¿Quién tiene la razón acerca del crecimiento económico?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Quién tiene la razón acerca del crecimiento económico?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Quién tiene la razón acerca del crecimiento económico?

07/03/2019
Actualización 07/03/2019 - 10:06
columnista
Eduardo Sojo
Érase una vez un Número

En los últimos días se ha generado una suerte de debate sobre la evolución de la economía. Por un lado las encuestas públicas y privadas de opinión muestran una ciudadanía que tiene una mejor opinión de la economía que hace un año; y por el otro, numerosos analistas e instituciones financieras piensan lo contrario. ¿Cuáles son los hechos?

1.- Venimos de una mala transición económica. El tipo de cambio no se apreció después de la elección como había sucedido en anteriores transiciones. El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa de Valores tuvo una caída de 16.2 por ciento entre julio y noviembre. Las Afore tuvieron una minusvalía significativa entre octubre y noviembre (136 mil millones de pesos) y el riesgo país subió de niveles de 196 puntos en julio a niveles cercanos a 240 a principios de diciembre.

2.- La mala transición económica se combinó con una desaceleración de la economía. De acuerdo con cifras del Inegi, el ultimo trimestre de 2018 la economía sólo creció con cifras desestacionalizadas 0.25 por ciento respecto al trimestre anterior, mientras que en el tercer trimestre había crecido 0.61 por ciento.

3.- Los primeros años de gobierno no han sido particularmente buenos para el crecimiento económico. Ya no tenemos crisis sexenales, pero son años de bajo crecimiento. En el 2000 la economía creció 4.9 por ciento y 1.0 por ciento en el 2001; en el 2006 el PIB creció 4.5 por ciento y 2.3 por ciento en el 2007; y para 2012 y 2013 los crecimientos fueron 3.6 y 1.4 por ciento, respectivamente.

4.- El entorno externo es favorable para el crecimiento. Las estimaciones de crecimiento para el economía de los Estados Unidos son cercanas a 2.7 por ciento para el 2019, y en el primer mes del año los índices de producción industrial y manufacturero de Estados Unidos crecieron a una tasa superior al 3 por ciento.

5.- El mercado interno no parece iniciar con cifras alentadoras. A tiendas iguales las ventas de ANTAD muestran una caída cercana al 2 por ciento en términos reales en enero, y las ventas de automóviles una disminución de 1.9 por ciento respecto al 2018 en el periodo enero-febrero.

6.- Salvo lo anterior, las cifras agregadas disponibles para el 2019 no muestran signos de preocupación. Las series desestacionalizadas para enero de asegurados ante el IMSS y la tasa de desempleo abierto se ven bien; se ven bien también las estadísticas relativas a las expectativas de pedidos manufactureros y confianza empresarial, ademas por supuesto de la confianza de los consumidores que se encuentra en niveles récord. El punto negro se encuentra en los mercados financieros donde la tasa de fondeo gubernamental subió de 7.93 en noviembre a 8.26 en enero.

7.- Las encuestas de expectativas no muestran signos de preocupación, sino lo contrario. En las encuestas de expectativas en hogares y unidades económicas se hace la misma pregunta: ¿Cómo considera que será la situación económica del país dentro de 12 meses respecto de la situación actual? En el caso de los hogares, en diciembre, enero y febrero pasados hemos tenido la cifra más alta desde que se levanta la encuesta; y en la encuesta levantada en unidades económicas manufactureras se tiene un valor superior al registrado en los últimos cuatro años para un período enero-febrero.

8.- No obstante lo anterior, prácticamente todos las instituciones y analistas han modificado a la baja las expectativas de crecimiento para este año. El Banco de México, por ejemplo, bajo su perspectiva de crecimiento para el 2019 de manera importante, de un rango de 1.7 a 2.7 por ciento, a un rango de crecimiento de entre 1.2 y 2.1 por ciento; y en la encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado se pasó de un crecimiento esperado de 2.2 por ciento en octubre a uno de 1.6 por ciento en la encuesta de febrero.

Dado lo anterior, ¿quién esta en lo correcto? En mi opinión tienen la razón los que piensan que el crecimiento de la economía va a ser más bajo que lo esperado por el gobierno y que esa baja expectativa de crecimiento se debe al impacto de eventos como el desabasto de gasolina y el gas, la toma de vías del tren en Michoacán, los conflictos laborales en Matamoros, la mala decisión del aeropuerto de la CDMX, lo lento que inicia el mercado interno, el bajo nivel de infraestructura pública, el cambio de señales en el sector energético que va a concentrar los pocos recursos disponibles en Pemex y CFE, y la caída de la inversión privada por la incertidumbre en el entorno.

Mal harían los que tienen la responsabilidad de gobernar, en no darse cuenta que los pronósticos más pesimistas sobre la economía tienen que ver con factores internos, que de no corregirse podrían afectar los escenarios más allá del 2019.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.