Ecosistema emprendedor muere de inanición
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ecosistema emprendedor muere de inanición

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ecosistema emprendedor muere de inanición

17/07/2019

Un ecosistema que se pensaba sólido se consume sin ejercicio de un músculo innovador que lo mantenga con vida; el futuro dirá si en sus resultados la política pública pro pymes y emprendedores acabó siendo asistencialista por los resultados que ya se aprecian.

La otra opción que pudiera explicar lo que estamos viendo porque faltó propiciar una interrelación entre incubadoras y aceleradoras que imprimiera la semilla de la sostenibilidad.

Otra de las elucubraciones dicta que la política pública aplicada por el INADEM acabó en la práctica concentrando grandes esfuerzos en la región del centro del país sin que esta parte pudiera o tuviera la necesidad de vincularse con otros ecosistemas como el Bajío, Jalisco, Chihuahua o Baja California que son parámetros de la industria automotriz, aeroespacial, tecnologías de información o incluso del calzado.

A ocho meses de iniciado el Gobierno de la autoproclamada Cuarta Transformación cada quien ha aplicado respuestas distintas para tratar de conseguir su sobrevivencia. Unas incubadoras se han convertido en centros de subcontratación que desarrollan tímidamente labores de asesoría pero maquilan procesos como el fiscal, destacadamente.

Como sus servicios de consultoría siguen resultando caros, marcados por sus necesidades de ingreso más que por el costo real del conocimiento aplicado, algunas incubadoras han aplicado la opción de consultorías grupales que resultan más cómodas para los emprendedores. Otras empresas incubadoras o aceleradoras dan cursos grupales y las menos buscan entre los pocos capitales ángeles alguien que quiera aportar algo a proyectos que son ahora idea y no negocio en marcha.

Esto pasa en la Capital. Imagine cuando esto llegue a provincia; cuando el "efecto dominó" alcance a los estados que, en el mejor de los casos llegaron a articular políticas públicas propias, no dependientes de los recursos del INADEM.

El ecosistema emprendedor mexicano será polvo en un desierto marcado por la falta de liderazgo para articular una respuesta a la torpe decisión de aniquilar estos programas pro empresas pequeñas y sueños emprendedores de jóvenes.

México quería ser líder latinoamericano en el emprendimiento. Queríamos ser La Capital Latinoamericana del ejercicio emprendedor y acabamos siendo un triste chisguete. En ocho meses se han desdibujado 18 años de esfuerzos y respuestas a los errores cometidos en la curva de aprendizaje.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.