Ver más allá de una elección o una administración
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ver más allá de una elección o una administración

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ver más allá de una elección o una administración

22/02/2018
Actualización 22/02/2018 - 13:52
columnista
Eduardo Sojo
Érase una vez un Número

Si abrimos al azar cualquier periódico de cobertura nacional o local, en cualquier día del año, vamos a encontrar que los debates están dominados por la coyuntura, los asuntos del día a día. Rara vez encontramos discusiones sobre el futuro de nuestro país, tampoco esta en nuestra agenda el analizar qué tipo de país queremos para dentro de 20 o 30 años.

Adicionalmente, los mensajes de los diferentes candidatos reflejan que no nos hemos puesto de acuerdo en la visión del México que queremos para el futuro. Séneca decía que "nunca hay viento favorable para el que no sabe a dónde va"; así lo han entendido otros países que han alcanzado mejores estadios de desarrollo que el nuestro. Si no tenemos faros o estrellas hacia donde dirigirnos en los diferentes ámbitos del desarrollo, difícilmente vamos a aprovechar los vientos favorables de la revolución de las tecnologías de la información y la cuarta revolución industrial.

Afortunadamente hay algunas señales positivas. A nivel mundial los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) permitieron alinear la agenda, los indicadores y las metas a lograr entre 1990 y 2015. Recuerdo, por ejemplo, la meta de reducir la tasa de mortalidad materna en dos terceras partes para 2015 tomando como año base 1990. Posteriormente, en la Asamblea General de las Naciones Unidas se aprobaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible que contemplan tres dimensiones: desarrollo económico, inclusión social y la sustentabilidad ambiental. En total se trata de 169 metas y 232 indicadores, uno de ellos, por ejemplo, busca reducir la pobreza a la mitad, de acuerdo a las mediciones nacionales, entre 2015 y 2030. El poner metas específicas ayuda a entender el tipo de mundo en el que nos gustaría vivir en 2030.

En México, a iniciativa del gobierno federal, se instaló un Consejo Nacional de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que “permitirá definir la ruta para incorporar diferentes visiones en favor de una causa común: sentar las bases del futuro al que aspiramos”; y se reformó la ley de planeación para integrar los principios de la agenda 2030. Es, sin duda, un buen avance.

También el sector privado, a través del Consejo Coordinador Empresarial, presentó una primera versión de su agenda 2030, bajo la premisa de que “los mexicanos necesitamos puentes que nos unan, una visión de país que nos integre e inspire; un México moderno con oportunidades para todos.”

A nivel estatal, durante los noventas se llevaron a cabo en distintas entidades federativas estudios de gran visión; no obstante, a pocos se les dio debido seguimiento. El caso del Guanajuato Siglo XXI fue una excepción, varios de los proyectos planteados se llevaron a la práctica y se hizo ley la obligación de actualizar, en el quinto año de gobierno, la visión del Guanajuato que deseamos para los próximos 25 años, lo que brinda la oportunidad de que los candidatos de todos los partidos la conozcan y contrasten con el insumo que reciben de los ciudadanos durante la campaña.

Esta semana se presentó el Guanajuato 2040 con un Observatorio Ciudadano y un Tablero de Control, que permitirán evaluar el desarrollo del estado de tres maneras: respecto del pasado, en relación con otras entidades federativas y en función de las metas que se han planteado al año 2040. Lo anterior, de acuerdo con los 17 objetivos de los Indicadores del Desarrollo Sostenible y a las cuatro dimensiones del Plan Estatal de Desarrollo.

Otros trabajos que vale la pena observar son el Plan Estratégico para el Estado de Nuevo León 2015-2030, Nuevo León mañana, elaborado por el Consejo Nuevo León para la planeación estratégica, que “permitirá que a través de los diferentes sexenios estatales, el estado pueda continuar con las acciones y proyectos que busquen el bienestar de toda la población con base en las prioridades establecidas”; y la alianza público-privada que se está dando en Durango para identificar, con una amplia participación ciudadana, la visión de futuro para el estado, proyecto impulsado por Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial.

Hace mucha falta construir una visión compartida del país que queremos para dentro de 20 o 30 años, pero lo veo complicado; me parece más factible y útil hacerlo a nivel de entidad federativa, donde existen muchos grupos de la sociedad conscientes de que no pueden dejar que el futuro de su estado sea dominado por el azar.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.