No pocos organismos le deben su salud financiera al INADEM.

Pero también formarán parte de esas Viudas algunas instancias orientadas a crear startups que formaron parte de la moda del emprendimiento global.

Ya quiero ver si uno de los proyectos de incubación de proyectos disruptivos "de moda" y que se constituyó de la noche a la mañana en "LÍDER" en el ramo, al que se le destinaban decenas de millones de pesos cada año y que fue o es encabezado ahora por un start de la televisión, aguantará su vida de promoción y excesos sin el pecho generoso siempre del INADEM.

El ecosistema se queda sin cabeza. El golpe fue tan severo como irracional, tan contundente como absurdo, tan mortal como lamentable. El ecosistema se quedó sin cabeza y ahora el cuerpo comienza a morir también.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.