Dilema: por informales o por cautivos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Dilema: por informales o por cautivos

COMPARTIR

···

Dilema: por informales o por cautivos

21/08/2019

Para el 2020 el Gobierno Federal requerirá la mayor cantidad posible de recursos originados por la recaudación fiscal. La necesidad de reactivar a la economía, atender a Petróleos Mexicanos para intentar darle viabilidad financiera y mantener sus compromisos de política social no será un reto fácil de cumplir.

Como ha comprometido no aumentar impuestos o alterar los niveles de los vigentes, lo que deberá quedarle claro es que tendrá que aumentar su eficiencia fiscalizadora.

Y entonces tendrá que definir si va por la recaudación que puedan ofrecerle los contribuyentes informales o bien exprimir de mejor manera a los cautivos articulando políticas recaudatorias severas que eventualmente puedan inhibir la elusión y evasión fiscal.

Considerar a los evasores como enemigos a la seguridad nacional y pertenecientes a grupos de delincuencia organizada puede ser una estrategia peligrosa que no se ha intentado en otro país el mundo y que desincentive la inversión de empresarios y empresas.

Enemigos del país que merezcan ser privados de la libertad ante la sola sospecha de infringir intencionalmente un daño al fisco puede ser un jaque muy agresivo que enfrente a Pymes con su Gobierno.

Los legisladores de Morena y sus aliados deben tener mucho cuidado en ir más allá de lo que los ciudadanos están dispuestos a soportar.

Ir en contra de evasores intencionales, las grandes bandas de empresas virtuales que venden facturas y simulan operaciones empresariales para burlar a "Dolores" es un deber ineludible. Endurecer las penas actuales a dichas actividades y articular una estrategia para deshacer las redes de la deshonestidad fiscal es obligado pero es muy delgada la frontera que lleva a esas estrategias a caer en terrenos que lesionan los derechos ciudadanos convertidos en "enemigos nacionales" por las disposiciones que muy seguramente habrán de cambiar leyes y códigos de alcance insospechado.

Duro a la evasión, sin tregua, pero sin esos excesos que pudieran demostrar la irracionalidad que muestra quien se sabe con aplastante mayoría en los cuerpos legislativos.

Ya veremos hacia dónde llevan las cosas los actuales Senadores y Diputados.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.