Incuban a presos, éxito castiga
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Incuban a presos, éxito castiga

COMPARTIR

···
menu-trigger

Incuban a presos, éxito castiga

13/05/2019

Que sepa el autor de estos renglones, muy pocas si acaso, cuando no en realidad ninguna incubadora, excepto la INCUBADORA vinculada a la ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS DE IZTAPALAPA, tuvo los tamaños de irse a meter a la cárcel a incubar proyectos empresariales de subsistencia por varios años con resultados positivos.

Importante si se considera que una vez liberado el preso muy pocas empresas o personas les otorgan las manos como apoyo. La readaptación social en términos reales es muy compleja.

La institución que encabezan JOSÉ ANTONIO OROZCO y ALBERTO VALENZUELA han sostenido cuatro etapas de apoyo a presidiarios en sus sueños de salir de la cárcel y dedicarse a conducir sus propias empresas, algunas de las cuales no fueron descabelladas pero tampoco tan tradicionales como pudiera pensarse.

La primera etapa de trabajo con presos y presas la corrieron de manera altruista y las siguientes con el soporte de algunas instituciones del sector público. Desde hace once años los dos Socios-Directores visitan la cárcel, toda una experiencia y de esos trabajos han surgido casi 350 empresas. Pocas han podido concretarse porque ello depende en alta probabilidad de que el preso salga en libertad. Es decir: los presos incubados que lo lograron la libertad se quedaron con el proyecto empresarial en prisión a pesar de que NO INGRESABAN A LA INCUBACIÓN PERSONAS QUE NO ESTUVIERAN TÉCNICAMENTE CERCANAS, MUY CERCANAS A LA LIBERTAD.

En muchas ocasiones todo está listo para que el presidiario o presidiaria obtenga la sentencia de libertad pero algún trámite, alguna impugnación, algún día llueve o no y el asunto se complica y la persona con maletas hechas un día con la esperanza de obtener la libertad se queda con las ganas uno o dos o más años con el riesgo de que en el proceso alguien se le atraviesa y le deja clavado un puñal que ceja su vida.

En las labores de esta incubadora han estado involucrados FONDESO y PRONAFIN, o el Instituto de Re-inserción Social y la Subsecretaría de Sistema Penitenciario. Creyeron en la posibilidad y sostuvieron presupuestos para el ejercicio.

La última experiencia concluyó en diciembre del 2018 y desde entonces las cosas han parado porque nada se mueve en el sector público. Sigue la Incubadora de pie porque desde inicios del sexenio anterior supo distinguir que los criterios de selección de proyectos en el INADEM estaría muy cargados de "preferencias" partidistas o personalistas.

Decidieron entonces comenzar a diversificarse en otras actividades ligadas al emprendimiento y adquirieron a lo largo de todo el sexenio anterior habilidades diversas como ejecutivos y como organización para poder desarrollar otras actividades y acceder a nuevos retos cosa que finalmente han conseguido gracias a las "cartas credenciales" que ahora son más amplias.

Ahora pugnan porque en la idea del Gobierno Federal de becar a estudiantes en algún oficio mediante su inscripción existiera una variante que permitiera el uso de ese recurso para que incubaran su proyecto empresarial si es que en algunos de ellos ese espíritu emprendedor existe.

Porque se han dado a presentar casos, nos comentan otras personas aparte del tema central, que ya se presentan casos de corrupción para un sucio manejo del recurso involucrado.

El "becario" se da de alta en una empresa que acepta concederle el 50 por ciento del monto acordado y la empresa se queda con el resto. También me aseguran que ante el recorte presupuestal derivado de la austeridad republicana se ha dado mucho que los muchachos ocupen un lugar en instituciones del sector público más allá de la proporción en que estaba estimado originalmente.

Por ello al menos en la Incubadora de la ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS DE IZTAPALAPA, que es independiente presupuestalmente de la Asociación, se cree importante que se conceda la oportunidad a que los muchachos que quieran atender el llamado de su vocación empresarial lo hagan con el apoyo que tiene dispuesto el gobierno de la 4T para apoyos de jóvenes en la construcción de un futuro mejor.

Cosa que el columnista considera imposible de pensar porque el actual gobierno tiene puestos sus ojos en los jóvenes empleados no en los jóvenes empresarios.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.