Universo Pyme

El músculo al que renunció voluntariamente el INADEM

Eduardo Torreblanca indica que tras la desaparición del INADEM, tarde o temprano el actual Gobierno Federal tendrá que caer en la cuenta de que requerirá una política pública en favor de las MiPymes y de los emprendedores.

Seguro habré de ser de los pocos columnistas que aún se refieren al Instituto Nacional del Emprendedor. Aún debe ser oportuno referirse al Instituto porque tarde o temprano y más temprano que tarde, el actual Gobierno Federal tendrá que caer en la cuenta de que requerirá una política pública en favor de las MiPymes y de los emprendedores.

Y si no se toma en cuenta lo bueno que tuvo, que lo tuvo, el INADEM y las áreas de oportunidad que dejó de explotar estará destinado el nuevo organismo o dependencia a repetir los errores que en el pasado se tuvo y que impidieron mejorar los lineamientos de la política pública hacia ese segmento empresarial o bien los emprendedores.

Una de las áreas que no se quiso explotar fue el uso del músculo promotor del ESTADO MEXICANO en favor de aquellos proyectos o productos realmente innovadores o disruptivos en el mercado mexicano o incluso, en no pocos casos, mundial.

Explico. Hay ejemplos de emprendimientos MUY relevantes que consiguieron PRODUCTOS INNOVADORES catalogados como DISRUPTIVOS A NIVEL MUNDIAL y en capacidad de conseguir APORTES IMPORTANTES A LA HUMANIDAD por organismos como las NACIONES UNIDAS.

Parecería una exageración pero NO. De uno de esos productos habremos de escribir el próximo lunes. Productos que organismos mundiales catalogaron como prominentes y en capacidad de contribuir a la solución a problemas importantes de la sociedad a nivel mundial.

Y en México ello nada significó. A pesar de esa categoría, a pesar de esos impulsos, en México a esas Pymes se les trató como a cualquier otra y se les sometió a los procesos acostumbrados por la forma de "hacer negocios" con el sector público.

Un SUPER SANITIZANTE, que incluso fue probado en el combate a la epidemia del ÉBOLA en ÁFRICA con magníficos resultados en nuestro país fue exigido a contribuir con "moches" para integrarlo a la red de productos comprados por el Estado a través de organismos de salud del sector público.

Y como la empresaria GABRIELA DE LEÓN, al no someterse a actos de corrupción, fue inhabilitada mediante mentiras y acusaciones que nunca le fueron comprobadas. Como no le entró a la "cultura del moche" le advirtieron que le impedirían cualquier posibilidad de ser proveedora del Gobierno Federal y se la cumplieron.

No importó que haya sido merecedora de apoyos del INADEM y que dentro de su desarrollo hubieran recursos fiscales de promoción a sus productos. Se le levantaron cargos y se le cerraron todas las puertas.

Hoy esa empresa, de la que hablamos, provee a otros gobiernos del mundo donde sus productos tiene gran éxito no así en México.

Porque NUNCA SE QUISO INVERTIR EL MÚSCULO DEL ESTADO en favor de estos productos EMPUJANDO sus bondades en favor de la población y de la eficiencia del sector público.

Muy galardonadas, muy felicitadas, muy reconocidas en el extranjero pero en México tan comunes y corrientes como cualquier otra empresa que tiene que conceder o que tenía que conceder el otorgamiento del 40 por ciento del contrato de proveeduría al sector público como "moche" para disfrutar de ese contrato.

Y nadie puso el grito en el cielo ni nadie ayudó a la empresa a enfrentar esos actos de corrupción comenzando con el área que dentro del INADEM PRESUMIBLEMENTE DEFENDÍA LOS INTERESES DE LAS PYMES EN SU RELACIÓN CON EL GOBIERNO.

Cero a la izquierda. Nada valió. Nada.

Pero esa, esa es otra historia.

COLUMNAS ANTERIORES

Universo Pyme a 15 años de nacido
Pierde México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.